Los Sofismas de la Intosai (III)

0

Los Sofismas de la Intosai (III)

¿Existe la objetividad e independencia en la fiscalización superior?

Por lo que se requiere analizar lo expresado sobre la objetividad e independencia en los documentos de la INTOSAI:

 

Fuente Enunciado Referencia
DL “las Entidades Fiscalizadoras Superiores sólo pueden cumplir eficazmente sus funciones si son independientes de la institución controlada y se hallan protegidas contra influencias exteriores”.

II. Independencia

Art. 5. 1.

DL “las Entidades Fiscalizadoras Superiores deben gozar de la independencia funcional y organizativa necesaria para el cumplimiento de sus funciones”.

Art. 5

Art. 5.2.. 

DL “Las Entidades Fiscalizadoras Superiores y el grado de su independencia deben regularse en la Constitución”. Art. 5.3.
DL “La independencia de las Entidades Fiscalizadoras está inseparablemente unida a la independencia de sus miembros”. Art. 6.1.
DL “La Constitución tiene que garantizar también la independencia de los miembros “. Art. 6.2.
DL “Los funcionarios de control de las Entidades Fiscalizadoras Superiores deben ser absolutamente independientes, en su carrera profesional, de los organismos controlados y sus influencias”. Art.6.3.
DL “Independencia financiera de las Entidades Fiscalizadoras Superiores”. Art. 7.
DL La independencia otorgada a las Entidades Fiscalizadoras Superiores por la Constitución y la Ley, les garantiza un máximo de iniciativa y responsabilidad”. III. Relación con Parlamento, Gobierno. Art. 8
CE “La integridad puede medirse en función de lo que es correcto y justo. La integridad exige que los auditores se ajusten tanto a la forma como al espíritu de las normas de auditoría y de ética. La integridad también exige que los auditores se ajusten a los principios de objetividad e independencia”. Capítulo 2.13.
CE Para los auditores es indispensable la independencia con respecto a la entidad fiscalizada y otros grupos de intereses externos”. Capítulo 3.14.
CE Los auditores no sólo deben esforzarse por ser independientes de las entidades fiscalizadas y de otros grupos interesados, sino que también deber ser objetivos al tratar las cuestiones” Capítulo 3.15.
CE “Es esencial que los auditores no sólo sean independientes e imparciales de hecho, sino que también lo parezcan”. Capítulo 3.16.
CE la independencia de los auditores no debe verse afectada por intereses personales”. Capítulo 3.17.
CE “Se requiere objetividad e imparcialidad en toda la labor efectuada por los auditores, y en particular en sus informes, que deberán ser exactos y objetivos”. Capítulo 3.18.
NGFP “Los auditores y las EFS deben ser independientes”. 2.2.1. (a)
NGFP “La necesidad de independencia y objetividad en la fiscalización es vital cualquiera que sea la forma de gobierno”. 2.2.3
NGFP “las EFS no deben responder, ni siquiera en apariencia, a los deseos de intereses políticos concretos”. 2.2.8
NGFP “la imposición de condiciones al respecto que inciten a la EFS a plegarse a los deseos del ejecutivo, tendrían una repercusión erosiva en su independencia”. 2.2.21
NGFP “Con el fin de que la EFS no solamente ejerza sus funciones con independencia del ejecutivo sino que además lo parezca 2.2.23
NGFP El personal de las EFS que tenga estrecha relaciones de amistad, parentesco o de cualquier otro tipo con los directivos de una entidad fiscalizada, que pudieran menoscabar su objetividad, no debe ser asignado a la fiscalización de la misma”. 2.2.28
NGFP las EFS pueden colaborar con las instituciones académicas y establecer relaciones formales con los colegios profesionales, siempre que esas relaciones no reduzcan su independencia y objetividad”. 2.2.30
NGFP “las EFS necesitan conservar su independencia y objetividad”. 2.2.32
NGFP El diálogo en el seno de la EFS fomenta la objetividad”. 2.2.35
NGFP “Las EFS deben ser objetivas y aparecerlo”. 2.2.40
NGFP “El propósito de estas normas es establecer los criterios o sistemas generales que el auditor debe seguir para lograr que sus actuaciones sean objetivas, sistemáticas y equilibradas. Dichas actuaciones representan las reglas de investigación que el auditor aplica para alcanzar un resultado concreto. Capítulo III.Normas de Procedimiento en la Fiscalización Pública.3.0.1
NGFP

