Cómo se Podrían Gestionar los Contratos Menores (V)

0

Cómo se Podrían Gestionar los Contratos Menores (V)

5. Obligatoriedad de las notificaciones electrónicas.

Además de ser técnicamente viable en la práctica, la realidad es que podemos obligar a las empresas que liciten en un contrato menor (o en cualquier otro procedimiento de contratación) a relacionarse a través de notificaciones electrónicas.

Si bien la regla general es que la utilización de los medios electrónicos en nuestras relaciones con ciudadanos y empresas requiere su previo consentimiento (art. 28.1º Ley 11/2007), hay que tener presente la excepción del art. 27.6º Ley 11/ 2007, que reza "reglamentariamente las Administraciones Públicas podrán establecer la obligatoriedad de comunicarse con ellas utilizando sólo medios electrónicos, cuando los interesados se correspondan con personas jurídicas o colectivos de personas físicas que por razón de su capacidad económica o técnica, dedicación profesional u otros motivos acreditados tengan garantizado el acceso y disponibilidad de los medios tecnológicos precisos" pareciendo este último inciso "pensado expresamente para un colectivo como el de los licitadores públicos en los que se dan con creces todos y cada uno de los supuestos de la norma" (como cuenta Jaime Domínguez-Macaya Laurnaga en la pag. 2.358 de "Contratación del Sector Público Local" editada por El Consultor de los Ayuntamientos – La Ley).

Y para finalizar esta trilogía, casi más larga y mucho más aburrida que la del Señor de los Anillos, unas conclusiones:

  • La simplificación de la contratación a través de la supresión de los trámites que garantizan el respeto a los principios de libre concurrencia, igualdad y no discriminación, transparencia e imparcialidad es algo que no se puede justificar en la actualidad.
  • La interpretación europea de la cuestión es clara: hay que garantizar el cumplimiento de los principios generales de la contratación administrativa de libre concurrencia, igualdad y no discriminación, transparencia e imparcialidad en cualquier procedimiento no incluido en el ámbito de las Directivas, y por lo tanto, en los contratos menores.
  • Es la tecnología la que permite conciliar lo más básico (el cumplimiento de los principios de la contratación administrativa…) con lo accesorio la rapidez y celeridad que da la simplificación administrativa.
  • Todos sabemos elaborar/adaptar unas bases de ejecución del presupuesto.
  • Todos los órganos de contratación debemos/podemos disponer de la tecnología necesaria.
  • Digo "debemos" porque es una obligación legal y digo "podemos" por los sucesivos y continuos programas que se han lanzado para impulsar y financiar las iniciativas de implantación de la administración electrónica (“Plan Info XXI”, Plan eEurope 2000, Plan eEurope 2002, Plan eEurope 2005, "Ciudades Digitales"; "Ciudades Singulares"; "Ayuntamientos Digitales"; Plan de Acción sobre la Administración Electrónica i2010…).
  • Todos contamos con sedes electrónicas donde, bajo la denominación de "perfil de contratante", anunciamos nuestras licitaciones y facilitamos los documentos contractuales necesarios para licitar (nada impide que lo utilicemos para nuestros contratos menores).
  • Todos o casi todos contamos con firmas electrónicas reconocidas que pueden ser utilizadas (además de para autenticar y dar validez jurídica los documentos electrónicos) para realizar notificaciones electrónicas, aunque más complicado es resolver los problemas técnicos de las aplicaciones electrónicas y del registro electrónico.
  • Si estos problemas se pudieran resolver y mediante una simple norma reglamentaria se podría exigir que todos las empresas que liciten (sea o no contratación menor) se relacionen a través de medios electrónicos con todas las ventajas que ello supone.
  • En cuanto al asunto clave, la gestión del expediente con un workflow o gestor de expedientes, es algo bastante más complejo.
  • Si se consiguieran superar todos estos obstáculos, se podría cumplir con los principios generales de la contratación administrativa de libre concurrencia, igualdad y no discriminación, transparencia e imparcialidad en los contratos menores y hacerlo de una forma muy rápida, cómoda y simple.
  • Hay que empezar por lo más común y sencillo (los contratos menores) y conseguir utilizar los medios electrónicos más potentes en su gestión (el gestor de expedientes, el perfil de contratante y las notificaciones electrónicas).
  • Con todo ello, tanto la Administración como las empresas, podrán adquirir la experiencia necesaria para en un futuro (esperemos que no muy lejano) dar el salto a la todavía desconocida contratación administrativa electrónica (subastas electrónicas, sistemas dinámicos de adquisición).
Compartir
Artículo anteriorCómo se Podrían Gestionar los Contratos Menores (IV)
Artículo siguienteVuelan por todas partes
Guillermo Yañez Sánchez es Jefe de la Sección de Contratación de la Diputación Provincial de Soria. Ha obtenido diversos reconocimientos como buena práctica por Instituciones como: el European Institute of Public Administration, el Banco de Prácticas de Gestión de Gobiernos Locales, etc.

No hay comentarios

Dejar respuesta