¿Por qué todos contra los Municipios?

3

crisisNo creo que “sobren” Administraciones, ni que sean precisamente las Municipales, o sea, los Municipios, los que hayan de pagar el pato de la crisis. Si el Estado contemporáneo ha entrado en una situación crítica -de la que difícilmente va a poder salir sin reestructurar seriamente las bases sobre las que se asienta- también se debe a una irresponsable centralización de los Estados que ha agostado los vínculos naturales de solidaridad de los hombres con sus auténticos núcleos de convivencia (familia, barrio y municipio).Estoy convencido de que existe una desproporción geométrica entre el interés de los ciudadanos y la lejanía de los encargados de resolver las cuestiones públicas, salvo excepciones. Y, si existe alguna posibilidad real de interesar a los ciudadanos en la gestión de los asuntos públicos de forma real y eficaz, es a través de la aproximación de aquéllos a los centros primarios de decisión política, además del fortalecimiento de los sentimientos de participación activa en los órganos decisorios y de propiciar, en suma, la ósmosis entre éstos y los miembros de la comunidad. Es verdad que la aparición de necesidades colectivamente sentidas en niveles superiores a los de las reducidas comunidades de antaño, ha exigido la génesis y categorización de organizaciones políticas de mayor ámbito geográfico y, por ende, financiero, burocrático, patrimonial, etc. Sin embargo, no parece necesaria ni la debilitación progresiva, ni la supresión de núcleos organizativos geográfica y orgánicamente reducidos, en favor de los grandes aparatos políticos contemporáneos, aunque la célula municipal -también provincial o comarcal- carece, cada vez en mayor grado, de ese “sense de pouvoir” que caracteriza a cualquier organización política.

Treinta y tres años después de la Constitución de 1978, constatamos progresos, tan indiscutibles como desiguales, en el autogobierno municipal -nada tiene que ver la evolución de los pequeños con la de los “grandes”-, y también que la aparición y fortalecimiento de las Comunidades Autónomas han eclipsado la vida municipal (provincial o comarcal), sobre todo en los aspectos económico-financieros. Es cierto que los “entes políticos intermedios” (como los “estados federados”, “comunidades autónomas” u otras variantes similares) han contribuido a mitigar los vicios de las tendencias centrípetas, sin que, desgraciadamente, hayan eliminado del todo la patología de las actitudes centrífugas, especialmente para las entidades “menores” como los Municipios, abandonados a su suerte y muchos de ellos abocados en buena medida a su desaparición. Pero lo diré sin ambages, recordando al gran Alexis de Tocqueville: “El municipio es la escuela de la democracia”. Sí, sin duda, en los municipios, y especialmente en los más pequeños, se fragua uno de los valores esenciales de la democracia, que es el vínculo entre los representantes políticos y los representados a quien aquellos deben servir. Conexión, o contacto, que permite un juego efectivo de la evaluación del desempeño de la actividad política y de los controles de la misma.

¿Qué resulta más difícil admitir el minifundismo municipal a toda costa y con todas las consecuencias de su “autonomía”? Pues, por un lado, que los “servicios públicos” imprescindibles se presten por quien pueda hacerlo y, por otro, que los tributos -quintaesencia del principio de solidaridad- se distribuyan mejor. Conviene evitar que, como ocurre con el poder, una vez arriba, los impuestos se queden en lo alto.

3 Comentarios

  1. Me parece sorprendente que un Catedrático de Derecho Administrativo no encuentre más que ventajas en el minifundismo municipal y en la cercanía atosigante de los vecinos con respecto a los Políticos municipales. ¿Es una circunstancia siempre ventajosa para que se cumplan las leyes, como exige un Estado de Derecho?
    ¿Están en condiciones óptimas los Regidores para servir al interés general, por ejemplo: cuando ejercen o no ejercen la potestad sancionadora con respecto a sus vecinos?

    Me parece fabuloso (en el sentido de fábula) que se considere al Municipio per se, como una Escuela de Democracia, cuando los vecinos que viven en él no son demócratas, sino franquistas sociológicos (ex fascistas, ex falangistas, ex seminaristas, jesuíticos, golfos incívicos, arribistas amorales, parásitos sociales, chupópteros, nacional-católicos reconvertidos católico-nacionalistas, etc.) que no saben lo que es una Democracia, que no se han leído la Constitución y que adaptan ambas instituciones a su idiosincrasia corrupta, rufianesca, despótica y caciquil, como estamos viendo constantemente en los Medios de Comunicación y en los Tribunales.

    Yo no estoy en contra de los municipios, estoy a favor de los ciudadanos y de una Democracia militante de los mismos. Por cierto, que a nadie se le olvide y menos a un jurista, que sin un Estado de Derecho real no hay Democracia posible. Hablar de la existencia de ésta última sin el primero, es una pura patraña, pues en tal situación está el camino expedito para la tiranía, tanto de las mayorías como de las minorías.

  2. Como bien apunta el profesor Bermejo los ayuntamientos es la administración más cercana, donde se aborda lo cotidiano, lo que importa y es la única administración donde existe una proximidad real entre el ciudadano y la clase política (ahora que esta tan de moda lo de la «democracia real» conviene tenerlo muy presente)

    Cuestionar la estructura municipal es una crítica facilona y sin poco fondo. Es precisamente la administración que hay que potenciar en estos momentos, abordando de una vez el problema de su financiación para que dejen de ser administraciones mendigas de otras administraciones que tienen mucho menos fundamento.

    Ayuntamientos más fuertes y menos Diputaciones Provinciales, cuyo único fundamente es mal distribuir a repartir a través de subvenciones (repartidas bajo intereses partidistas), el dinero que se le niga a los ayuntamientos para mantenerlos en esa situación de mendicidad.

    Ayuntamientos más fuertes y menos Comunidades Autónomas, que únicamente se dedican a legislar donde no hace falta, a gastar sin ningún tipo de límite. Unas administraciones ineficientes y derrochonas, que ponen a los Ayuntamientos al borde de la quiebra al no ser puntuales en el pago de sus deudas con ellos.

  3. Vaya razon,en municipios donde todavia se rigen por el cacique de turno que encarna la figura del Alcalde,donde las minorias son ignoradas y muchos casos perseguidas con triquiñuelas legales o cuasi para impedir la labor de la oposicion,donde se hace caso omiso a las resoluciones del P`rocurador del Comun,y donde el Alcalde se hace dueño y señor del municipio¿para que queremos esta democracia? es una democracia trucada.

Dejar respuesta