Los Ayuntamientos y la Ineficacia Recaudatoria

5

Los Ayuntamientos y la Ineficacia Recaudatoria

Ayer salió publicado en la sección de economía del Heraldo que los ayuntamientos pierden uno de cada diez euros por su ineficacia recaudatoria y que además maquillan sus cuentas para ocultar lo ajustado de su liquidez financiera, según Hacienda y La Caixa.

Como afirma este medio de comunicación, las Administraciones Locales no solamente generan nuevas necesidades de gasto por servicios que, en teoría, no son propios de ellos sino de las Comunidades Autónomas; sino que además tienen el enemigo en casa, en forma de "ineficacia recaudatoria".

Bajo esta singular definición se esconde un dato revelador, que se pondrá encima de la mesa cuando el Estado negocie el nuevo modelo de financiación: los ayuntamientos, por falta de diligencia, pierden uno de cada diez euros de los ingresos fiscales a los que tendrían derecho.

Tal y como establece esta noticia no es que el ritmo de entrada de recursos sea malo; más bien al contrario pues en 2005, último año del que se conocen cifras oficiales, las entidades locales y diputaciones provinciales mejoraron aquellos en un 12,7%, hasta alcanzar los 13.361,7 millones de euros (de los que aún les restan por recibir este año 823,5 millones, una vez descontadas las entregas mensuales a cuenta y el anticipo ya obtenido). Teniendo en cuenta los ejercicios anteriores (en concreto, desde 2002), ese incremento se duplica hasta superar el 25%.

La mayor parte del problema viene de la forma en que se obtienen los ingresos y se gestionan después. Según un informe elaborado por el Instituto de Estudios Fiscales, dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda, la mayor parte de los momentos de dificultad financiera en el ámbito municipal provienen de las "tensiones de liquidez". En los pagos, las corporaciones locales sólo abonan el 83% de las obligaciones que reconocen, mientras que materializan únicamente el 76% de las compras de bienes y servicios previstas, de manera que uno de cada cuatro quedan sin poder adquirirse por falta de fondos.

Sin embargo lo más llamativo es que "ninguno de los capítulos de ingresos propios (impuestos y tasas) alcanza un índice de recaudación superior al 88% de los derechos a percibir", se afirma. Este problema, añaden, es "especialmente relevante" en los impuestos que gravan el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana, pero también en las tasas y precios públicos.

Por otra parte un informe del Servicio de Estudios de La Caixa, añade que las dotaciones de saldos de dudoso cobro que hacen las corporaciones locales es "claramente reducida" en comparación con los derechos a percibir. La conclusión que extraen de ellos es que, gracias a este maquillaje contable, reflejan (a través de la cifras de tesorería) "una situación de liquidez mejor de la que realmente atraviesan", lo que a su vez facilita su endeudamiento financiero.

5 Comentarios

  1. Hace unos meses coincidí con Carlos Pérez Anadón, Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Zaragoza. Le comenté la problemática económica de los municipios: tienen el famoso problema de la financiación debido a que asumen muchas tareas que no le son propias, pero que por la agilidad que tienen, sólo ellos pueden asumir. Durante el año pasado se ha estado elaborando el Libro Blanco para la Administración Local, que habría de desembocar en una nueva Ley de Bases de Régimen Local. Le pregunté si ese nuevo proyecto solventaría ese problema financiero. Al menos, desde la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) así se está viendo. Pero, después de explicarme que la financiación por esos asuntos impropios proviene desde la transición, que lo ha vivido, me sorprendió malamente al no creer que esa nueva Ley los vaya a solventar. Entonces, ¿la financiación de los Ayuntamientos es un mal endémico sin remedio?

  2. Tres notas sobre vuestros comentarios:
    – ¿No es un problema el exceso de garantismo? Ello puede dificultar la actuaciòn municipal frente al cobro de deudas. NO digo que haya que eliminar las garantías, sólo digo que quizás se podrían agilizar o reducir, estableciendo por otra parte un sistema judicial rápido, barato y accesible (una justicia cara, complicada y que se demora, no es justicia)
    – Sentado que en todas partes existe un presupuesto, ¿quién puede hacer un plan serio de tesorería? o lo que es lo mismo planificar la temporalización de ingresos-gastos para no dejar la caja con telarañas en ningún momento? Esos planes requerirían tiempo y especialistas y en la mayoría de los casos creo que los hacemos sólo de modo intuitivo.
    – Estoy de acuerdo con que los Ayuntamientos asumen muchos más servicios que los mínimos obligatorios. Desgraciadamente hay qeu asumir que, o no se prestan o son un gasto más. Lo que ocurre es que cuando se empieza a prestar un servicio ya no puedes dejar de hacerlo en lo sucesivo. O sea, en palabras llanas, «te lo comes con patatas».

  3. Leo en la web de la FEMP: El Vicepresidente del Gobierno y Ministro de Economía, Pedro Solbes, ha ratificado la intención del Gobierno de abordar la reforma de la financiación local a la vez que la financiación autonómica. También ha avanzado que la reforma debe centrarse en tres líneas de trabajo: mejora del espacio fiscal, la participación en los Tributos del Estado y en los de las Comunidades Autónomas
    [url]http://www.femp.es/index.php/femp/noticias/haciendas_locales/solbes_ratifica_que_la_reforma_de_la_financiaci_n_local_y_auton_mica_se_har_n_a_la_vez[/url]

  4. Yo pienso que muchos de los servicios que se prestan por nuestros municipios y hago especial referencia a aqueloos que se encuentran en expansion, son servicios demandados por el ciudadano y que los Ayuntamientos no viene obligados a prestar, por ejemplo: becas por libros en edades escolares obligatorias , Escuelas de Música , actividades extraescolares , que proporcionan todas y cada una de ellas muchos votos, a aquellos que las prestan, pero que causan importantes problemas en las arcas municipales.

    Como dichos servicios ni siguiera son regulados de forma seria por los politicos que los ponen en marcha, a pesar de que en unos casos se señalan las sugerencias oportunas icluidas en nuestros informes e incluso de las advertencias de ilegalidad que se señalan en otros.

    La bola de nieve se va agrandando de tal manera que ahoras estamos en donde estamos.

    Otro lastre que venimos susfriendo es la carga de las famosas dedicaciones exclusisvas de los politicos profesionaloizados y en el mayor de los casos mal preparados.

    Así ya puede la FEMP o quien sea en idear nuevas ideas que otros vendran que se las fastidiaran

Dejar respuesta