«Las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes; sino aquellas que se adaptan mejor al cambio» Charles Darwin

Coincidiendo, más o menos, que han pasado ya dos años desde el Congreso de Cádiz y unos tres desde mi última entrada (homónima) en este prestigioso blog, he tenido a bien compartir con sus lectores la perspectiva actual que presenta el matrimonio -ineludible- entre habilitados de carácter nacional y tecnologías (vamos a ir obviando cada vez más lo de “nuevas”). El último Congreso COSITAL, celebrado hace pocas fechas en el INAP, ha sido muy representativo en este sentido, pero cabe repasar, además, otros hitos recientes:

A) ¿Cuáles serán las capacidades de los nuevos Secretarios, Interventores y Tesoreros? Desde COSITAL pudimos intervenir, en mayor medida que de costumbre, en la configuración de los nuevos temarios de oposiciones. Son en la actualidad los siguientes para nuestras tres subescalas (fuente: https://sede.inap.gob.es/habilitados-nacionales):

Sin perjuicio de que, desde mi criterio personal, se han obviado cuestiones importantes que propusimos, como la licitación electrónica, la firma electrónica (ver ut infra) o un mayor desarrollo de la propia administración electrónica, no cabe duda de que se trata del temario más moderno de la Historia, en el que se recogen aspectos y materias de la mayor actualidad, sobre todo en los “Temas de organización, planificación y dirección”, como son “Gobierno en red”, “administración electrónica”, “Smart cities”, “función directiva”, “planificación estratégica”, “evaluación de los recursos humanos”, “racionalización de estructuras y procesos para la orientación a resultados en apoyo a la mejora continua”, “gestión de la calidad en las Administraciones Públicas”, “nuevas formas de gestión de los servicios públicos locales, partenariados público-privados y gestión de alianzas y redes”, “innovación social como elemento de transformación y empoderamiento ciudadano”, y “eficiencia social de los ingresos y gastos públicos”, entre otros. Administración electrónica, funciones directivas, ciudades inteligentes, planificación, evaluación, calidad, colaboración público privada o gobierno abierto, deben ser por tanto “poderes” que atesoren las nuevas generaciones de habilitados de carácter nacional, porque se las van a exigir desde el principio. A los “viejos”, se nos exigen igualmente, por lo que estamos obligados a formarnos en materias que desde luego no estudiamos ni en la carrera ni en la oposición. Pero es absolutamente necesario porque no creo que nadie piense que cobre la nómina de diciembre de 2014 porque aprobó una oposición en 1988.

B) A punto de aprobarse el RD que nos regula. No se me permite decir mucho de esto, pero sí quería como mínimo ubicarlo como hito importante, que lo es, en la presente entrada, para que al menos tengamos los ojos abiertos las próximas semanas. También aquí el Colegio ha realizado una tarea titánica (como no podía ser de otra manera, faltaría más) de estudio y alegaciones en la misma línea expuesta anteriormente, que además se han abierto a la participación de todo el colectivo como muchos saben, y que, esperemos también que en un alto grado, queden igualmente recogidas en el texto final del reglamento que sustituirá al famoso RD 1174/1987, todo ello sin perjuicio de las normas autonómicas reguladoras de los habilitados de carácter nacional.

C) Firma electrónica – fe pública. Quizá la figura más importante de la administración electrónica y la que más nos afecta es la firma electrónica. No estamos ahora en el debate si debemos usarla o no, porque estamos en 2014, no en 1998, sino de cómo afecta, por ejemplo, a la función de fe pública. Tengamos por ejemplo en cuenta el nuevo REGLAMENTO (UE) N o 910/2014 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 23 de julio de 2014 relativo a la identificación electrónica y los servicios de confianza para las transacciones electrónicas en el mercado interior. Lo que en todo caso queda claramente demostrado y confirmado es que debemos redefinir (y reforzar) la función de fe pública en la era de la firma electrónica. No podemos demorar más el estudio de esta cuestión ya prácticamente en 2015 y una vez rebasados o a punto de rebasar todos los plazos legales de implantación del expediente electrónico, de los derechos electrónicos de los ciudadanos, de los esquemas nacionales, de la factura electrónica…, sin olvidar la obligatoria aprobación el plan o programa de implantación de la administración electrónica, y las no menos obligatorias Ley de transparencia y Directiva de contratos (sin bien en este caso los plazos aún no se han consumido). También está a punto de aprobarse la nueva Ley de procedimiento (que refundirá la Ley 30/92 y la Ley 11/2007), y parece que por fin hemos aceptado que no hay más procedimiento que el electrónico. La herramienta de la fe era (y es) la firma, pero ahora esta nueva “fe pública electrónica” puede ser o ejercerse, directa, por el Secretario; o bien por la persona que la ostente por delegación (electrónica) de aquel; o por el sello de órgano; o por el sello de tiempo; o por la compulsa electrónica… Habrá que categorizar las numerosas manifestaciones de la nueva fe pública y automatizar (aunque esto suponga “delegar en la máquina”) las más mecánicas, como los certificados de empadronamiento o las publicaciones electrónicas, dando valor a la fe pública personalizada y reservada, o reservadísima, a los habilitados de carácter nacional para determinados actos importantes, teniendo en cuenta que los Secretarios municipales deben salir y salen naturalmente reforzados de la implantación de la administración electrónica, por ser esta más legal, eficiente y transparente, y por representar estos funcionarios dichos principios y valores. Es esta una cuestión compleja, qué duda cabe, pero creo que avanzamos hacia una firma “especial” de los funcionarios que ejercemos fe pública. Lo estamos estudiando y personalmente invito a cualquier compañero/a que desee aportar y unirse al comité (informal) de las personas que estamos en este tema.

