¿Nucleares) Sí, gracias

6

¿Nucleares) Sí, graciasEstos días estamos asistiendo a una curiosa polémica. El Ayuntamiento de Yebra, en Guadalajara, ha decidido presentar su candidatura, no a ser Pueblo europeo de la Cultura y a ser Sede Olímpica del Mus. Su candidatura se refiere a que han mostrado su parecer favorable a ser el cementerio nuclear hispano. Dicen que al Estado le corre mucha prisa solucionar el asunto, ya que ahora mismo enviamos nuestros residuos nucleares a Francia, la cual nos cobra 50.000 € ¡diarios! Estos gabachos dicho sea con todos los respectos y en una afán meramente jocoso, no tienen un pelo de tonto. Se comen el marrón pero lo cobran como Dios manda. Aunque no sé qué seguirán haciendo dentro de mil años, cuando aun los residuos estén activos. Supongo que piensan que parta entonces, todos calvos.

Ayer tuvieron un Pleno en el que decidieron por cinco votos a favor, del PP y dos en contra, del PSOE, solicitar al Ministerio de Industria su candidatura. ¿A cambio de qué? Naturalmente, de dinero. Parece que al Ayuntamiento que  le caiga esta cruz voluntaria o que le toque esta primitiva, le va a suponer (si he oído bien) un montante de 8.000.000 euros anuales. No está mal para un pueblo de 600 habitantes con –supongo- muy escasos recursos. Puede que su presupuesto pase de 600.000 € a 8.600.000 €. Tocan a más de 14.000 € de ingreso municipal  por habitante. Sin duda los yebrenses  o yebranos (o como sea su gentilicio) se han planteado el tema y han visto que los pueblos con nucleares son ricos y, hartos de ser más pobres que un maestro de posguerra,  le han echado sentido común y se han dicho que si total alguien se tiene que “sacrificar” pues por qué no ellos mismos. Porque se da el caso de que Zorita está a 12 km y en este momento tienen los residuos al aire libre.  Y de toda la vida se ha llevado unas jugosas compensaciones económicas, supongo. O sea, ahora mismo tienen todos los posibles perjuicios nucleares pero no ven ni un duro. Así vistas las cosas, el Alcalde tiene sentido común. Dinero y puestos de trabajo. Y si hay perjuicios sanitarios, en realidad los iban probablemente a tener igual, así que por los menos, aplican eso de toma el dinero y corre. Es como los subsaharianos que arriesgan la vida para meterse en una patera y llegar a Europa. Están tan mal en sus países y tienen tan poco futuro que piensan que merece la pena el riesgo. Es la política denominada de perdidos al río.

Lo cual no obvia que el pueblo se ha quedado totalmente dividido y que han tenido que ir los antidisturbios para que no pase la cosa a mayores. El Ministerio de Industria ha actuado inteligentemente. En vez de imponer el cementerio nuclear, cosa que podría hacer, ha solicitado candidaturas. Siempre hay alguien dispuesto. Se evita un problema social. La moraleja está clara. Volvemos al recidivante y endémico problema. Los Ayuntamientos demandan recursos y cada cual los busca como puede. Estoy seguro de que si Yebra tuviese muchos fondos, de cementerio, nada. Mientras tanto, los partidos siguen con su esquizofrénico comportamiento. El PP del pueblo dice sí. El PP de Castila La Mancha dice que no y que como no se porten los echan del partido. El Presidente de Castila La Mancha dice no al cementerio. Y el Ministro, del mismo partido, dice sí, que algo hay que hacer con la porquería nuclear. Eso se llama idearios de partido, solidaridad. Energía sí, pero que los perjuicios se los trague otro. La Europa desarrollada se llena cada vez más de centrales nucleares y nosotros decimos no, pagando la moratoria nuclear en nuestros recibos de la luz y subvencionando a las centrales eólicas y fotovoltaicas a precio de oro. Y también, mientras tanto, pagamos la energía a Francia (que casi toda la que produce es nuclear), la cual nos la envía a través de las autopistas eléctricas transpirenaicas de las que los de la montaña están contentísimos…. Dejan un paisaje ideal. Estamos en un mundo global y si una central francesa tuviese problemas ¿no nos llegaría ninguna nube tóxica al Norte de España?  Todo, pura demagogia electoral de lo políticamente correcto. Pues eso. Toma el dinero y corre.

Compartir
Artículo anteriorLa paradoja sobre el empadronamiento de extranjeros y su origen
Artículo siguientePero ¿qué creen que es un Municipio?
Ignacio Pérez Sarrión es Licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia en el año 1980 y Funcionario con Habilitación de carácter Estatal, perteneciente a las subescales de Secretaría-Intervención y Secretaría de Categoría Superior. Actualmente ejerce en el Ayuntamiento de Torres de Berrellén (Zaragoza).

6 Comentarios

  1. ¿No sería mejor una reducción a fondo del consumo energético y de la dependencia enérgetica, con una apuesta radical por fuentes autóctonas de otro tipo (solar, eólica, biomasa, biocombustibles, etc.), en la línea de lo que hacen países como Brasil?

