¿Cómo será nuestro lugar de trabajo en el futuro?

0

Hablar de drones campando a sus anchas por la oficina y de cerebros conectados a través de la tecnología Bluetooth, quizá suene a alguna secuencia de la película Blade Runner. Pero la verdad es que estos cambios en nuestros centros de trabajo no están a años luz, sino mucho más cerca de lo que se cree. Al menos eso es lo que se asegura en un estudio de la compañía RICOH, realizado por la consultora Coleman Parkes Research. Para la elaboración de las conclusiones se ha pedido la colaboración de funcionarios europeos solicitándoles que imaginen cómo piensan que será su entorno laboral en un futuro cercano. Las respuestas no dejan indiferentes a nadie.

Pero empecemos por el principio, por la actualidad. Según el estudio los empleados públicos de la UE quieren que las TIC estén más presentes en su día a día en la oficina. De hecho, las tres principales tecnologías que más demandan ahora son las plataformas para la colaboración interna y entre departamentos y administraciones (29%), reuniones a través de la web (23%) y la impresión “Follow-me”(22%), que no es otra cosa que la posibilidad de recoger los documentos desde cualquier dispositivo de impresión, y no desde el que esté configurado en el ordenador del escritorio.

Si levantamos la vista diez años, los trabajadores de la administración piensan que utilizarán dispositivos táctiles interactivos (69%), tecnología de reconocimiento de voz (60%) y gafas de realidad aumentada (56%). También consideran que las TIC serán vitales para que en 20 años se les permita ser capaces de enviar asistentes virtuales u hologramas (59% de las respuestas) para asistir a una reunión en su nombre.

Pero si estas respuestas sorprenden, las más espectaculares llegan cuando elevamos el horizonte a los 30 años. Para 2044, el 78% de los empleados públicos encuestados esperan que su lugar de trabajo haya sufrido una profunda transformación como resultado de tecnologías y procesos que ni siquiera existen a día de hoy. Una en las que más se confía es en la tecnología Bluetooth. Se cree que habrá avanzado tanto que posibilitará transmitir datos de cerebro a cerebro. También se considera factible que existan drones con capacidad de proyectar presentaciones o visualizaciones. Y que haya hasta nodos de transmisión.

Como se puede ver por los resultados de la encuesta, los empleados de las Administraciones Públicas están a la última en cuanto a cambios tecnológicos se refiere. Además consideran que no son un enemigo para el empleo sino una mejora ostensible en la rentabilidad y productividad de los procesos. Ése ha sido el sentir del 87% de los encuestados. En cuanto a los beneficios de la evolución tecnológica en el devenir diario del trabajador público, estos pensaban que una oficina tecnológicamente avanzada tendría tres ventajas principales: la optimización de procesos de negocio principales, una mejor acceso a la información y la capacidad de realizar el trabajo con mayor rapidez.

No hay comentarios

Dejar respuesta