Inmoralidad Bancaria

4

Inmoralidad BancariaNo caben medias tintas. Los bancos están aprovechándose de las circunstancias de la crisis, actuando en su propio beneficio con el dinero de todos, mientras da la espalda a las familias y las empresas que precisan como agua de mayo la financiación imprescindible para sobrevivir. Los ayuntamientos también la están pasando canutas, y no lo tendrán fácil en su ronda de financiación.

Supongo que no todo será lo que parece. Pero, desde luego, lo que vemos nos parece escandaloso e inmoral. A raíz de las tumultuosas reuniones del G-20 celebradas en el otoño de 2008, en los momentos de pánico máximo, entre todos decidimos – y yo me siento partícipe de la decisión – que no debían dejarse caer más instituciones financieras. El descalabro de Lehman Brothers estuvo a punto a llevarnos a todos por delante, y no era plan empujar a la bancarrota a AIG y Bank of America, los siguientes de la lista. Así que todos los países se dispusieron a ayudar a sus bancos. En algunos casos los nacionalizaron por completo, en otros entraron en su capital, avalaron sus refinanciaciones, compraron sus activos tóxicos. Miles de millones de dinero público se dedicaron a sanear el entramado financiero. Hasta ahí, de acuerdo. Pero cometimos por aquel entonces un grave error, y fue el no condicionar esa masiva aportación de fondos públicos a que un porcentaje del mismo fuese a ayudar al sector productivo. ¿Qué ha pasado desde entonces? Pues que las entidades financieras han ido recomponiendo sus balances – de lo cual nos alegramos – y que sus acciones han incrementado espectacularmente su valor en bolsa – lo que nos parece sensacional-. Pero mientras dura su fiesta, siguen sin prestar ni un solo euro a familias y empresas, lo cual nos parece del todo lamentable.

Las condiciones bancarias resultan del todo abusivas. Para una hipoteca nueva, piden 4 puntos sobre el Euribor, con un suelo del 4,5% o el 5%. Aunque el euríbor haya bajado hasta el 1,26%, los ciudadanos no se verán favorecidos por esa reducción. Las entidades financieras, que han incrementado escandalosamente sus márgenes se comen todo el diferencial. Peor aún son los créditos para consumo, donde se llega a pedir hasta el 12,5% de interés y el 16% para los inmigrantes.  

Los bancos tienen barra libre en el BCE. El Banco Central Europeo les proporciona toda la liquidez que desean al 1%. SI el pasado año la cifra tomada por los bancos españoles fue de 33.000 millones de euros, este año ya asciende a 75.000 millones. Las entidades están inundadas de una liquidez baratísima, que emplean – agárrese lector – en comprar deuda pública al 4%. El negocio es redondo. Para el Estado, que coloca con facilidad todas sus emisiones, y para los bancos, que obtienen pingües beneficios sin riesgo alguno. ¿Para qué van a prestar dinero a esos pobres de las PYMES o de las familias si pueden ganar más con la garantía pública? Los datos son abrumadores. Los préstamos a las familias y a las empresas están congelados, mientras que la financiación al sector público estatal crece casi un 40%.  Y toda la sociedad en silencio, sin protestar ante esta manifiesta desvergüenza.

  Y eso sin entrar en el espinoso asunto de las bonificaciones y blindajes de contratos, porque no deseamos irritarnos en demasía. Los bancos se están aprovechando de nosotros. Alguien debe decirlo en voz alta y rotunda.

Compartir
Artículo anteriorDebate Preocupante en Bruselas
Artículo siguienteASITEZOPERIZAPIR (o algo así)
Manuel Pimentel Siles es Licenciado en Derecho y Diplomado en Alta Dirección de Empresas además de ingeniero agrónomo. Fue Diputado en el Parlamento Andaluz, Secretario de Estado y Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales.

4 Comentarios

  1. 1) Los Bancos no se dedican a la caridad, sino a ganar dinero, pero no solo ellos.

    2) Los Bancos prestan su dinero a quien quieren y al interés que quieren y pueden, pero esto es un asunto de dos.

    3) Los Bancos buscan la mayor rentabilidad para su dinero, pero no son
    los únicos que hacen eso.

    4)Los gobernantes se han puesto en manos de la Banca, porque los sostiene financieramente.

    5) Los gobernantes sostienen a la Banca cuando tiene «problemas», porque se juegan mucho en ello.

    6) Los gobernantes cuando tiene «problemas» la Banca, la inyectan dinero que no es suyo, para que «sobreviva» ella y «sobrevivan» ellos.

    Hasta aquí me parece que todos estaremos más o menos de acuerdo. La cuestión interesante ahora, es saber por qué los gobernantes cometieron el «grave error» al que se refiere Manuel Pimentel, de no condicionar las gigantescas ayudas que daban a los Bancos; después de haber una muy amplia coincidencia entre los «expertos», en que el orígen de la crísis ha estado en una falta de control sobre las actividades de las instituciones financieras.
    Y yo me pregunto para terminar, si sería muy descabellado pensar que la respuesta para esa cuestión, haya que buscarla en el estrecho maridaje que une a la Banca con quien gobierna y que les conduce a tratarse ambos con toda clase de mimos, regalos y detalles para mayor gloria de su «amor», aunque se pudran los terceros, que se quejan pero también meten su dinero en la Banca y hasta votan a los Gobiernos, en busca del máximo dinero.

  2. Pero no se puede emitir deuda eternamente, ni inyectar liquidez por mucho más tiempo. Esto es un círculo vicioso que terminará explotando más pronto que tarde.

  3. Creo que el error no sólo ha sido la falta de exigencia de compromiso en el uso «social» del dinero inyectado, sino que también ha faltado el concepto de préstamo, tan claro en la naturaleza bancaria.
    Si les damos dinero (o sea, el Estado, nosotros, les compramos activos tóxicos cuyo valor es menor que el coste de la transferencia del dinero, según tablas de comisiones de cualquier banco) habría que haberlo condicionado a que devolvieran al menos parte con los beneficios que están obteniendo, no? Por no entrar en lo de las bonificaciones aludidas por el Sr. Ministro.
    Pero claro, imagino que eso sería inaceptable para la banca, y enseguida se cayó de la lista de condiciones, breve lista, opino.

  4. Unas de las medidas con carácter urgente que tendría que aplicar el Gobierno actual seria para los Desempleados que han agotado sus prestaciones darles la oportunidad de trabajar dentro del Sector Publico como Funcionarios cobrando una subvención hasta que encuentren una Oferta de empleo que se ajuste a su experiencia y perfil profesional. Para el Gobierno seria una mano de obra barata que podría ser muy productiva en lugar de dejarlos abandonados a su suerte ya que no se si ZP y amigos de la Oposición se dan cuenta que desatender ese colectivo de afectados por la Crisis podría ser un arma de doble filo. Esa actitud lo único que puede provocar es que esa bomba de relojería estalle mucho antes de lo previsto con unas consecuencias imprevisibles los tiempos de ahora no son los de antes. Creo que esa medida seria mucho más fructífera para todos en lugar de regalar 400 míseros Euros a fondo perdido sin objetivo alguno. En relación con los que están recibiendo el desempleo se les podría ofrecer ayudas como transporte público gratuito, subvenciones para los gastos escolares, suministro eléctrico, agua, alquiler, hipotecas, etc

Dejar respuesta