Ayuntamientos Democráticos

14

Ayuntamientos DemocráticosHace unos días asistí a una exposición titulada “Ayuntamientos Democráticos”, organizada por la Fundación Pablo Iglesias y salí con una profunda tristeza, no tanto por lo escaso del material expuesto, ya que parecía que, simplemente, alguien había desempolvado unos cuantos libros, fotografías y pegatinas de las primeras elecciones municipales de la democracia celebradas en 1.979 que tuviera por casa, o porque únicamente se centraba en el Ayuntamiento de Madrid, sino porque me invadió la íntima convicción de que no es que no hayamos avanzado nada, sino de que nos encontramos mucho peor que en aquella esperanzadora época.

No pude evitar sonrojarme al recordar que los eslóganes de aquella ya lejana campaña electoral gravitaban entorno a lemas como “contra la corrupción”, “contra la especulación del suelo”, “por unos ayuntamientos más transparentes y representativos”, “más árboles que casas”, etc…

Que pena. Treinta años después de las primeras elecciones municipales de la democracia celebradas el 3 de abril de 1.979, los Ayuntamientos, asolados por innumerables casos de corrupción, se encuentran en quiebra, tal y como afirmaba el artículo de este mismo blog publicado por la redacción y remitido por un colaborador anónimo, que sostenía, además, que «cualquiera que conozca o haya seguido mínimamente los entresijos de la administración local sabe que no pocas veces la causa real de esta situación es la desastrosa y vergonzante gestión que ha caracterizado a la inmensa mayoría de los ayuntamientos».

Pero parece que no quieren verse las causas de la situación.

Ya no se trata únicamente de un problema de refuerzo de las funciones interventoras, sino de una cuestión de voluntad política. Los políticos locales han tomado la medida a las funciones interventoras de sus Ayuntamientos y se han dado cuenta de que mientras las cosas se mantengan dentro de los cauces administrativos no ocurre nada y les invade una gran sensación de impunidad, salvo que los acontecimientos se desborden y se les escapen de la manos para desembocar en la vía penal, y, aún así, son conscientes de que existen grandes posibilidades de que al final se archiven las actuaciones y no pase nada.

¿Cómo puede ser, por poner un ejemplo, que se remita al Tribunal de Cuentas, en cumplimiento de la legislación sobre contratos de las administraciones públicas, el extracto del expediente tramitado para la adjudicación de un contrato que incluye sendos informes de intervención y de secretaría poniendo de manifiesto las irregularidades cometidas durante la tramitación determinantes de la nulidad radical del contrato, y que el Tribunal de Cuentas no se interese por el asunto, ni tan siquiera por curiosidad?

Por eso sostengo que dada la situación a la que se ha llegado el problema ya no se resuelve únicamente con el refuerzo de las funciones interventoras, sino con una clara voluntad política de solucionarla tomando cartas en el asunto.

Pero nadie, excepto quienes vivimos la administración local desde dentro, parece darse cuenta de las autenticas causas de la situación económica de los Ayuntamientos españoles.

¿Como puede ser que ante la dantesca situación que está llevando a la quiebra a numerosos proveedores y contratistas de los Ayuntamientos y que ha obligado a la aprobación del Real Decreto-Ley 5/2009, de 24 de abril, de medidas extraordinarias y urgentes para facilitar a las Entidades Locales el saneamiento de deudas pendientes de pago con empresas y autónomos, viera la luz el Fondo Estatal de Inversión Local, que lo único que va a generar, en demasiados casos, es un mayor endeudamiento?

¿La creación del Fondo Estatal de Inversión Local no es como poner al zorro a cuidar el gallinero?

¿De verdad que nadie en la administración central o en el gobierno sospecha donde irá a parar, por mor del principio de caja única, gran parte del dinero del Fondo?

¿A nadie de estas altas esferas les llega la información de que hay muchos Ayuntamientos que están esperando el dinero del fondo como agua de mayo para poder pagar las nóminas y las cuotas empresariales a la seguridad social?

¿No dan escalofríos al pensar que con el dinero del fondo calentito en las arcas municipales se abre la temporada de fiestas patronales con esa locura aneja que parece invadirlo todo y que tiene como consecuencia el no reparar en gastos aunque solo sea por quedar mejor que el pueblo vecino, a pesar de la buenas y moderadas intenciones iniciales?