“Las normas de procedimiento aplicables a todo tipo de auditorías son: 

  1. “El auditor debe planear sus tareas..” 
  2. “El trabajo (…) debe ser adecuadamente supervisado..”. 
  3. “El auditor (…) debe examinar y valorar el grado de fiabilidad del control interno”. 
  4. “verificar la conformidad a las leyes y reglamentos vigentes. El auditor debe diseñar acciones y procedimientos de fiscalización que ofrezcan una garantía razonable de que se detecten los errores, las irregularidades y los actos ilícitos que pudieran repercutir directa y sustancialmente sobre los valores que figuran en los estados financieros, o sobre los resultados de la auditoría de regularidad”.
3.0.3
NGFP “En la formulación y el seguimiento de las recomendaciones el auditor debe ser objetivo e independiente”. Capítulo IV. 4.0.26
NGFP Independencia.- “Libertad de la EFS, en lo que a auditorías se refiere, para actuar conforme a su mandato de fiscalización sin sujeción a directrices o interferencias externas de ninguna clase”. Glosario
PE “Las EFS tienen la obligación de realizar sus tareas con competencia e imparcialidad, y aplicar altos niveles de profesionalidad en la realización de su trabajo”. Meta Estratégica 1.Página 8.

DL = Declaración de Lima.
CE =  Código de Ética.
NGFP =  Normas Generales de Fiscalización Pública.
PE = Plan Estratégico 2005-2010.
Nota.- Negritas del autor.

De lo anterior se infiere:

a) La norma en cuanto tal, es una disciplina normativa que prescribe cómo deben ser, es decir, cómo hay que pensar, razonar, o cómo hay que actuar, para nuestro caso, en la esfera de la fiscalización. Sin embargo, siendo las normas prescriptivas y no descriptivas, en asuntos fundamentales no se explica: cómo se obtiene la objetividad e imparcialidad; cómo se eliminan las presiones políticas y prejuicios; cómo un ciudadano verifica que un auditor, supervisor o mando superior de la fiscalización eliminó las presiones externas; y, cómo comprobar que la fiscalización superior es objetiva e imparcial.

b) En principio se afirma que los auditores se ajusten a los principios de objetividad e independencia. Lo que significa en primera instancia, una acción de acomodarse en el logro de propósitos o cierta clase de obrar, y que por prescripción se debe mantener y conservar, y sobre todo, impedir que se reduzca o menoscabe los principios de objetividad e imparcialidad. En segunda, se considera que los principios existen per se, y solamente el deber de los auditores es ajustarse a ellos, mantenerlos, conservarlos y cuidarlos para que no disminuyan en su actividad profesional, es decir, se derivan fundamentalmente de la decisión y voluntad de cada auditor. Sin embargo, ésta concepción de la INTOSAI expresada en sus documentos, ha subordinado la objetividad a la independencia, de tal forma que no se encuentra una definición de la objetividad, pero sí de la independencia en el Glosario de las Normas Generales de Fiscalización. Se expresa que existe un método de la supervisión de la independencia en las EFS pero no de la objetividad. En la Declaración de Lima que representa su documento esencial no se menciona la objetividad, no obstante se reitera que la necesidad de independencia y objetividad en la fiscalización es vital; es decir, el concepto de objetividad permanece opaco sin la contextura de la cientificidad.

c) Se exige que los auditores no deben ser afectados por intereses personales, prejuicios o presiones, pero lo anterior solamente evidencia una posición superficial, en todo caso, la relación entre la fiscalización y los contenidos de conciencia (porque los intereses personales, prejuicios o presiones se resuelven a través de la conciencia) no pueden ser resueltos con una simple toma de posición  (inclusive ética), se exige un examen metodológico que permita verificar que el trabajo y resultados de un auditor no fueron afectados por una decisión individual.

