Comienzo mi colaboración con el blog de espublico en un intento, uno más, de dinamizar la implantación de la administración electrónica. Ya anticipo que no soy un experto en el asunto, más bien un aficionado; mis logros profesionales en la implantación de la administración electrónica se quedaron en la preparación de las bases o cimientos del terreno de juego donde, a mi entender, se debe edificar la administración electrónica.Me estoy refiriendo a los trabajos internos que necesariamente toda organización debe hacer para organizar sus desorganizados procesos de trabajo administrativo y prepararlos para su tramitación electrónica; esta base es la que permitirá, sumando otros elementos habilitantes técnico-legales (como la firma electrónica, el documento electrónico, el registro electrónico, la sede electrónica,…) llevar a cabo una relación jurídico administrativa electrónica “legal”.

Obviamente vamos a tener que tocar la “teoría” de la implantación de la administración
electrónica, aunque lo que pretendo es transmitir el pulso o el estado real de la cuestión, porque ¿cuál es el estado real de la implantación de la licitación electrónica?, ¿cómo está el asunto?.

El otro día por mi cuenta de twitter me llegó la noticia del “fiasco del dni electrónico” y para mi esta noticia es un indicador de que el asunto no va bien. A ver si me explico: El principal problema de llevar la relación jurídico administrativa tradicional al escenario electrónico es garantizar la seguridad jurídica de la relación y ello supone poder garantizar la identificación de las partes; poder garantizar esa identidad de una forma auténtica
(es decir, evitando el posterior repudio de lo hecho electrónicamente); y poder garantizar la
integridad y la confidencialidad de la información que se mueve electrónicamente.

Pues bien, para resolver todos estos aspectos que inciden directamente en la seguridad jurídica de la relación administrativa electrónica se estableció por Ley la utilización de un elemento técnico, la firma electrónica. El elemento técnico capital que habilita la administración electrónica es la firma electrónica y el soporte estrella donde reside ese elemento es el D.N.I. electrónico y según cuenta el artículo mencionado y publicado por la Asociacion de internautas en Colaboración blog Espublico, sección de Administración electrónica.

Título: ¿Qué pasa con la administración electrónica?
Fecha: 1 de Marzo de 2013
www.internautas.org : “… según alguno de los últimos informes (eEspaña 2011 , Fundación
Orange) el porcentaje de españoles con el nuevo documento que hacen uso efectivo del mismo no llega ni siquiera al 5%. La noticia, en realidad, no cogía a nadie por sorpresa y ya en 2009, con 13 millones de carnés en circulación, la propia secretaría de Estado de la Función Pública, Carmen Gomis, admitía que “la utilización es escasa y no acorde al volumen de tarjetas emitidas”. El remedio entonces fue poner 13 millones de euros encima de la mesa para armar una potente campaña publicitaria y regalar 800.000 lectores de tarjeta inteligente.”

Así que parece que hay mucho D.N.I. electrónico disponible, pero muy poco utilizado; es más, según cuenta un verdadero experto en asuntos de administración/contratación electrónica ese soporte, “vale (o quizá sólo valía) para identificarse pero no para firmar electrónicamente” (Jaime Domínguez-Macaya Laurnaga en “Claves para una contratación pública electrónica eficaz” publicado por la editorial La Ley – El consultor de los Ayuntamientos 2011, página 60).

Dejando al margen en esta primera entrada estos tecnicismos, otro indicador de cómo está el asunto es la reciente aprobación en el Consejo de Ministros del 15 de Febrero de 2013 de la Agenda Digital 2020 que como resume Manuel Caño en su blog, contratacionpublicaelectrónica.es, “es el plan que tienen los estados miembros de la Unión para alcanzar la Estrategia 2020 en Europa y conseguir el objetivo de ser la economía más avanzada del mundo. Para conseguir este objetivo, la tecnología de la información es el elemento esencial y como tal tiene que tener un tratamiento especial. Ese es el ánimo de la Agenda Digital, tratar de que el elemento esencial esté disponible, sea accesible, y haya formación y capacitación para que sea utilizado.”

