A vueltas con las funciones reservadas y su desempeño

3

Hace ya unos años ( entre 20 y 30) , fuimos convocados a Madrid por el INAP, una treintena de funcionarios ( Secretarios, Interventores y Tesoreros)  de prácticamente todas las regiones de España ( ya no recuerdo si todavía estábamos de “Cuerpo Nacional” presente, o si ya éramos habilitados, o bien nacionales, o estatales,….o como quisieran llamarnos), y a modo de reuniones conventuales en la propia sede del Instituto, se formaron varias comisiones, ponencias, grupos de trabajo o mesas.., en las que por el  Instituto convocante, se interesaba, se supone que nuestra “fundada opinión” , sobre cómo llevar a cabo la selección de los funcionarios encargados de asumir los puestos y funciones, que igualmente se suponían “reservadas”, en las Entidades Locales de toda España, a excepción de Navarra ( por tener funcionariado propio).

Atendiendo la encomienda, nos pusimos a trabajar y a debatir las distintas comisiones o grupos de trabajo ,  pasando a formular una serie de propuestas, que como es lógico no fueron atendidas en su inmensa mayoría, toda vez que iban encaminadas a la profesionalización e independencia del colectivo de funcionarios que en las Entidades Locales, y con funciones a ellos “reservadas”, tendrían la seria misión de informar acerca del cumplimiento de la legalidad, la de autentificar los actos y acuerdos locales, así como velar por la disciplina presupuestaria y financiera y de su control, etc.

Para ello, recuerdo se proponía por las citadas comisiones, que la dependencia de estos funcionarios tanto orgánica como funcionalmente se atribuyera al Estado ( en ese momento las CCAA, o no estaban, y si estaban, no hacían ruido, se estarían posicionando…..digo yo), amén de ello, y en su consonancia, que la selección del colectivo, se hiciera exclusivamente por el Estado, con unos programas bien definidos y encaminados a la preparación de aquellos funcionarios que deberían ser los especialistas de “lo local”, con ingreso en las distintas Subescalas, siempre, por la vía exclusiva de la oposición libre ( exámenes orales, no la pantomima del tipo Test y tribunales integrados por catedráticos de derecho administrativo, abogados del estado, y funcionarios de las distintas subescalas de la habilitación) e igualmente se definía y proponía un régimen disciplinario “severo” en atención a los cometidos a desempeñar,  así como  evitar el intrusismo ( sin nombramientos de interinos ni accidentales) y con un régimen de sustitución entre los propios funcionarios habilitados por zonas o demarcaciones ( parecidas o similares a las de los notarios, que tan buen resultado está dando, por lo menos para ese colectivo, que no deja entrar a nadie en él, ni se espera que entren, salvo para recoger competencias, como la de autorizar matrimonios: a cuanto ?….), ya que desgraciadamente nuestro colectivo, a diferencia de otros que son bien conocidos, no dispone de “lobby” alguno que haga valer sus pretensiones ante las instancias de decisión política, y que evitaría, como ocurre con el  notariado,  cualquier modo de intromisión y ni siquiera “sugerencias”, en el modo de cumplir nuestras funciones ( vía complementos u otras sutilezas)……

Todo ello, como queda dicho y visto, quedó en agua de “borrajas”, igual que parece va a suceder con el “resurgimiento” de los llamados “Cuerpos Nacionales” o fortalecimiento de este colectivo funcionarial, que el Partido Popular pregonó en su programa electoral para las Generales pasadas, ya que por lo que se “oye”, en mentideros ( o lo que es igual en el quincuagésimo borrador de reforma), a pesar de la que está cayendo y va a seguir cayendo vía ajustes presupuestarios, y de su estabilidad, la pregonada transparencia, item, item, item….  a lo sumo y como parece, este colectivo quedará reducido, a una suerte de acólitos o nuncios ( en particular, los Interventores) de la IGAE, que de este modo obtendrá un nuevo fondo de productividades con el trabajo de otros, y así decir, hasta siempre, a la perseguida independencia en el ejercicio de nuestras funciones…., y pese a que se haya podido sostener,  no es objetivo de este colectivo funcionarial desplazar, ni ocupar el puesto de nadie ni asumir sus competencias, sino el de desempeñar, siempre con lealtad, las funciones que por Ley se nos reserven, en las instituciones a las que por nuestra habilitación, preparación y conocimientos, nos corresponde servir.