    La energía nuclear es mucho más ecológica de lo que parece y la radioactividad ha estado presente en la Tierra desde sus orígenes. La energía nuclear no es que sea mala en si misma para el hombre, de hecho convive con ella sin problemas desde tiempo inmemorial; sin duda tiene peligros cuando se usa mal la tecnología, como pasó en la URSS o en EEUU, pero los accidentes son escasos en número. Sin embargo, la gestión de los residuos nucleares todavía no está bien resuelta y por ello se impone el principio ambiental de precaución o cautela, en vez de asumir riesgos que pueden caer en otros o en todos; jugando a la lotería con el dinero público y haciendo rico a cualquier municipio que dé un paso al frente y diga: «yo sí quiero.»

  2. El debate pretendía enfocarlo hacia estos dos aspectos:

    1) la insuficiencia financiera local. En realidad tanto Yebra como ahora Ascó lo que quieren es dinero para las arcas municipales y trabajo para sus vecinos. Quieren futuro y no necesariamente una nuclear o un cementerio de residuos supone enterrar una zona.

    2) La absoluta insolidaridad ibérica. Todos queremos energía, luz y calefacción pero nadie queremos nucleares (radiación, posibles accidentes). Tampoco hidroeléctricas (impactos paisajísticos, faunísticos, incluso traslado de poblaciones). Tampoco térmicas (contaminación). Incluso ni parques eólicos en ocasiones (impacto sobre aves migratorias). Y la fotovoltaica no da de sí para la demanda. Ascó posiblemente diga sí. Montilla y ERC dicen no. Yebra (PP) dice sí. Barreda (PSOE) y el PP dicen no. La pregunta es: ¿verdaderamente a toda esta gente le interesa el medio ambiente o más bien ven claramente que no es muy popular lo de las nucleares?

    No me creo para nafda que les interesa el medio ambiente. Irían al trabajo en bicicleta y no en Audi A8 o Mercedes.

    Mientras no haya energías absolutamente limpias y viables, la única solución es emplear las menos contaminantes y peligrosas, asumiendo la que menos perjuicios puedan causar. Y por supuesto, reducir el consumo, aunque esto es más utópico que real.

    Como dice Forges. País.

  3. a) En España sí que hay ya energías limpias y viables, pero pedir que lo sean absolutamente, me parece demasiado. No solamente las hay funcionando a pleno rendimiento y crecimiento, sino que España está entre los lideres mundiales en energía solar y eólica y además está sirviendo de ejemplo para países como EEUU, Alemania e Inglaterra, los cuales están muy interesados en seguir la senda española, en este caso.
    Nadie se hubiera creído hace unos años que la energía eólica tuviera capacidad potencial para satisfacer la demanda eléctrica ordinaria de la población española y sin embargo, ayer mismo se lo escuché decir a un técnico en la materia.

    b)Las energías menos contaminantes y peligrosas que tenemos ahora son las renovables y por ellas hay que apostar. En cuanto a las quejas, siempre las habrá (fundadas o no), porque todo puede tener algún inconveniente para alguien que habrá de ser sacrificado en interés común; pero las habrá tanto si se hace una cosa como si se hace la contraria y también si no se hace nada.

    c) La reducción del consumo energético no tiene nada de utópica, sino que ya se está produciendo en España, simplemente por la crísis económica, con independencia de las medidas que políticamente se quieran adoptar o no, lo cual es un asunto de voluntad y la voluntad es algo real, en la medida en que podemos ver sus efectos en la práctica.

    d)No soy ingeniero ni tengo información a mano, pero la cuestión de los residuos nucleares, me parece recordar que no viene planteada tanto por el volumen o la ubicación de los mismos, como por la peligrosidad derivada de su persistencia activa en el tiempo con riesgos de fuga; y de eso no nos dice nada JL, aunque supongo que nos lo aclarará para la seguridad de todos.

  4. Ya no se trata de renunciar a la nuclear o no. De hecho no se están construyendo y se pararon dos (que por cierto seguimos pagando los españoles pedestres). Pero el hecho es que hay porquería radioactiva y algo hay que hacer con ella, con la que hay ahora.

    Y ya son dos los candidatos, apasionante asunto. Ascó ha dicho sí. 7 votos a favor. Dos en contra.
    Montilla ha dicho que no, que ni hablar, que se va a oponer, que eso es algo supramunicipal, que qué es eso de que sólo trate Ayuntamiento

  5. Parece que han comenzado los codazos por hacerse sitio en la línea de salida. Comienzan a surgir candidatos como setas. Lógico. Si un día «peta» el negocio nuclear ¿hasta dónde llegarían sus efectos?…
    Pues ya que corremos el riesgo, por lo menos que nos paguen por ello. Es de pura sensatez. Y si un día -Dios no lo permita- nos hermanamos con Chernobil, pues ¡»que nos quiten lo bailao»!

Dejar respuesta