¿Y lo cumpliremos?, pues no se sabe. Lo que si sabemos es que hemos incumplido nuestros
últimos compromisos en la materia:
● El 1 de Mayo de 2008, cuando entró en vigor la Ley 30/2007, de 30 de octubre, de
Contratos del Sector Público, debía estar todo dispuesto para la gestión electrónica de los
procedimientos de contratación pública (no hablamos de subastas electrónicas o sistemas
dinámicos de adquisición).
● El 1 de Enero de 2010 entró en vigor la Ley 11/2007, de 22 de junio, de acceso
Colaboración blog Espublico, sección de Administración electrónica.
Título: ¿Qué pasa con la administración electrónica?
Fecha: 1 de Marzo de 2013
electrónico de los ciudadanos a los Servicios Públicos.
● El 6 de Septiembre de 2011. Como se incumplieron los compromisos establecidos para el
1 de Enero de 2010, la Ley 2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible concedió hasta
esa fecha a las Comunidades Autónomas y las Entidades Locales un nuevo plazo para que:

  • Evaluaran lo que habían hecho para implantar la administración electrónica;
  • Pensaran lo que deberían hacer para implantar de una forma “exitosa” la administración electrónica;
  • Aprobaran y publicaran el plan de implantación de la administración electrónica.
  • Desde aquella fecha puse a trabajar a “una araña” para que mantuviera puntualmente informado y la verdad es que salvo alguna ilustre excepción (como el Gobierno Vasco) muy poco es lo que se ha hecho o se está haciendo sobre la planificación de la implantación de la administración electrónica; pero “otras arañas” que tengo trabajando con otros temas electrónicos como las subastas electrónicas o los sistemas dinámicos de adquisición tampoco suministran mucha información.

En fin que el debate que abría Iñaki Ortíz, el que fuera Director de Innovación y Administración Electrónica del Gobierno Vasco, en el grupo del PIPEJGV (Plan de Innovación Pública del Gobierno Vasco) en Linkedin continúa plenamente vivo: “¿La Administración electrónica es un experimento fallido?. ¿Merece la pena seguir invirtiendo en TICs en las Administraciones Públicas o las tecnologías son un lugar idóneo para recortar presupuestos?.”

La cuestión es cómo pasar del experimento a la realidad y cómo hacerlo de forma exitosa y con muy pocos fondos (porque ya no hay). En sucesivas entradas, iremos abordando este problema.

7 Comentarios

  1. Buenas.
    Sorprenden algunas de las afirmaciones que aparecen en esta entrada, más cuando éstas se atribuyen a “expertos”, dicho con todo el respeto. Debo pensar que se trata de errores de interpretación, quizá por mi parte, que a errores del emisor de la información.
    Que el e-DNI no se utiliza es cierto. Al menos, no se cumplen las expectativas previstas tras su implantación. Que esto sea un indicador de la eficacia de la implantación de la e-Administración, también puede que sea cierto, aunque es más discutible, dado que el e-DNI no es el único recurso válido para cumplir con los requerimientos legales de identificación veraz y no repudio.
    Que el e-DNI no es utilizado porque no se “vale (o quizá sólo valía) para identificarse pero no para firmar electrónicamente” es totalmente falso. El DNI electrónico permite identificarse y firmar documentos. Lo vengo haciendo desde hace años, junto con otro pequeño grupo de entusiastas defensores de la e-Administración (según el artículo, un 5% de poseedores del e-DNI).
    Lo increíble es que la Administración Pública (Ministerio de Industria, Turismo y Comercio) haya desarrollado hace años una aplicación, de libre descarga y uso, para ” la firma electrónica de documentos en formato XAdES de una manera sencilla y rápida” y todavía sea desconocida en muchas AAPP.
    Con esta aplicación de ( eCoFirma, ver http://oficinavirtual.mityc.es/javawebstart/soc_info/ecofirma/index.html) es posible firmar hasta una fotografía.
    El problema está en que siempre que la he utilizado para la realización de algún trámite administrativo que, por Ley (y porque así figuraba en la Web de la AP de turno) podría hacer vía electrónica, me ha tocado ir, hacer cola y rellenar los “formatos tradicionales” para iniciar el trámite. Esa sí puede ser una causa de abandono del e-DNI. Si al final tengo que ir presencialmente, para qué molestarme en hacerlo electrónicamente.
    Otro tema que parece obviarse en estos estudios responde a la pregunta ¿qué trámites sí se pueden hacer y firmar electrónicamente sin problemas y desde hace tiempo?… La respuesta es fácil: en su mayoría, aquellos que tienen que ver con la recaudación directa, como las declaraciones del IRPF, el pago de multas o el pago de tasas. Otros trámites, como la solicitud del título de familia numerosa, la obtención de un volante de empadronamiento (¿para qué, si esa información ya la tienen las AAPP?), y otros del estilo, requieren presencia del ciudadano. No interesan.
    Al final, son muy pocos los sitios en los que están habilitados de manera total los procedimientos administrativos, por lo que habría que preguntarse si el escaso uso del e-DNI quizá se deba a que no hay dónde utilizarlo y no tanto a que el tema no interesa, no se sabe utilizar o no es posible hacer ciertas cosas (como firmar, que sí se puede). Permítanme el símil absurdo, pero es como decir que en Madrid capital son muy pocos los ciudadanos que utilizan una embarcación para sus desplazamientos. Quizá sea porque no hay por dónde ir con una embarcación, ¿no?
    Para terminar, otra reflexión en voz alta: ¿cuántos entusiastas lo han dejado por imposible, cansados de esperar y esperar algo que debería estar funcionando al 100% desde hace años?
    Ánimo con la dinamización que estás intentando.
    Saludos,