¿Somos tan pocos los que sabemos que muchos grupos musicales y toreros no actúan si no han cobrado por adelantado?

Quizás esté totalmente equivocado y tenga una visión pesimista y demasiado obtusa, porque el presidente de la Comisión de Hacienda y Financiación de la FEMP, Pedro Arahuetes, señaló, el pasado 7 de mayo, que en 2010 se tendrán que realizar otras actuaciones de mayores o menores características a las que se han puesto en marcha este año a través del Fondo Estatal de Inversión Local y manifestó: «Hay quien dice que el Plan E) es pan para hoy y hambre para mañana, pero había que atajar el problema que teníamos en 2009 y esta medida es adecuada y ha sido aplaudida por todo el Comité Ejecutivo de la FEMP».

Pues bien, ya tenemos otro Fondo de Inversión para 2010.

El Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado en el Debate sobre el estado de la Nación la puesta en marcha de un nuevo Fondo de Inversión Local para el próximo año 2010 dotado con 5.000 millones de euros que permitirá impulsar proyectos de sostenibilidad ambiental, tecnológicos y de atención social a personas dependientes o con discapacidad. Los buenos resultados reportados por el Fondo Estatal de Inversión Local, ha señalado el Presidente, han animado la puesta en marcha del nuevo Fondo que, en esta ocasión, estará más orientado a la realización de actuaciones dirigidas a fomentar obras relacionadas con el nuevo modelo productivo.

A la vista de ello me temo que sigue sin existir voluntad política de solucionar la causa de la situación caótica de los Ayuntamientos españoles y se articulan medidas dirigidas a paliar otras necesidades como el desempleo o el mantenimiento de la actividad económica del país, utilizando como intermediarios a loa Ayuntamientos que han demostrado una pésima capacidad de gestión y que se sitúan a la cabeza de los morosos.

Que nadie se engañe, la situación económica de los Ayuntamientos españoles sólo se puede atajar mediante la reducción de sus gastos y con la exigencia de responsabilidades a sus gestores. Solución que, no por manida y simple, puede perder su virtualidad.

Lo que no parece una solución es poner en manos de aquellos gestores que han mostrado una auténtica incapacidad para administrar el dinero público, nuevos fondos destinados a inversiones, innecesarias en muchos casos, en la confianza de que no serán utilizados para otros fines generando nuevas deudas, porque los Ayuntamientos españoles, hoy por hoy, han perdido la capacidad de ser fiables en su gestión económica.

Ojala me equivoque y el Fondo Estatal de Inversión Local vaya a parar, sin demoras, a manos de los contratistas y no supongan una agravación de la situación económica de unos Ayuntamientos que tienen, además, como asignatura pendiente recuperar la confianza de los ciudadanos y devolverles la  esperanza y la fe que depositaron en las urnas en aquellas  primeras y entusiastas elecciones municipales de la democracia celebradas el 3 de abril de 1.979.

Compartir
Artículo anterior¿Licencias o facultades? Efectos del silencio administrativo
Artículo siguienteCertificados de Empadronamiento y Terceros
Jesús Santos Oñate es Doctor en Derecho Administrativo por la UNED. Pertenece a la Categoría de Entrada desde 2005 y ha sido Secretario-Interventor en varias Entidades Locales de Toledo y Cuenca; actualmente desarrolla sus funciones en un Ayuntamiento de Madrid. Además ha publicado innumerables artículos.

14 Comentarios

  1. Y ahora qué:

    Violación de cualquier libro de estilo de argumentario en un debate.

    Tres etiquetas, falta la MASONERIA y no se qué más , se resume y se ha puesto el huevo.

    Así son los españoles:

    LA SUMISI

  2. Reconozco mis limitaciones, yo no me siento capaz de argumentar nada frente a la nada.

    ¿Te da miedo la Patria? ¿Te da miedo que pueda haber algún democrata de verdad en España?. Yo no sé que me dices, ni de que hablas. Tus escritos me parecen un cenagal abstruso y yo no me sé mover en ese terreno. Ponte a debatir con tu ángel de la guarda, a ver si te entiende, porque yo no.

