Recibo en el mail esta mañana uno de los avisos que envía desde hace un tiempo el Colegio de Secretarios para la cobertura de vacante de una Agrupación Secretarial en la  Provincia de Teruel. Se trata de un método usado para que los habilitados nacionales (FHN)  puedan solicitar las plazas mediante nombramiento provisional o bien en comisión de servicios y si en un breve plazo no lo solicita nadie, se cubre a través de las bolsas de interinos.

Y bien, en estos momentos en que se reivindica poder seguir viviendo en lo que queda de la España  Vacía –ahora la llaman España Vaciada-, aparece el anuncio parta la cobertura de la Agrupación Secretarial (Secretaría-Intervención) de la Hoz de la Vieja, Cortes de Aragón, Maicas y Josa que aparece en el BOP-Te de 28/03/2019.

Teruel, territorio lapón… ¿quién te quiere…? Veamos, datos INE 2018:

La Hoz de la Vieja   85 habitantes

Cortes de Aragón    61 habitantes

Maicas                       27 habitantes

Josa                           34 habitantes

Total habitantes de los 4 municipios: 207 habitantes. 100 km a la capital. 1,15 horas de viaje por una carretera traicionera.

Si tomamos datos generales provinciales, la media de edad de la Provincia (https://www.diariodeteruel.es/noticia.asp?notid=1005147&secid=1 ) se sitúa en los 46,4 años, que en los pueblos con menos de 101 habitantes se eleva a los 56. De los 236 municipios con que cuenta la provincia, 95 (el 40,25% del total) tienen menos de 100 habitantes, que suman el 4% de la población. Si a estos 95 se les suma los 101 que tienen menos más de 100 pero menos de 500, resulta que el 83,05% de los pueblos turolenses tienen medio millar de vecinos.

Ya hemos hablado en este mismo blog en alguna ocasión del problema des-poblacional (https://www.administracionpublica.com/esto-se-hunde/). Existe una densidad de población inferior a la de Laponia. Densidad de 0,98 habitantes por kilómetros cuadrado. Números similares a los de Siberia.

A partir de aquí, las preguntas. ¿Es viable mantener estructuras municipales en estos municipios teniendo en cuenta las obligaciones y potestades que tienen los Ayuntamientos?¿Hay retorno? Ambas preguntas se responden simple y llanamente con un rotundo NO.

Pero la idea que me ha venido a la cabeza al ver la convocatoria es: ¿qué esforzado habilitado nacional  kamikaze, héroe de la ruta como si fuese un corredor del Tour se puede atrever a ir a prestar servicios a una Agrupación de esas características? Sólo pensarlo me produce ardor de estómago. No porque los pueblos y sus habitantes no se merezcan disponer de todos los servicios, sino por pensar en cómo narices un Secretario-Interventor-Tesorero puede desempeñar las funciones propias de la Secretaría, la Intervención y la Tesorería con la hiperplásica normativa estatal, autonómica y europea en cuatro pueblos a la vez sin ninguna ayuda. En cómo se las puede apañar para elaborar 4 presupuestos, 4 contabilidades, 4 liquidaciones, cómo educa a quien toma decisiones,  reuniones de comisiones de cuentas, plenos, padrón de habitantes, elaboración de ordenanzas, contrataciones de obras, aplicación de normativa de protección de datos, transparencia, en fin, chiquicientas mil normas y puntillas que obligan lo mismo al Ayuntamiento de Madrid que al de Maicas. Ya no quiero ni pensar si en estos pueblos hay algún iluminado – que haberlos haylos,  seguro-  que le da por solicitar información en plan te vas a enterar sobre lo que sea en uso de sus derechos.

¿Y cuánto se le paga a este/a caballero/dama FHN que va desfaciendo entuertos por los yermos campos abandonados? Pues con toda probabilidad y salvo que haya ingresos extraordinarios debido a embalses, minas etc, una miseria miserable. Así que es obvio, ningún FHN va a ir o si va, durará nada y menos, y tendrá que ser cubierta la plaza por un interino. Más le vale a éste ir con ilusión y no ser propenso a caer en estados depresivos.

Vivimos en el país de nunca jamás. Un país de hadas. Se dice una cosa y se hace otra, no hay solución. Realmente nunca se ha querido afrontar el problema: o bien desaparecen esos municipios como organización que ejerce potestades públicas, respetando su personalidad, sus fiestas, su identidad, o bien por el Gobierno de Aragón o la Diputación se dota de medios a los ayuntamientos. Que sean éstos los que paguen a los FHN es y seguirá siendo una aberración; gestión, fe pública, asesoramiento y fiscalización diez en uno por cuatro chavos. Es ya imprescindible que si el Gobierno de Aragón (obviamente trasládese a otras CCAA como Castilla y León) no se atreve a hacer desaparecer a esos municipios, los dote económicamente, empezando porque las funciones públicas necesarias del FHN se presten efectivamente por profesionales y que éstos reciban salarios dignos y se contengan las presiones de los munícipes que acaban diciendo frases como “no haces más que poner pegas”, “esa obra la tiene que hacer el Tío Perico que es del pueblo”,   “piensas más en la ley que en los vecinos”. Cobrar mínimos dignos, pagados directamente al FHN por el Gobierno de Aragón. O por la Diputación. La preparación profesional exige estudio y el control interno exige además, libertad, un concepto que existe de una forma muy vaga. Un reparo… ¿qué, cómo dice?

