En el mes y medio que llevamos de nuevos gobiernos locales, el Gobierno de la Ciudad de Zaragoza ha ido colocando en su balcón principal de la Plaza del Pilar, además de las _banderafrancia1_6f879f6foficiales, sucesivas banderas. Así, hemos podido ver ya la arco iris, la saharaoui, la griega y la francesa. A estas cosas se les llama gestos. He de suponer que la arco iris por la celebración del día del orgullo gay, la saharaoui para conmemorar la tradicional llegada de niños que vienen a pasar el verano con familias y como símbolo del abandono español de dicho territorio, la griega para solidarizarse con el pueblo heleno ante la opresión intolerable de la Troika y la francesa para conmemorar el 14 de julio, día de la República. Quién sabe que otras sorpresas nos deparará el día a día.

 Desconozco si en los maitines del Consistorio zaragozano se decide por alguna Comisión ad hoc qué bandera colocar cada día, no sé si se trata de un plan premeditado (en el Programa no estaba, desde luego), si son ocurrencias del Sr. Alcalde o del Concejal Delegado de Banderas (visto lo que hay es probable que haya alguien con esa delegación), que mira en su agenda Milquerius y se da cuenta de que hoy se conmemora el día de vete tú a saber qué. O está suscrito a alguna web de eventos varios. Me puedo imaginar un procedimiento: Crear el Departamento de Prospección de Acontecimientos Reseñables (DEPAR) que deberá analizar mediante los correspondientes asesores, la situación de los pueblos oprimidos y eventos significativos y elevar informe a la Comisión Informativa Interdepartamental de Acontecimientos Varios (CIIAV) que, a su vez remite una propuesta al Sancta Sanctorum de la planta noble, a la M.I. Alcaldía. (Para todos aquellos que tengan curiosidad, en la página http://www.diainternacionalde.com/ se puede ver el evento que se conmemora cada día).

Así que el Consistorio zaragozano conmemora días de cosas políticamente correctas, de pueblos oprimidos y de países guais. Porque si el día 14 de julio fue la fiesta nacional francesa, el 4 de julio lo fue la de Estados Unidos y hete aquí que la bandera de las barras y estrellas brilló por su ausencia, ya se sabe, es el imperio nefasto y opresor (ahora un poco menos, dado que el Presidente es el Sr. Obama, al que le dieron preventivamente el Nobel de la Paz nada más ser elegido por su discurso pacifista y por parecer que iba, entre otras cosas, a desmantelar Guantánamo (que ahí está-ahí está, como la Puerta de Alcalá). Mucho imperio denostado aunque habría que recordar las veces que han sacado las castañas del fuego a los inoperantes europeos. Quién sabe, si no hubiesen intervenido quizás ahora seríamos súbditos de los nietos de Goebbels).

Hay días para todo: en septiembre se celebran por ejemplo el Día Internacional de la Alfabetización, el Día Mundial de la Fibrosis Quística, el Día del Cooperante, el Día Internacional para la prevención del suicidio, en agosto el Día Internacional de la Amistad, el Internacional del Orgasmo Femenino (8 de agosto) o en noviembre el Día de la Industrialización de África (20 de noviembre).

En otro orden de cosas me pregunto también en qué título competencial se apoya el Consistorio para celebrar todos estos eventos. No encuentro argumento sólido que apoye ese tipo de decisiones, ni por los pelos, en los artículos 2 y el 25 de la Ley de Bases. Pero ya se sabe, en realidad no pasa nada. El Alcalde de Pamplona colocó la ikurriña en el Ayuntamiento y sí, se interpuso un contencioso, pero de momento se puso una bandera que no era la que tocaba. Que le quiten lo bailao.

No hay comentarios

Dejar respuesta