    Disculpamé y dejamé en paz.

  3. Ahh se trataba de ser graciosillo??

    Me dan miedo los colectivos que sin someterse a elecciones democráticas se consideran con «misiones patrioticas», sean funcionarios locales o
    sean funcionarios militares , confieso que en este último caso me dan más miedo.Eso sí a la Guardia Civil la quiero un huevo.

    Me siento incomprendido por ti pero te prometo que en mi animo estaba
    debatir y no quietarle a nadie la paz , por eso no he entendido a qué venía lo de «las formas comunes de comportamiento de los españoles» cuando tratabamos de la financiación local , de funciones públicas necesarias, o de control de las corporaciones locales.

    No obstante por mi ni un minuto más.Que yo estoy super agusto con mi Angel de la guarda, te lo prometo.

  4. A mi me dan más miedo los que se someten a elecciones, pero no se someten a la Constitución aprobada por el pueblo (ni siquiera hecha por el pueblo), hacen con ella lo que les da la gana y luego se llaman demócratas. Hitler también accedió al poder en elecciones libres, pero no tuvo la cara dura de llamarse demócrata que yo recuerde.

    Aunque claro, yo soy un dogmático, porque defino la Democracia como gobierno del pueblo, y ahora mola más: «el todo vale», el «todo es compatible con todo» (Democracia y nacionalismo, Democracia e Iglesia Católica, Democracia y representación, Catolicismo y Socialismo, Democracia y capitalismo), el «nada es verdad ni mentira» y el ¿Para que vamos a tener principios, si no tenerlos nos da más beneficios?.

    Comprendo tus reticencias ante la palabra Patria, por la usurpación que han hecho de la misma, los sectores más cavernarios de la Sociedad. Pero una persona honrada y amable, también tiene derecho a defender un país digno que no esté lleno de ladrones y falsarios, si le toca la desgracia de vivir aquí.

    Me extraña mucho que no veas ninguna relación entre la financiación local y las 3 actitudes españolas «par excellence», pero el resultado salta a la vista: el caciquismo y la picaresca corroen la Administración Pública y la Economía española.

    Yo me quedo con la Verdad, aunque te corra sudor frío, y tu quedaté con los ángeles o con Tejero si te da más confianza, y con el «Vivan las cadenas».

  5. Lo deben ser por simple comparación con otros mucho peores (los anteriores a la Constitución, por marcar o diferenciar etapas históricas, de forma un tanto artificial. Si basta con hacer elecciones para que haya Democracia, en el Franquismo también las había (el montaje de los tercios).
    Sinceramente creo que nuestros Ayuntamientos no son democráticos ni una vez cada 4 años, cuando nos convocan para no poder elegir a nuestros Alcaldes (en contra de la Carta Local Europea que España aprobó,con exclusión de la elección directa de los Ediles) y cuando nos convocan también, para no poder elegir otros Concejales que los dispuestos por los Partidos, en unas listas cerradas y bloqueadas. Hablemos de Ayuntamientos partitocráticos, si no queremos hablar directamente de Ayuntamientos «cleptocráticos» tipo Marbella, que por un proceso de selección inversa de las élites políticas, han llegado a caer en manos de los sujetos con mayor compulsión hacia el robo, aquellos a los que no les basta con hacerlo en el ámbito privado y quieren hacerlo a gran escala en el ámbito público, arrastrando a la colectividad hacia la corrupción generalizada.