d) Se privilegia el concepto de independencia, en tanto, independencia de la institución controlada, de su regulación en la Constitución y financiera, de sus miembros e influencias. Y se argumenta que son requisitos fundamentales para el cumplimiento eficaz de sus funciones. Sin embargo, la promoción y otorgamiento de la independencia en las EFS no ha generado en sí, el fortalecimiento de la fiscalización superior. Derivado de una libertad en las instituciones de fiscalización que no se ha asumido en su radicalidad, en tanto radical significa, ir a la raíz de los problemas; y lo fundamental en las EFS, es su disciplina o herramienta que posibilita el logro de sus mandatos, es decir, la auditoría. Y la fiscalización no debe estar determinada por una auditoría surgida para dictaminar los estados financieros en las empresas privadas. Por esto las Entidades de Fiscalización Superior y su organismo la INTOSAI no han actuado con verdadera libertad al encontrarse sujetas a las directrices de una auditoría que no ha sido construida para auditar lo público y demostrar que sus procesos y resultados no han sido afectados por la posición del auditor, supervisor o mando superior de la fiscalización.

e) La INTOSAI no se ha ocupado de la objetividad, y se demuestra cuando afirma que se fomenta con el diálogo, y éste podría existir en el seno de una EFS pero no significa necesariamente que mediante la comunicación se procure la objetividad. Y en las Normas de Procedimiento, supuestamente establece los criterios o sistemas que el auditor debe seguir para que su actividad sea objetiva a través de la planeación, supervisión, examen del control interno y diseño de procedimientos para detectar errores o irregularidades, y que dichas actuaciones representan las reglas de investigación. En lo anterior se pone de manifiesto la confusión entre objetividad y método. Dado que el método se ubica entre el objeto de la auditoría pública y las estructuras del conocer, y la objetividad se centra en los procesos del conocimiento; una objetividad que no tiene relación con la simpleza de eliminar prejuicios, o a los auditores que tienen parentescos o amistades en la entidad a auditar. Pero también existe confusión entre método y técnicas de investigación, al afirmar que la planeación, supervisión y otras, conducen a una práctica objetiva. Las técnicas de investigación no constituyen un método. Y el problema esencial en la fiscalización superior es la falta de un método, y reconocerlo sería un paso para la solución.

f)  Cuando en la Visión del Plan Estratégico 2005-2010, expresa que las EFS “ayuden a sus respectivas Administraciones a mejorar el rendimiento, perfeccionar la transparencia, garantizar la obligación de rendir cuentas, mantener la credibilidad, luchar contra la corrupción, promover la confianza pública y fomentar el uso de los recursos públicos en beneficio de los pueblos” (15). Y en las Normas de Fiscalización se prescribe  que las EFS no deben responder, ni siquiera en apariencia a los deseos del ejecutivo, o de las influencias políticas, plantea las Normas como si fueran independientes de las relaciones sociales. Y la fiscalización no es un problema de sucumbir a los deseos de actores políticos y sociales, más bien se trata de determinar y situar las dificultades y obstáculos para lograr la Visión de la INTOSAI en su contexto social y en el tiempo, como procesos constitutivos de tradiciones y prácticas que forman parte de la historia y la cultura en la sociedad. Pero tampoco debe ser admitido un mundo y un desarrollo de vida en las instituciones de fiscalización con base en las apariencias. Los antecedentes de la auditoría pública resultan prolíficos en vender ilusiones, y el otorgamiento de autonomía para que las entidades conviertan su práctica en  “fiscalización superior” en realidad representa un neo-sofisma, despojado de sabiduría pero que se ha convertido en un fin práctico para justificar los aparentes cambios en las EFS, en un juego de espejos donde el ilusionista termina por creer sus engaños, como el fiscalizador que se dice comprometido con la transparencia y oculta bajo su manga la carta del as.

No hay comentarios

Dejar respuesta