Constitucionalmente suyo (Banania RACF).

4

El siempre divertido e ilustrativo BOE nos deleita el 21 de septiembre con una primera parte en Disposiciones Generales  en la que se anuncian diversos recursos de inconstitucionalidad. Y si se entra en el enunciado y poco más, uno cree vivir en Banania (República Asimétrica Cuasifederal). Veamos.

UNO. Si se atiende al número de recurso/asunto, el último que se anuncia es el  4761 de 2012. Pregunto. ¿Tal mal organizada está Banania RACF para que en promedio, en 264 días de año que llevamos hayan entrado en el seno del TC 18,03 asuntos de inconstitucionalidad diarios? Quien tenga interés puede consultar las estadísticas del Tribunal Constitucional lo puede hacer en

http://www.tribunalconstitucional.es/es/tribunal/estadisticas/Paginas/Estadisticas2011.aspx#A5.

Otrosí digo: ¿tal mal se legisla?

DOS. ¿Hay órgano constitucional civilizado capaz de despachar 18,03 asuntos por día?. Obviamente no serán todo recursos de inconstitucionalidad, también entran las cuestiones de inconstitucionalidad y desconozco qué otros. Muchos no se admiten a trámite. Y con toda probabilidad acumularán procedimientos similares para ir resolviendo cuando este lleno el taxi, vieja técnica que utilizan los honrados trabajadores del taxi en países tercermundistas para rentabilizar los vehículos.

TRES. Llegando al límite de lo caótico y en una simple observación, se recurre, por ejemplo,  además de determinado articulado, una exposición de motivos. Véase al efecto el anuncio de recurso 2063/2012 que promueve el Estado contra un Decreto Ley de la Comunidad Valenciana, el Decreto Ley 1/2012). O sea, no sólo se recurre el texto normativo, se recurre la explicación de dicho texto. Que yo sepa las exposiciones de motivos no son normas, son explicación a las normas que a continuación se desarrollan y en todo caso sirven como criterio de cuál es a voluntad del legislador. No digan ustedes que no es divertida la cosa.

CUATRO. Observado desde un punto de vista behaviorista es el bellum omnia contra omnes. Más madera que es la guerra, diría Groucho. La Junta de Andalucía contra el Estado. Idem de idem Asturias (cuestión educativa), Idem Andalucía y Asturias vs. Estado (cuestión sanitaria). El PSOE del Senado contra la C.A. de Castilla la Mancha (cuestión  electoral). Es la oposición de todos contra todos, es el se lo diré a papá.

QUINTO. Todo esto es lo observable de la lectura casual del BOE de un día ¿Es posible y viable un Estado así? ¿No hay mecanismos que deberían funcionar para trabajar desde los principios de cooperación y lealtad constitucional? ¿Qué credibilidad tiene España frente al exterior? ¿Qué seguridad jurídica tiene una empresa extranjera que piensa por un momento instalarse en España? ¿Qué seguridad jurídica tenemos los ciudadanos?

SEXTO. Demasiados interrogantes en un Estado Asimétrico y Cuasifederal por no decir postfederal. Está claro que tras treinta y cinco años de autonomía las cosas se nos han ido de las manos. Y ya va siendo hora de que todos hablemos en primera persona del plural, porque todos tenemos algo de culpa. Un Estado con competencias siempre susceptibles de ser entregadas a los territorios, con chantajes continuos, con territorios favorecidos desde el principio por razones “históricas” que inciden en agravios comparativos innecesarios, con una organización que permite duplicar, triplicar y cuadruplicar manifiestamente competencias (Ej. Estado, CCAA, DDPP, Ayuntamientos, Comarcas),  con controles de gestión absolutamente ineficaces y ridículos, con asesores-amiguetes como surgen como setas por todas partes cobrando del erario público mientras bajan el sueldo a los servidores públicos de profesión. Con empresas , consorcios, fundaciones, sociedades, etc que no sirven en un porcentaje muy alto a otro fin que colocar a una pléyade de paniaguados. Un Estado que permite representaciones diplomáticas encubiertas de los territorios ad intra y ad extra, que no sólo permite que existan diferencias territoriales sino que alienta a quien promueve la peligrosa idea de superioridad de voluntad, de inteligencia y de comportamiento e idiosincrasia de un pueblo frente al resto. Lo poco que funciona parece que funciona por causalidad o por inercia, por puro churro diría alguien.

Esto no tiene solución ya que ésta pasa por la evidente e imposible hipótesis de un gran pacto de los dos partidos estatales desde un principio de inexcusable lealtad y que necesita un gran margen de generosidad, cosa impensable cuando cada dos por tres hay elecciones. A la vista, elecciones vascas, gallegas y ahora, catalanas.

Por cierto ¿qué nuevas sorpresas nos deparará el Gobierno una vez pase el 21 de octubre?  Que paren este tren. Me bajo.

4 Comentarios

  1. Como siempre , una visión acertada y mordaz de este nuestro solar patrio o lo que sea ; por otra parte , la mención a que se recurren hasta las exposiciones de motivos nos muestra la clase política que tenemos. ¡ Buen artículo , Ignacio !

  2. Como me gustaría poder decir que lo que has escrito es un relato jocoso nada más. Lamentablemente no puedo estar más de acuerdo contigo. Somos un país de «sainete y chascarrillo» como decía Antonio Machado.

  3. La forma que tenemos aquí de entender la Democracia (como populismo, plebeyismo, tribalismo, neocaciquismo, autonomismo y realganismo al máximo en todos los niveles, pero sin Estado de Derecho real, sin Estado federal o unitario, sin República, sin compromiso constitucional, sin lealtad institucional, sin ética política, sin sentido de comunidad nacional, etc.); aparte de no ser Democracia, es demasiado cara para podernosla permitir y como no la podemos pagar con nuestro dinero, tenemos que pedir dinero fuera para sostener este sistema político y de vida tan insostenible. Yo espero que nos corten el grifo en Europa cuanto antes para evitar ciertas cosas, como que el Gobierno del Estado utilice cuantiosos fondos públicos en rescatar a una CCAA cuyos dirigentes se los gastan en jugar a la independencia, por motivos como: establecer un proteccionismo económico y laboral, poner barreras a la libre circulación de personas y bienes (aunque se rompa la unidad de mercado), dificultar la libertad de residencia y establecimiento, practicar una exclusión xenófoba, discriminar por lengua o ganar unas elecciones autonómicas .

Responder a Fernando Ballesteros Barrado Cancelar respuesta