Dice Montoro que estamos ante el círculo virtuoso de la economía española. Crecen las exportaciones, el paro cae, aumenta la recaudación impositiva y, sin embargo, el Estado sigue buscando dinero de debajo de las piedras para conseguir cuadrar las cuentas.

El próximo objetivo que se ha fijado el Ejecutivo es lograr efectivo desprendiéndose de inmuebles. Y para ello quiere llevar a cabo una primera subasta pública que se enmarca en el Programa para la Puesta en Valor de los Activos Inmobiliarios del Estado.

Se llevará a cabo el próximo 1 de octubre, y en ella habrá todo tipo de inmuebles pertenecientes a las distintas áreas de la Administración Central. Según el plan de Hacienda, ahora mismo hay disponibles 4.832 fincas rústicas, 126 oficinas, 382 solares, 18 participaciones indivisas en solares, 1.869 viviendas, 61 edificios de viviendas, 800 locales comerciales, 19 edificios industriales, 16 garajes o trasteros, 98 edificios singulares y 3 inmuebles asistenciales.

En total hablamos de 15.135 inmuebles, que se van a ir poniendo a la venta de forma escalonada. Para la próxima subasta, entre otros, hay una planta en la calle Miguel Ángel de Madrid, y 19 plazas de garaje. Destaca también un edificio de más de 3.000 metros cuadrados en la calle Barquillo de Madrid, que actualmente está vacío. También se pondrán en subasta varias viviendas de lujo en Cea Bermúdez, 46.

Todos estos inmuebles se podrán visitar antes del 29 de septiembre. Las pujas serán siempre al alza y deberán mejorar a la anteriormente anterior en, al menos, 2.000 euros.

No hay comentarios

Dejar respuesta