    • Siento no haber leído estos comentarios antes y no haber podido aclarar/concretar algo que he afirmado en mi libro y que mi muy buen amigo Guillermo comenta en su entrada.
      Una de las afirmaciones que hago –y en la que me reafirmo-, y que creo que es lo que haya podido “confundir” a Guillermo, es que lo que NO se puede hacer con el DNI electrónico es utilizarlo para que el que te quiera enviar un documento encriptado –por ejemplo una oferta- lo encripte contra la clave pública que tu eDNI contiene, para que solamente él, utilizando la clave privada de su eDNI lo desencripte y conozca su contenido. Esto podía haber sido de otra manera, y podría ser diferente en el futuro, pero en la actualidad el eDNI NO está diseñado para posibilitar esta función.
      A sensu contrario, ES CLARO e indiscutible que el eDNI –además de para identificarse- SI servía, sirve y servirá para firmar electrónicamente. Sobre esta funcionalidad no quiero ni siquiera introducir una ligera sombra de duda, porque, además, lo hace con una solvencia fuera de toda duda.
      Espero haber podido aclarar la situación.

  2. misión imposible…
    todavía dentro de España según http://www.dnielectronico.es nos sitúa dentro de los países más avanzados del mundo en el uso de las tecnologías 30.000.000 de dnie ya emitidos. No se usa para trámites prácticos y que realmente nos ahorrarían desplazamientos y esperas por qué (bueno porque no tenemos el lector, no sabemos dónde lo venden, cuando ya lo tenemos resulta que a veces hay que instalar y re-configurarlo para que funcione yo lo hago y a veces tiraría la toalla si fuera posible).
    Ahora añadimos a esto la firma electrónica dentro de toda EUROPA, si ya en muchos de los procesos en los que estamos inmersos u obligados a hacerlo electrónicamente hay incompatibilidad de firmas (MINHAP no acepta las firmas de las Cámaras de Comercio, algunos procesos en Cataluña no se pueden firmar con la firma de la FNMT) y si además de eso algo tan sencillo como que otros (asesorías, abogados, gestores) puedan operar con su propia firma en nombre de terceros entonces la realidad de la firma electrónica se tomará en serio … el próximo siglo.
    No obstante, Guillermo mucho ánimo sé que pones todo de tu parte
    Saludos Maribel Cruz

  3. Hola a todos y muchas gracias por vuestras aportaciones, porque de lo que se trata es que entre unos y otros vayamos moviendo el árbol a ver si así cae alguna fruta.

    Como he dicho, no estoy aquí (en este blog, ni en cualquier otro sitio web en donde participo) como experto, ni en administración electrónica, ni en contratación electrónica, ni en contratación normal, ni en nada. Entre otras cosas, porque no lo soy. Si estoy aquí es para aprender y compartir.

    Dicho lo cual, nunca he podido usar firmar con mi dni; la primera vez se me caducaron los certificados y lo tuve que renovar (previa denuncia del mismo); ahora ahí lo tengo muerto de la risa, es más cada vez que tengo buscar el password….

    No lo uso a título personal; a nivel profesional, nunca he recibido ningún escrito por el firmado.

    En cuanto a sí es posible o no firmar, me remito a lo comentado por un experto en el asunto. De todos modos, la realidad es que aunque se pueda, se usa muy poco para firmar, así que…

    Lo dicho muchas gracias por estar por ahí escuchando y sobre todo, opinando.