    Un buen día tuve noticia, por casualidad, del origen del Ley 57/2003 de 16 de diciembre, llamada de «modernización» de los Gobiernos Locales, para mayor escarnio de los que nos consideramos modernos, en el sentido fuerte de la palabra; y en la que leíamos cosas que no podíamos creer por inéditas e inauditas (Secretarios pero solo del Pleno, Concejales-Secretarios, etc.) La causa de dicha Ley fue una intriga dentro del PP, y agradecería que si alguien tiene una información más precisa que yo sobre tal asunto, la divulgue a través de este Blog, ya que se trata de un asunto de interés público, especialmente para los Habilitados. En un «intercambio de cromos políticos» tan habitual en estos lares, Ruiz Gallardon impuso como condición para marcharse al Ayuntamiento de Madrid que le dejaran meter allí a su «séquito» y el Gobierno Aznar tuvo que hacer una Ley «ad hoc» a la medida de las exigencias de este «Principe Azul» de la política española. Una vez asentado en el poder municipal, me han informado que operarios del Ayuntamiento a sus ordenes, cazan animales en espacios públicos municipales, para llevarlos a fincas particulares, infringiendo la propia Ordenanza Municipal de Medio Ambiente de la Capital de España que aprobó el propio Ayuntamiento. ¿Sometimiento pleno de la Administración Pública al Derecho del artículo 103.1 de la Constitución? o ¿La España de siempre, donde resbalan las ideas y los razonamientos, intransformable por más que pasen los años o los siglos, pero que transforma cualquier institución importada del extranjero, ya sea La Constitución o la Democracia, cuando pasa por las cabezas de sus nativos, y la falsifica hasta dejarla irreconocible?
    Pero bueno, con la que esta cayendo ahora en la Comunidad de Madrid, lo anterior, será tenido por anecdótico, pues ya se habla de una auténtica trama de delincuencia organizada, con fondos reservados, espionaje y demás.

    Algunos han sostenido en este Blog que la «libre desgnación» es una cosa normal, una forma de cobertura de los puestos como cualquier otra, compatible con la Constitución. También han sostenido que la «autonomización» de un Cuerpo Estatal también es normal, pero sin aportar ningún motivo de interés general, para defender sus posturas, con lo cual ya se les «ve el plumero». En cualquier caso, vayamos por partes, como dijo Jack «El destripador».

    Primer tema: Si es tan normal la «libre designación», ¿Por qué no se aplica a la generalidad de las Corporaciones, sino solamente a las más ricas, importantes o con mayor interés estratégico y por la via de una Ley de excepción gestada de forma tan turbia?
    ¿Por qué la mayoría de las Corporaciones Locales tienen que soportar la desdicha de recibir a un funcionario, llegado nada menos que por concurso de méritos y con el riesgo añadido de que aplique la Ley?

    Segundo tema: Si la «autonomización» es normal, ¿Porque no lo es la «localización»? Al fin y al cabo la Autonomía Local da mucho juego y puede ser una magnifica coartada, para que las Corporaciones Locales designen «libremente» a sus propios habilitados y así estarán encantadas unas y otros, en muchos casos.

    En fin, solo deciros para ternminar, que estamos en las antípodas de un sistema democrático; y si queremos hablar del interés general, en vez de intereses particulares, mejor haríamos como las antíguas ciudades de la Grecia Clásica que llegaron a designar legisladores extranjeros; tan buenos resultados dio aquello, que muchos siglos más tarde algunas Repúblicas italianas hicieron lo mismo y su esplendor esta documentado en la Historia. Sin ir tan lejos, nos contó Sosa Wagner en este mismo Blog que muchas ciudades alemanas, estaban eligiendo ya como Alcaldes a personas foráneas, como garantía de imparcialidad y de buen gobierno frente a sus ciudadanos.

  6. En mi opinión el acuerdo plenario en cuestión, ha vulnerado el artículo 15.1 de la Ley de Memoria Histórica, ya que viene formulado en términos imperativos «tómarán las medidas», pero seguidamente se introduce un elemento de discrecionalidad en el precepto, al decir «oportunas» y eso distorsiona lo anterior. Se trata de la típica técnica legislativa «a la española» que uno encuentra por todas partes (desde la Constitución al más ínfimo Reglamento), consistente en utilizar la ambigüedad calculada y permitir al que tiene la sartén por el mango hacer lo que quiera, en este caso no hacer una cosa por considerarla inoportuna, sin más motivación.

  7. Se trata de un asunto administrativo que sería impugnable, como mucho, ante la Jurisdicción Contencioso-Administrativa. Pero ya te digo que tal y como esta redactado el artículo 15.1 de la Ley de Memoria Histórica, muy bien podría suceder que el Juez de turno considerara que no se ha incumplido ese artículo, sino que el Pleno aplicó lo que dice y no tomó las medidas solicitadas por la Oposición, al considerarlas inoportunas. Con lo cual el acuerdo plenario sería válido por ajustarse a la Ley.

Dejar respuesta