La Buena Gobernanza Local y la Participación de la Sociedad Civil en los Asuntos Públicos

1

La Buena Gobernanza Local y la Participación de la Sociedad Civil en los Asuntos PúblicosEn la actualidad el concepto de gobernanza, y por extensión el de buena gobernanza, viene a constituirse como una exigencia obligada de renovación en el estilo de gobierno, en este caso de las Administraciones locales, por cuanto que es una necesidad insoslayable que se modifique la práctica de gobierno, por no responder en la actualidad ni a las demandas de los ciudadanos ni a las exigencias de eficacia y de eficiencia, teniendo obligadamente que  desarrollar una actuación de superación del gap en que están situadas con respecto al resto de la sociedad, a los efectos de que se legitime su actuación y se podría decir su existencia, pues de otro modo se puede entender a las Administraciones locales como un sistema de privilegios desconectado con la realidad y con las aspiraciones de una ciudadanía que no puede admitir que con sus recursos se sostenga una estructura que consagra una situación de ineficacia y de trato privilegiado con respecto al resto de los trabajadores y empleados, siendo paradigma de esa paulatina deslegitimación el incremento, continuado y persistente en el tiempo, del fenómeno de la privatización de funciones públicas y la asunción del ejercicio de servicios públicos por empresas privadas.

De esta situación es consciente el Consejo de Europa que a tal fin ha establecido los principios que integran y constituyen la buena gobernanza local y desarrollado una estrategia para su implantación.
Antes de exponer los principios que deben integrarse en la buena gobernanza local, es necesario precisar el concepto de buena gobernanza y en tal sentido se puede definir como el buen gobierno que responde a las expectativas y necesidades de los ciudadanos, y que se concreta en que se ejerza responsablemente la autoridad pública y que se ofrezcan servicios de calidad.

Esas exigencias  afectan a todas  las Administraciones públicas, pero se manifiestan de una manera más explícita en las Administraciones locales y por eso el Consejo de Europa afirma que la buen gobernanza goza de una importancia fundamental a nivel local, ya que las entidades locales son las que están más próximas a los ciudadanos y son las que aseguran los servicios básicos y es por lo tanto en es este nivel en el que los ciudadanos puedan sentir que forman parte de la acción pública y por lo tanto donde las practicas y actuaciones de participación ciudadana  son mas exigibles y donde pueden tener unas consecuencias y resultados más tangibles y por lo tanto mas evaluables.

Los doce principios que concretan la buena gobernanza local según el Consejo de Europa  son los siguientes:

1) Elecciones regulares y una representación y participación justas, para así garantizar que todos los ciudadanos dispongan de una posibilidad real que les permita expresarse sobre la gestión del buen gobierno local.
2) La receptividad para garantizar que las respuestas aportadas por las entidades locales se adaptan a las expectativas legítimas y a las necesidades de los ciudadanos.
3) La eficacia y la eficiencia, para asegurar el cumplimiento de los objetivos a través de un uso optimo de los recursos.
4) La apertura y transparencia, para garantizar al publico un acceso libre a la información y facilitar la comprensión de la gestión de los asuntos públicos
5) El estado de derecho para garantizar la equidad, imparcialidad y la previsibilidad-
6) Un comportamiento ético, para garantizar que el interés público se sitúe por encima de los intereses privados
7) Las  competencias y las capacidades, para garantizar que los representantes y responsables locales están en condiciones de cumplir sus misiones.
8) La innovación y la apertura de espíritu frente al cambio, para garantizar que las nuevas soluciones y las buenas prácticas derivan en mejoras.
9) La durabilidad y orientación a largo plazo, con el fin de que se tengan en cuenta los intereses de las generaciones futuras.
10)  Una gestión financiera sana, para garantizar un uso prudente y productivo de los fondos públicos.
11) Los  derechos humanos, la diversidad cultural y la cohesión social, para garantizar la protección y el respeto de todos los ciudadanos y prevenir la discriminación y la exclusión.
12)  La obligación de rendir cuentas, para garantizar que los representantes y los políticos locales asumen sus responsabilidades y son responsables de sus propios actos.

Esos principios son desarrollados mediante recomendaciones y mandatos de actuación, siendo los relativos a la participación ciudadana los siguientes:

En principio todos los hombres y mujeres tienen derecho a ser oídos durante la toma de decisiones, bien de forma directa o por medio de órganos legítimos que representen sus intereses, debiéndose asentarse esa participación en las libertades de expresión, de reunión y de asociación y en cuanto a la toma de decisiones, se llevara a cabo en función de la voluntad de la mayoría de los ciudadanos y siempre dentro del respeto de los derechos e intereses legítimos de la minoría, realizándose esfuerzos para intentar conciliar diferentes intereses legítimos afín de conseguir un amplio consenso sobre lo que es de interés para el conjunto de la comunidad.