  4. Cómo me alegra poder leer verdades como puños y cómo me alegra saber que no estamos solo en la e-admnistración.
    Mi humilde experiencia en ello, como auxiliar administrativo de una administración local, es que, efectivamente el DNI electrónico no he sido capaz de usarlo jamás. No me ha funcionado nunca.

    No obstante, desde que descubrí el certificado digital mis problemas se solucionaron. Pero solo en parte.

    A nivel personal interactuo perfectamente con Hacienda, Tráfico, grandes ayuntamientos, Comunidad de Madrid, etc.. y soy una defensora a ultranza de la e-administración.
    A nivel profesional dispongo de certificado personal y de funcionario público, y lo uso a diario en mis tramitaciones sin ningún problema.

    A lo largo de 4 años, en los que se está implantado la e-adminsitración en mi Ayuntamiento, he podido comprobar que TODO SON VENTAJAS en la tramitación digital de expedientes y en la sede electrónica, y qué decir del futuro archivo electrónico. El nivel de información, control y eficacia que se obtiene es por descontado infinitamente superior a la tramitación tradicional, donde cada cual hace de su capa un sayo, no se ajusta a ninguna normalización y ancha es Castilla.
    Pero he de reconocer, y no sin estupor, que los personajes fundamentales en esta película, quienes deberían impulsarlo, fomentarlo y proyectarlo, no lo hacen. Me estoy refiriendo por supuesto a los equipos de gobierno de la administración local (en mi caso), los secretarios, vicesecretarios, técnicos letrados, responsables de la contratación, etc….

    Esto no solamente es bochornoso, puesto que se supone que ellos son los que deberían estar dando ejemplo de eficiencia y eficacia, de solucionadores de problemas, de innovación y aplicación de sentido común, sino que nos llevará más pronto que tarde a un final sin retorno.
    Se habla mucho de la racionalización de la administración, pero parece que nadie se entera de que para eso debemos trabajar duro, ser ejemplo de eficacia, racionalizar y normalizar los procesos, en fin, modernizarnos. Luego, no servirá de nada echarnos las manos a la cabeza y lamentarnos, echar la culpa al sistema y a la crisis, luego ya será tarde.
    Es increíble ver cómo la mayoría miran para otro lado y cuando miran (sólo de reojillo) a las personas que están intentando caminar por la única vía posible para la gestión eficaz, los miran como si estuvieran enajenados o no fueran de esta tierra.
    Señores míos, en la administración, por lo menos en la local, hay muchos altos cargos ineficaces, ineficientes, anclados en sus viejas creencias y experiencias, apoltronados en sus poltronas, que no están por la labor de superarse, que les viene grande lo de las TIC, que les da miedo, creen absurdamente que perderan su cuota de poder, sin darse cuenta de que ganarían el triple, y que no están tampoco dispuestos a dejarse asesorar y con ello crecer.
    Ellos son los que tienen la capacidad de sacarnos de ésta, y además en sus sueldos va implícita esa responsabilidad.
    Para suerte de todos, no les va a quedar más remedio, Europa manda, la gente lo demanda, y aunque se resistan todo lo que quieran, es el único camino viable.
    Gracias a todos los que estáis enseñándome el mejor camino.

  5. Hola María Inés, un saludo y mucho ánimo; poco a poco la cosa se va moviendo, aunque “muy lentamente”, opinamos muchos.

    Los hay como nosotros que somos avariciosos y nos gusta disfrutar de las ventajas que tenemos a mano y porqué no, nos gustaría disfrutar de un trabajo mucho más electrónico, plagado de ventajas; no somos tontos, y nos gusta lo bueno.

    Resistencias hay muchas y hay que tirar mucho del carro y si los que más fuerza tienen no tiran, poco se avanza; puede haber sitios, donde los más fuertes, no sólo no empujen, si no que se suban al carro, para que otros los lleven o, incluso, se enganchen detrás para ralentizar o paralizar cualquier mínimo avance.

    A mi entender, tienen la batalla perdida, porque la web 2.0 nos da a los mediocres del montón algo que nunca hemos tenido, voz; puede ser que no nos oigan o que no nos quieran oír, pero lo que no pueden hacer es callarnos. Seguimos escuchando a los de arriba, a los que tienen el poder y la autoridad, pero ahora, todos, hasta el último de la fila, podemos opinar . Y esto lo está cambiando TODO.

    Así que María Inés, sigue tirando del carro y no te pares de opinar, porque tu opinión (aquí) cuenta.

    Un saludo.

Dejar respuesta