D) En cuanto al Congreso COSITAL 2014 (hashtag #CongresoCOSITAL2014), se caracterizó, como ya dijimos, por una especie de salto a la modernidad que sinceramente no vimos en 2012 (quizá porque nos centramos más en repasar los últimos 200 años el día de nuestro “aniversario”, lo cual tampoco está del todo mal), y que impregnó todos los discursos, e incluso el sistema de votación en la Asamblea (sustituimos la “mano alzada” por un dispositivo electrónico). El lema del congreso incluía las palabras “innovación” y “futuro”, mientras que el propio logo era una claramente una “Smart City“. Toda una revolución. Para empezar, la ”Declaración institucional– establece literalmente:

En cuanto a las ideas principales que yo mismo expuse en la Mesa redonda (“Una profesión en red”), se pueden resumir en las siguientes:

  • Introducción. Las TIC lo impregnan todo. Vivimos en una realidad 3.0 (es la fase actual de Internet, llamada “Internet de las cosas”). La sociedad, las empresas, la Administración, las formas de comunicación e interacción, el empleo público y más concretamente el colectivo de SITAL (la función pública, la forma de notificar o de facturar…), se ven totalmente afectados. Pero esto no es un problema sino una oportunidad, y en el último caso, una gran oportunidad de reforzar y realzar nuestra importante profesión.
  • Comunicación del colectivo “con el mundo”. Debemos definir una estrategia para una mayor presencia –no tenemos prácticamente ninguna- en los medios y en las redes sociales (RRSS). Objetivo: darnos a conocer como colectivo al “gran público” y apuntalar nuestra imagen como piezas clave en el sistema y garantes de la legalidad. Sin ninguna duda lo somos, pero si la gente no lo sabe, esto nos resta fuerza en nuestros cometidos. Actualmente se habla mucho de transparencia y lucha contra la corrupción. Nosotros llevamos varias décadas luchando prácticamente en solitario contra las ilegalidades en los Ayuntamientos, pero una opinión pública que no nos conocía, y un sistema que nos hace trampas (libres designaciones, sueldos anormalmente bajos o altos que dependen de la autoridad a la que controlamos…) no nos han protegido.
  • Administración electrónica y gobierno abierto. Funciones y rol de los SITAL. Es preocupante que no todos conozcamos figuras como el ENS y el ENI, que afectan totalmente a nuestras funciones. En la administración electrónica los SITAL debemos adoptar un rol directivo, de liderazgo. La administración está cambiando: se lidera el cambio, no el estatismo. Es un error pretender que la nueva administración se adapte a nosotros; somos nosotros los que tenemos que adaptarnos a las novedades. Particularmente relevante es la mencionada cuestión de la firma electrónica en relación a la función de fe pública de los Secretarios y Secretarios-Interventores. En cuanto a transparencia y gobierno abierto: afecta al procedimiento, al archivo, al principio de publicidad, al derecho de participación ciudadana, al derecho de acceso a la información, al servicio público… Dicho claramente: la transparencia es una función de los SITAL, especialmente de los Secretarios. La transparencia es “prima-hermana” de la legalidad: imposible ser legal sin ser transparente, y viceversa (ver alegaciones del Colegio territorial de Valencia a la Ley de transparencia de la CV).

Por último, muy significativo que nuestra querida compañera Pepita (no me gusta lo de ex-compañera; la jubilación no cambia eso), premiada por Espublico (ver La primera interventora de España, premio EsPublico 2014), y que por cierto ya había sido premiada por el Colegio en 2012, realizó un discurso, desde su modestia habitual, que puede ser considerado como todo un alegato de la modernidad, más viniendo de una persona que no es joven en el carnet de identidad (sí, y mucho, en su espíritu), llegando a afirmar que ahora la informática lo facilita todo y un significativo “he nacido demasiado pronto, me gustaría empezar ahora en la profesión“. Por supuesto en este punto quiero agradecer, y aprovecho para hacerlo, a Espublico su colaboración un año más (ver esPúblico colabora en la Asamblea Cosital 2014).

Como documentos de interés del Congreso, adjunto las CONCLUSIONES DE LA MESA “UNA PROFESIÓN EN REDDejo también el dossier y el vídeo oficial del Congreso, y también este otro vídeo en el que nosotros mismos defendemos la modernización de la profesión y la licitación electrónica, y en el que también aparece David Elías. Por último, adjunto igualmente el Comunicado de prensa de COSITAL sobre el problema de la corrupción, partiendo de la premisa de que nadie discute a estas alturas que a mayor grado de implantación de los procedimientos electrónicos menor posibilidad “de trampas”, ni mucho menos el papel esencial de los Secretarios, Interventores y Tesoreros en la defensa de la legalidad y la lucha contra la corrupción. Por un silogismo simple, si la administración electrónica es más legal, transparente y eficiente, somos administración electrónica. O mejor dicho, somos personas, pero estamos casados (profesionalmente) con ella. También es un buen momento, como decíamos, para reivindicar las famosas funciones directivas, porque los procesos de cambio en las organizaciones públicas se deben liderar por los habilitados (¿por quién si no?).

“En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento.  El conocimiento es limitado. La imaginación circunda el mundo” (A. Einstein)

2 Comentarios

  1. “En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado. La imaginación circunda el mundo” Gran mención a Einstein si señor.
    Tal vez el error no este en lo que hacemos, sino, en la forma en la que lo hacemos.

Dejar respuesta