Junto a lo anterior hay que incrementar la receptividad  a las propuestas ciudadanas de modo que los objetivos, reglas, estructuras y procedimientos se adaptaran a las expectativas legitimas y a las necesidades de los ciudadanos, y al mismo tiempo los servicios públicos estarán asegurados y se deberá dar respuesta a las peticiones y quejas de los ciudadanos dentro de un plazo razonable.

Añadiéndose que con respecto a la apertura y la transparencia en cuanto a la gestión pública será necesario que los ciudadanos sean informados de las decisiones tomadas, de la aplicación de políticas y de los resultados obtenidos, de manera que estos puedan seguir los trabajos de las entidades locales y puedan contribuir en ellas.

Con respecto al incremento de la cohesión social y referida a los inmigrantes y la diversidad cultural que representan, se combatirá la discriminación sea del tipo que sea, y realizando los esfuerzos necesarios para permitir que estos ciudadanos tengan un papel importante en la comunidad en la que se integren y no se sientan excluidos.

Al respecto de todo lo anterior y constatando que con respecto a la participación ciudadana a veces se produce una disminución de la misma y una menor participación en las elecciones locales, apareciendo al mismo tiempo nuevas modalidades de participación mediante la utilización de las nuevas tecnologías, se propone por el Consejo de Europa reflexionar sobre la aplicación de dichos instrumentos de participación, en cuanto que pueden facilitar el incremento de la misma y específicamente con respecto al voto electrónico.

Siguiendo a ROBERTO FASINO, Jefe de Division-Direccion General de la Democracia y de Asuntos Políticos del Consejo de Europa en su intervención en las XIi Jornadas sobre Temas Contemporáneos de Gobierno y Administración  Local en España, celebradas durante los días 13 y 13 de Octubre de 2008, partiendo de los objetivos del Consejo de Europa de garantizar los derechos humanos y las libertades fundamentales, promover la democracia pluralista y reforzar la preeminencia del Derecho, la buena gobernanza local es un elemento imprescindible, en cuanto que en este nivel los ciudadanos pueden medir más fácilmente su influencia en la gestión pública y en la toma de decisiones y por eso es por lo que la estrategia para la innovación y la buena gobernanza en el nivel local tiene como uno de sus objetivos clave el reconocimiento firme de que los ciudadanos se encuentran en el centro de las instituciones y procesos democráticos.

En cuanto a la fundamentación y razón última de la necesidad de la puesta en acción de la mencionada estrategia, Roberto Fasino la establece partiendo del hecho de que la buena gobernanza es esencial para conseguir el progreso económico y social y la estabilidad democrática, y dar realmente vigencia a los valores de la democracia, de los derechos humanos y del Estado de Derecho y para plasmar esos valores se requieren unos gobiernos receptivos y responsables, que los representantes electos y funcionarios actúen plenamente y únicamente para el  fomento del bien público y una amplia participación de la sociedad civil en los asuntos públicos.

1 Comentario

  1. Todo esto es una maravillosa declaración de principios por los que los ciudadanos hace mucho que peleamos. Pero no serviran de nada, al igual que otras muchas leyes y recomendaciones, mientras que las votaciones en los municipios se hagan a tra´ves de los partidos y no a las personas. Proque los partidos pueden poner en cabeza de lista a personaas no conocidas que resulten ser un fiasco. pero que una vez acedido al poder, crea por los medios que tiene a su alcance camarilla que le defiende, tapa y apoya. El ciudadano de a pie de momento para defenderse de una mala administración pública en un pueblito, lo tiene muy, pero que muy dificil.Y además debe ser muy listo. El punto 7 en particular debería quedar clarísimo. Pues si en un ayuntamiento Sabe y tiene cierta preparación uno, y no es buena persona, y los demás no saben ni tienen preparación…
    Por otro lado para que el ciudadano participe el lenguaje administrativo debe ser más inteligible al primer golpe de lectura que el actúal. y los documentos modelos que se encuentren en los mostradores deben desarrollar un lenguaje de respeto y una redación que quede claro que es la administración la que está al servicio del ciudadano y no al revés. Es decir lo que pueden o no pueden hacer los alcades con respecto de sus concejales y ciudadanos, debe estar más clarificados a los ojos de sus ciudadanos( porque sino se convierten en tiranos) Y puesto que en los pueblos estamos vecinos de todas las ideologias, las comisiones de gobierno o de otro tipo deberían estar compuestas por un representante de cada ideologia, porque de otro modo toda la gobernanaza se vuelve oscura y opaca a los ojos del vecino. Y hablo por la experiencia de lo que sucede en mi localidad Belvís de Monroy.

Dejar respuesta