¿El médico de estos pueblos cobra menos que el médico de una población de 3000 habitantes? Creo que no. Ni el Juez de Instrucción de Calamocha cobra menos que el Juez de Instrucción de Leganés. Pues eso. Recordemos que en la Reconquista los reyes otorgaban fueros y privilegios a aquellas personas que quisieran repoblar  los territorios recuperados. Sí, está todo inventado, sólo hace falta ser un pelín valientes: hacer desaparecer a esos municipios o dotarles de medios. No hay otra.

7 Comentarios

  1. Excelente artículo, esta situación la vemos muchos en nuestras diferentes posiciones en la Administración, la clave es lo que bien señalas en el artículo: “Vivimos en el país de nunca jamás. Un país de hadas. Se dice una cosa y se hace otra”, creo que hay que seguir alzando voces para que por lo menos se señale cuál es la realidad y algún día estas realidades lleguen a la Agenda Pública. Hablar de la España vacía/vaciada se ha convertido en una moda, analizar el funcionamiento y lógica si la tiene de las Administraciones Locales, más de 8000, sigue sin estar de moda.

  2. Toda la razón del mundo. Todo evoluciona excepto esta profesión, en la que cada vez se acumula más trabajo y responsabilidad sin poner medios para nada y originando una ansiedad y carga mental en el habilitado que es para deprimirse. Cada vez que veo publicarse agrupaciones solicitando algún habilitado para cubrirlas…es que no hay vergüenza. O no se saben (desde Administración Local) las condiciones y medios de trabajo de que disponen muchos pequeños municipios…o no lo quieren saber. Penoso, vamos.

  3. Cuanta razòn,en Leon ocurre otro tanto cientos de pueblos con menos de 1000 habitantes con alcaldes que son populistas y se creen los dueños de los Ayunatmientos…

  4. Comparto plenamente el análisis y la opinión aquí reflejadas.
    Pero la pregunta es: ¿lee esto alguien con capacidad para resolver el problema?.
    Y otra: ¿Qué partido político dice algo de esto en sus programas electorales?; ¿realmente importa (de verdad) a algún responsable eso de la “España vaciada” máas allá de las frases políticamente correctas?
    Desgraciadamente, opino, los pueblos seguirán despoblándose y España seguirá siendo vaciada…

  5. La verdad es que resulta bastante duro que, después de tragar un montón de temas y unas oposiciones del A1, haya compañeros que cobran 1800 euros, y que haya casos que pueda ganar más que nosotros un administrativo con bastante menos responsabilidad.
    Estos pueblos parece que están condenados a no tener habilitados nacionales nunca jamás.

  6. Comparto todo el análisis de la situación que se hace en este artículo. Yo mismo habito y trabajo como habilitado en una agrupación de dos municipios, siendo mi situación desesperante y mentalmente erosiva.

    Solo el hecho de ir cada día a un ayuntamiento (con el constante cambio de chip que supone) y encontrarme cada mañana la mesa llena de asuntos por resolver es deprimente. Y a eso hay que sumarle intentar cumplir mínimamente la normativa, erradicar prácticas irregulares, aguantar a políticos empoderados y tratar de motivar al resto de funcionariado para conseguir cumplir alguno de tus propósitos.

    No sé si es sólo una suposición mia o estaré en lo cierto, pero creo que el funcionamiento de esta administración está basada en la precariedad y el conformismo. Los políticos prefieren que las cosas sigan así mientras el coste sea el mínimo posible. Mientras no explote… seguiremos utilizando los recursos para otras cosas más vistosas.

    Por eso, espero que en las próximas elecciones triunfe alguna opción que incorpore la idea de fusionar de manera decidida este tipo de municipios y su organización, de reestructurar esta planta local sin sentido y dignificar a todas aquellas personas que viven y trabajan en el mundo rural.

    ¡Gracias por el artículo!

  7. Es un tema controvertido desde que se discutió por los constituyentes de Cádiz.

    Aunque tiene sus riesgos, como un mayor abandono de las zonas más despobladas, pueden elaborarse normas que garanticen mínimos de inversiones o de desconcentración administrativa y las nuevas tecnologías permiten que con un puesto de atención al público y registro se puedan atender la gran mayoría de demandas de pequeños grupos de población.

    En este marco es cada vez más acuciante una propuesta seria de fusiones municipales y seguidamente de redefinición del papel de las Diputaciones y demás entidades supramunicipales.

Dejar respuesta