Menos mitin y más “meeting”

2

MeetingUn curso en Alicante me permitió la semana pasada aprovechar la ocasión para visitar a unos buenos amigos, un matrimonio inglés que desde hace años vive en un pueblecito turístico de la Costa Blanca. Me anunciaron que me invitaban a cenar pero, antes, me pidieron que les acompañara a un “meeting” que había convocado el Alcalde con la colonia de ingleses residentes. Acepté, ya que me lo habían pedido, pero con el prejuicio de que iba a acudir a una especie de mitin preelectoral. ¡Quedan más de dos meses para las elecciones locales y ya hay carteles de candidatos en los lindes de las carreteras! ¡Tremendo!

Pero volvamos a ese “meeting”. No era algo excepcional con motivo de la cercanía de la próxima cita electoral. Dos o tres veces al año convoca el Alcalde a los extranjeros residentes, ingleses, alemanes, franceses… y por nacionalidades se reúnen. Nada de autobuses en la puerta del hotel, cuyo salón acogía el encuentro. En largas mesas se sentaban los vecinos, con las consumiciones que pagaban de su bolsillo… y empezó puntual el Alcalde a contar, en este caso en inglés, los próximos proyectos municipales: una red de wimax que facilitaría incluso el acceso a Internet a los vecinos, un nuevo programa informático municipal para agilizar la tramitación de los procedimientos, unas obras de urbanización para ampliar el paseo marítimo, la instalación de cámaras de videovigilancia para tratar de luchar contra el vandalismo… Unos veinte minutos o poco más estuvo resumiendo estos nuevos proyectos y después las intervenciones de los vecinos.

Los ingleses se levantaron a preguntar sobre asuntos comunes, me resultó bien ilustrativo advertir cómo se preocupan por el entorno en el que viven: la necesidad de combatir el repugnante gamberrismo que rompe las luces de los paseos y estropea con pintadas las fachadas de los edificios; propuestas para que no cerraran tantas tiendas y comercios, pues afea el paisaje urbano; la alerta de nuevos nidos de orugas, que tanto inquieta por las enfermedades que originan en los perros; la necesidad de medidas para corregir la falta de respeto de los ciclistas a las normas de tráfico… y así muchos más asuntos aparecieron en escena durante más de hora y media. Y el Alcalde contestó prácticamente a todas las cuestiones en inglés. En pocos momentos le tuvieron que asistir otras dos personas de su equipo, no sé si concejales, que, bien en castellano, bien en inglés, trataron de completar las respuestas. Al final me acerqué un segundo a felicitar al Alcalde por su intervención en inglés, que dudo que puedan igualar otros compañeros de su partido, también le dí la enhorabuena por sus proyectos, en especial, por el nuevo sistema de telecomunicaciones, y, sobre todo, por esa muestra de respeto y atención a sus vecinos.

En fin, nada que ver con los mítines que se celebran ya por los dos partidos mayoritarios todos los fines de semana y con los que nos abrumarán durante la campaña electoral. Nada de autobuses, ni de bocadillos, ni de parlamentos llenos de palabras vacuas o frases hechas y mil veces repetidas sobre protección ambiental o nuevos retos y soluciones imaginativas, nada de monólogos de los mismos políticos. Por el contrario, asistí a una de las diversas reuniones periódicas de un equipo de gobierno municipal con un grupo de vecinos. Por eso creo que habría que reivindicar la recuperación del verdadero significado de la palabra mitin, retornar a su origen inglés y que los mítines de la próxima campaña electoral fueran realmente reuniones de vecinos para preguntar a los candidatos sobre sus proyectos. ¿O es que las elecciones no son locales? Es más, me pregunto: ¿sabrían responder de manera mínimamente sensata a esas preocupaciones tan cercanas? Lo dicho, menos mitin y más meeting.

2 Comentarios

  1. Es lógico:

    Un político mínimamente listo debe adaptar su intervención al auditorio, cuando se trata de recoger votos; y no puede comportarse de la misma manera, cuando se dirige a ciudadanos europeos, que cuando se dirige a un populacho clericoide celtibérico, acostumbrado a caciques, misas, toros y matanzas.

  2. Hay quienes ,sabiendose,de antemano,por ser pueblos de caciques,ganadores de elecciones ni eso hacen para infgormar de sus panfletarios programas.Pero lo mas ,de lo mas, es impedir,poniendo todo tipo de trabas que los partidos minoritarios pueden ejercer el derecho de informar.

Responder a francisco martin Cancelar respuesta