 

3 Comentarios

  1. Desde el mas absoluto respeto, quiero dejar constancia de mis mas absoluta disconformidad respecto a la manifestación por usted vertida respecto al instrusismo de los secretarios interventores interinos y ello fundamentado en los siguientes argumentos:
    En primer lugar disponemos de la formación jurídica necesaria mediante la obtención de la licenciatura en derecho (en la mayoría de los casos, al margen de los titulados en económicas, ciencias políticas etc…). Por otro lado son muchos los secretarios interinos que acumulan ya una experencia de muchos años en el desempeño de las funciones, además de como en mi caso, haber aprobado exámenes de la oposición libre para el acceso a la subescala de secretaría intervención ( no desisto en el intento), haber realizado másteres relacionados con las principales materias sobre las que versan las funciones a desempeñar, como son el Master en Derecho Local, Master en Urbanismo y Master en Contabilidad y Auditoría de las Administraciones Públicas Territoriales. Contamos con una formación continua mediante la asistencia constante a los cursos de formación del INAP, así como los organizados por los organismos competentes de las distintas administraciones públicas, ya sea a través de las Comunidades Autónomas o de las Diputaciones Provinciales.
    Y lo mas importante, desempeñamos nuestras funciones en aquellos municipios en los que, o bien por sus condiciones económicas, geográficas, personales, etc…, no interesan ser cubiertas por ningún habilitado estatal, realizándolas con la mas absoluta dignidad, incluso con una situación de mayor indefensión, principalmente en lo que se refiere a las funciones inherentes a la intervención( por lo que todos ya sabemos) y que de no cubrirse por los secretarios interinos, se verían privados de la asistencia que a diario prestamos, quedando en una inactividad absoluta, al margen de los nombramientos circunstanciales que, de ningún modo, solventan la problemática municipal del día a día municipal.
    Solo quiero dejar constancia de mi opinión, compartida por muchos funcionarios interinos del estado español.
    Un saludo

  2. Sr. Pedrero, como habilitado estatal le digo que la situación es sumamente compleja, como bien debe conocer usted. Porque es cierto que el fortalecimiento de los FHE pasa por establecer su independencia de verdad, y eso no es difícil aplicando las medidas que todos conocemos. Ello no implica o no debe implicar, en absoluto, una intromisión o que los Alcaldes y corporativos queden «por debajo» de los FHE. Pero la realidad es más sucia y tozuda.

    Y quiero decir con esto que una parte nada despreciable de nuestros compañeros se hallan vergonzosamente inclinados a las autoridades de que dependen y que les mantienen privilegios inaceptables por encima del resto de funcionarios como: retribuciones altísimas, llegar y salir cuando les dé la real gana del Ayuntamiento, y otras lindezas por las que nuestros queridos compañeros se arrastran. Como dicen muchos de ellos, literalmente, aquí cada uno que mire por lo suyo y que revienten los demás, que para eso somos FHE.

    Triste, vergonzoso, sin dignidad y sin escrúpulos, aliados con los políticos que comparten este juego (no todos que quede claro), haciendo daño tanto al Cuerpo de FHE que normal no suele ser muy bien visto por el resto de empleados municipales, como a sus compañeros que seguimos creyendo de verdad que debe procederse con lealtad y respeto a la ley y al Derecho. Hay muchas formas de corrupción, y éstas son sólo algunas de ellas.

    El mayor daño al Cuerpo y su desprestigio cada vez también mayor proviene de nuestros propios compañeros, y esto no lo remedia por ahora nadie, ni hay voluntad política, al revés. Esta corrupción del Cuerpo le viene de perlas para moverse tan a gusto en el lodazal que suele apreciarse en el ámbito local, mal que nos pese y luego todo sean alabanzas y buenas intenciones entre discursos hipócritas.

    • Antonio: tienes más razón que un santo. Yo a veces dudo si somos cuatro gatos los FHE que tratamos de ser honrados y por tanto independientes y objetivos, pero veo que hay más gente que piensa así.
      Enrique: muy buena reflexión. Matizo que no sé qué pasará con la IGAE, pero sí que sé que ha habido FHE que se han lucrado bastante con las productividades derivadas del Plan E entre otros. Como todos los que están llamados a ejercer el supuesto control sobre las entidades locales sean así…

Responder a Antonio Gómez Cancelar respuesta