Alguna vez tu jefe o jefa de servicio te ha encargado un proyecto y te ha dicho estas palabras “hagas lo que hagas me parecerá bien, me parecerá bien porque respecto tus decisiones creo que actúas para lograr lo mejor y valoro incluso tus equivocaciones, sabiendo que son imprescindibles para avanzar y aprender, hagas lo que hagas, estará bien hecho,(interaprendizaje público Alberto Ortiz de Zárate Tercero).

El tema de la evaluación del desempeño de los empleados públicos es la cara y cruz de una moneda.

Hay quines opinan que el art. 20 del Estatuto Básico del Empleado Público ya lleva 8 años en vigor y todavía no se ha cumplido, reza de este modo el precepto, ”Las Administraciones Públicas establecerán sistemas que permitan la evaluación del desempeño de sus empleados. La evaluación del desempeño es el procedimiento mediante el cual se mide y valora la conducta profesional y el rendimiento o el logro de resultados.” y si queremos una administración eficiente la evaluación debe hacerse mediante medidores de objetivos y se puede medir el rendimiento de un empleado público si vinculamos el rendimiento al cumplimiento de unos objetivos preestablecidos. Podemos premiar al que lo hace bien mediante sistemas de retribución variable y recibir reconocimiento quienes lo hayan hecho bien.

Creen ustedes que el establecimiento de un sistema de medición por objetivos saldrá también la emoción, la iniciativa, el simple placer de perseguir hasta conseguir, la adrenalina, el entusiasmo, el talento, la creatividad o simplemente saldrán más favorecidos los más competitivos y asépticos de toda la Administración.

En las Administraciones Públicas lo más importante son las personas no los procedimientos ni los sistemas de evaluación por objetivos, que creen ustedes que será mejor medir el desempeño de todo el personal que forma parte de un proyecto en virtud del cual se intenta implantar en una Administración una Oficina de Atención al Ciudadano, o será mejor dar confianza radical, creer en la responsabilidad del equipo y dar poder a la autoorganización del mismo.

Esta es la otra cara de la misma moneda y como dice Alberto Ortiz no es bueno la evaluación del desempeño por ser un caso de sobreorganización por la burocracia que genera, no fomenta el entusiasmo y el orgullo de ser un servidor público, sino el valor de la competitividad, la evaluación del desempeño solo motiva a los mejores y el grupo de los no mejores se desmotiva, son los peores de la clase, por un lado tenemos a un grupo mejor pagado y otro grupo peor pagado totalmente desmotivado y sin ninguna iniciativa porque para eso gana menos. La evaluación del desempeño es un impedimento para que florezca la innovación en las Administraciones Públicas.

Hace falta una nueva Administración y un nuevo estilo de trabajo basado en el equipo sin jerarquías, en donde prime la diversidad, en donde los empleados públicos se impliquen y se entusiasmen y aprendan a organizarse ellos mismos y a trabajar en común, a trabajar por conseguir hacer realidad el proyecto, que les guste lo que están haciendo y sobre todo saber que no van a responder ante el medidor del desempeño sino ante algo más importante que es la ciudadanía.

Cuando el 12 de diciembre de 2006, el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión adoptaron la directiva 2006/123/CE, el estado español promulgó la Ley 17/2009 de 23 de noviembre, sobre el libre acceso de las actividades de servicio y su ejercicio, desarrollada posteriormente por la Ley Estatal 25/2009, de 22 de diciembre,  relativa a los servicios en el mercado interior. La directiva establecía varias medidas de implementación por parte de los estados miembros, tendentes a la simplificación de los procedimientos administrativos, garantizar la libertad de establecimiento de los prestadores de servicios y las tendentes a la libre circulación de servicios. Los Técnicos de la Administración General de la Administración Local por aquel momento nos preguntamos si podíamos continuar diciendo que para realizar una obra antes es necesario la previa y preceptiva licencia de obras y la respuesta era que no hacía falta, el proyecto consistía en elaborar una Ordenanza de Declaraciones Responsables y Comunicaciones Previas, formar un equipo para aplicar esta ordenanza, primero explicando en que consistía la nueva normativa porque representaba un cambio de mentalidad respecto al régimen legislativo vigente hasta ese momento, había que preparar nuevos modelos de solicitudes, nuevos procedimientos, hacía falta cursos de formación para la policía, inspectores de obras, para la Agencia de Desarrollo Local, invitar a la Asociación de Constructores e informarles. Era un verdadero cambio de mentalidad poder empezar una obra menor con una simple comunicación sin hacer falta una resolución administrativa, facilitaba la vida a la ciudadanía y para todo ello había que preparar al equipo  y el equipo tenía que poner en marcha la nueva Ordenanza de Declaraciones Responsables y Comunicaciones Previas.

Nada comparable como sentir esta experiencia, sentir que todos tenemos un proyecto y una finalidad a conseguir, en el que nos implicamos y entregamos todo lo mejor de nosotros, no solamente porque nos facilita el trabajo con la reducción de trámites sino porque  hacemos más fácil  la vida a la ciudadanía.

Por eso, “dime lo que mides y te diré lo equivocado que estas con tus mediciones”, porque jamás podrás medir mi entusiasmo, mi pasión, mi creatividad y un etcétera muy largo, podrás medirlo todo pero lo que yo soy como persona y todo lo que pueda dar de sí jamás lo podrás medir.

 

2 Comentarios

  1. ¡¡Muy bien Andrea!! Para empezar el lunes con ánimo y …. ¡¡a por el Plan presupuestario 2015-18!! que a las seis de la tarde me cierran la ventana de la OV EELL (es como lo de las ventanas para viajar a la velocidad de la luz y más allá, ¿sabes? Lo que llaman “puertas” en el Ministerio del Tiempo.
    ¡¡Enhorabuena por tu motivador artículo!!

  2. Muchas gracias Fernando pero el mérito no es mio, comparto totalmente en este artículo la opinión de Alberto Ortiz de Zárate Tercero.Gracias por compartirlo.

    Un saludo.

Dejar respuesta