Auditoría Pública entre la apariencia y la verdad (IV)

0

Auditoría Pública entre la apariencia y la verdad (IV)Dado que el Diccionario Austral de la Lengua Española, define “Cantidad, como la propiedad de lo que es capaz de aumento y disminución y puede medirse y enumerarse”. Y cualidad viene del latín qualitas, y ésta deriva de qualis (cuál, qué) de modo que la cualidad atiende a la pregunta ¿qué es? o ¿cómo es? dando respuesta o describiendo a la calidad o cualidades. Por lo que cabe preguntar ¿cómo se mide la calidad? Si “El concepto de medida sin más es, pues, poco claro, a menos que se restrinja su significado y se defina precisamente. Uno de los problemas de la ciencia, es el significado de los enunciados de medida. Este significado depende en gran parte del patrón que se use para medir. Depende también del papel que se asigne al observador o medidor y, en general, del significado de operaciones físicas”[26] en este mismo sentido se dice “Toda unidad o instrumento de medida lleva la carga de subjetividad contenida en el componente convencional de la medición”[27]. Por lo que se ha intentado remontar el antagonismo categorial entre lo cualitativo y cuantitativo, así como la limitación de la medición, adoptando esquemas interpretativos, como “la investigación cualitativa trata de identificar la naturaleza profunda de las realidades, su estructura dinámica, aquella que da razón plena de su comportamiento y manifestaciones. De aquí, que lo cualitativo (que es el todo integrado) no se opone a lo cuantitativo (que es sólo un aspecto), sino que lo implica e integra, especialmente donde sea importante”[28]. O trasciende la terminología de la calidad y cantidad para centrarse en el papel de la evaluación como factor estratégico, clave para el desarrollo de la gobernanza y concepto relacionado con el debate sobre el papel del Estado en las sociedades democráticas, “la evaluación debe concebirse como una imprescindible herramienta para la transparencia. Aunque sea complejo y difícil hay que evaluar el valor público como queda demostrado en el panel ¿Es posible evaluar el logro de valor público? (Hintze, Díaz, Mejía, Gaetani y Subirats). Para ello hay que definir y conceptuar el término de valor público, teniendo en cuenta qué entendemos por valor, el problema de la causalidad, de la dimensión de futuro, de los niveles macro, meso y micro de la gestión”[29] sin embargo, el problema de cómo medir la calidad o cómo evaluar el valor público depende, previamente, de la determinación del objeto en la auditoría, es decir, su campo público o privado, y el método depende del objeto, aunque no sea sencillo precisar el objeto de la auditoría pública porque la auditoría pública no está constituida como una ciencia, y la ciencia se caracteriza por la determinación de su objeto, de tal forma que la validez objetiva de los resultados de una auditoría correspondan con la objetividad.Y la historia de la auditoría ha sido la supeditación de:

1.2 La auditoría sujeta al criterio del auditor. Puesto que se afirma “Los métodos y técnicas aplicables dependen en gran parte de la naturaleza, alcance y objetivos de la auditoría y del conocimiento y el criterio del auditor”[30]. La firma de auditoría KPMG establece “La metodología de auditoría de KPMG es una metodología efectiva que facilita y mejora la calidad de auditoría. Alcanza nuestra meta de entregar auditorías rigurosas de calidad e independencia. Esta metodología de auditoría: está diseñada para cumplir con las normas aplicables nacionales e internacionales; enfatiza la importancia de los procedimientos sustantivos y la evaluación eficaz de riesgo y actividades de prueba en controles; utiliza un enfoque multidisciplinario con experiencia en la industria y profesionales con el conocimiento, habilidades y experiencia para cumplir el encargo; y, provee una base para un enfoque consistente de auditoría en cada lugar donde firmas miembro de KPMG operan y refuerza la continuidad y coordinación global” (página Web de KPMG, Auditoría de Estados Financieros),  luego si el método depende del criterio del auditor, y si cada firma o despacho de auditoría tiene su propia “metodología”,  entonces, no debe resultar extraño que se presente una diversidad de opiniones sobre el manejo de los fondos en una entidad pública, pero ¿por qué se presenta tal diversidad?

 La pregunta no involucra lo que pueda pensar, escuchar o ver el ciudadano común sobre una gestión pública determinada, si no a los profesionales, desde los propios administradores, auditores o fiscalizadores, y peritos, principalmente. La respuesta no viene de que unos sean más razonables o capacitados que otros, tampoco que unos sean éticos o morales y otros no, o simplificar la cuestión al justificar qué es la naturaleza de la auditoría y que por ende la función del auditor es expresar solamente una opinión.

[26]  Ferrater Mora, J. Diccionario de Filosofía. K-P. Ídem, p. 2348.
[27]  Iglesias González, Severo. Principios del Método de la Investigación Científica. Ed. Tiempo y Obra, 1981, p. 65.
[28]  Martínez, Miguel. Nueva Ciencia. Ed. Trillas, p.173.
[29]  Garde Roca, J.M. y Bustelo Ruesta, M. El desarrollo de los sistemas de evaluación y control de la gestión pública. Informe de conclusiones, X Congreso Internacional del CLAD, octubre de 2005. www.clad.org ve.
[30]  Normas de Auditoría de la INTOSAI. www.intosai.org punto 3.6.3.

Compartir
Artículo anteriorSelección ideológica de FHE en Galicia
Artículo siguienteSi todos los españoles fueran funcionarios
Pretendo generar un nuevo paradigma en la auditoría, y por ende, en la fiscalización, mediante el rescate de la objetividad, el método, y lo público. A efecto que la auditoría sea ciencia. Y tal vez el puente entre México y España que ha hecho posible Espublico permita construir el nuevo conocimiento.

No hay comentarios

Dejar respuesta