Esta es la pregunta que me formula un Alcalde en una conversación informal. Todo surge, porque en su municipio se estaban agravando los problemas de liquidez y la última liquidación presupuestaria aprobada obtenía un valor negativo de su ahorro neto, en definitiva, una ausencia de capacidad de endeudamiento que agravaría aún más los problemas de liquidez existente.

La contestación a esta inocente pregunta inicial me hizo reflexionar y desear contarlo en este blog. En principio le respondí categóricamente: no existe otro método o técnica que permita volver al equilibrio financiero que no pase por utilizar la planificación financiera.

Ahora bien, como todo método técnico o camino en el proceder para alcanzar los objetivos debe de cumplir una serie de requisitos insoslayables, una fase de elaboración y ejecución acertada, una formulación de objetivos coherentes y un seguimiento del plan, con unas características concretas que pasaremos a enumerar.

El éxito de esta técnica de la gestión financiera – planes de saneamiento- obedece a la propia naturaleza económica de las Entidades Locales, estas a diferencia de la empresa privada no tienen riesgo comercial, es decir no van a bajar las ventas excesivamente o los niveles de cobro van a disminuir de forma desproporcionada de forma que pongan en entredicho su solvencia. En algunos impuestos y aún en la situación actual, en un año, entre la recaudación voluntaria y la ejecutiva nos movemos en niveles del 90% al 96% del padrón inicial, y por ello, si tomamos medidas presupuestarias, tributarias y  financieras en el medio plazo se volvería al equilibrio. Le puse un ejemplo de un municipio que conocía, hace diez años tenía impago de nominas de mas de cuatro meses, mal clima laboral, y deficiente imagen ante las Entidades Financieras; y en la actualidad es  de los municipios con mejor “Rating” (índice solvencia-riesgo) de la provincia. ¿Como se había producido ese giro copernicano en las finanzas locales de ese municipio?

Fundamentalmente, porque se creía en las cualidades del plan, eso permitió que el propio Alcalde liderara la elaboración y ejecución del plan; supo transmitir la importancia de esas medidas en la organización de forma que esta interiorizara que la ejecución de ese plan mejoraría las expectativas de estos en la nueva organización, creerían en su necesidad porque observaron que las medidas eran posibles y graduadas en el tiempo (horizonte temporal de la planificación). Evidentemente convencer a otros agentes económicos como pudo ser a las Entidades Financieras le fue más fácil aún.

Los requisitos previos de la formulación del plan estaban establecidos,  pero también fue muy importante la bondad de las actuaciones en cada una de las fases del Plan de Saneamiento para volver a la senda de la liquidez a corto plazo y la solvencia a medio plazo:

  1. Todo plan debe partir de la formulación de un diagnóstico económico-financiero que determine como se encuentran las variables financieras claves. No se pueden dar recetas e imponer tratamientos si no sabemos realmente que nos pasa. A veces un ahorro negativo en dos municipios puede propiciar formulación de objetivos diferenciados. Esta actividad es aconsejable que la realice personal ajeno a la Entidad Local, el nivel de independencia del consultor respecto a la organización es importante.
  2. Formulación de objetivos y elaboración de proyecciones, que puedan ser asumidas  por la organización, y si son medidas drásticas: subidas de impuestos y reducción de gastos, estén garantizadas su aprobación y ejecución, con capacidad para aprobarlas y ejecutarlas, porque en caso contrario es preferible graduarlas más en el tiempo aunque el objetivo final de equilibrio financiero se demore. Estos objetivos de reducción de gastos  y aumentos de ingresos en su caso deben ser tomado por los responsables políticos de la Entidad Local.
  3. El plan de saneamiento aprobado por pleno en una Corporación Local, debe determinarse claramente la fase   de seguimiento y control, como mínimo con carácter anual y que ponga de manifiesto las posibles desviaciones que se han producido en la ejecución del plan y sus causas. El éxito de un plan depende de esta fase. Observamos en nuestra realidad planes técnicamente bien elaborados pero que no son eficaces por la ausencia de esta fase de control.

Se observa como el formular estas medidas del plan  y el seguimiento y control también deben ser realizado por personal técnico ajeno a la organización.

El Alcalde se fue contento con la explicación, porque además le dije que la nueva Ley de Estabilidad Presupuestaría va a considerar los planes económicos-financieros como núcleo gordiano de las sostenibilidad de las finanzas locales. El creía que podría cumplir todos los postulados del plan, podría liderar el proyecto, no obstante me insinúo la dificultad de negociación que tenía con una determinada fuerza sindical, el entendía que una de las medidas mas importante que tenía que hacer era reducir los gastos de personal del Ayuntamiento.

6 Comentarios

  1. Me resulta paradójico este “Plan de Saneamiento”, tal y como se nos plantea, pues en el mismo ya se advierte una duplicidad costosa para el Erario Público: por una parte se paga un sueldazo a un “interventor” y luego se hace otro desembolso de dinero público pagando a un Consultor técnico externo, para que formule un diagnóstico económico-financiero, más un seguimiento y un control.

    Considero que nos saldría más barata y fiable la cosa, si un Cuerpo funcionarial de fiscalización independiente o una agencia pública de control externa, hicieran tales funciones sobre las Corporaciones Locales; en vez de pagar a funcionarios de las mismas para que no las hagan y luego pagar también a quien quiera seleccionar el Alcalde como Consultor; el cual además, tendrá motivos para que se hagan agradando al político que le paga, más que satisfaciendo el interés público.

  2. A ver si va a pasar con los interventores, lo que con esos médicos de la Seguridad Social que no hacen determinados trabajos en la Sanidad Pública (pero cobran como si los hicieran) y sin embargo los hacen como profesionales privados y cobran también.

  3. La verdad es que toda acción enmarcada dentro de un Plan, con unos objetivos, hitos marcados en el tiempo y un control en el que se constate su cumplimiento o se enderece, es lógico que tenga mayor capacidad de funcionar que aplicar acciones concretar sin ningún control o estrategia, pero tampoco es sinónimo de éxito.
    Por otro lado, me parece relevante lo que comenta Francisco. Si estos planes son necesarios para los ayuntamientos, ¿porque no derivar funcionarios a esta tarea en vez de contratar consultores externos?

  4. La realidad me dice que mientras los gobernantes no acepten un diagnóstico real de la situación financiera de su ayuntamiento, y piensen que la ayuda vendrá de arriba o que , como todos estamos mal ya escampará, nos va a costar muchísimo salir del agujero donde nos hemos metido entre todos. Sólo desde esa aceptación podremos hablar de Planes que sirvan para algo.

  5. Si el sentido negativo del Ahorro neto viene determinado por el efecto de las obligaciones reconocidas financiadas mediante la palciaicón de los recursos procedentes del Plan de Pagos a Proveedores (RDL 4/2012), ¿es necesario aprobar el Plan de Saneamiento ?. O se debe realizar un ajuste para evitar el efecto del plan de pago a proveedores.

    En el caso que sea preciso aprobar el plan de saneamiento, el ocntenido de éste debe circunscribirse a acreditar la causa determinante del ahorro negativo y la constatación que tal circunstancia no se dará nuvamente porque, con anterioridad, se han adotado las medidas que implidan la situación de desequilibrio que se resolvió a través del Plan de proveedores.

Dejar respuesta