Despilfarro público (I)Resulta estremecedor el constante bombardeo de noticias que disparan datos negativos sobre las grandes heridas del paro, los números sangrantes de las empresas, el agujero negro del déficit público, la escalada empinada de la deuda pública… Es cierto que son cifras preocupantes, pero no sólo cifras, porque detrás hay también historias personales bien tristes y unos mayores riesgos que pueden precipitarse en la escena.

Es necesario empezar a corregir la situación con urgencia. Otros países europeos, pues en todos la situación es mala, han adoptado ya medidas drásticas. Por ejemplo, cuentan los periódicos que en Grecia e Irlanda se ha acordado recortar el sueldo de los funcionarios públicos en un diez y un siete por ciento, respectivamente. Quizá esta propuesta se lance también en España, como se presentan otras ocurrencias para conocer la reacción que suscitan.

Pero antes de que se formule tal iniciativa, me atrevo a proponer otras para reducir el pernicioso despilfarro público que padecemos. Hace meses ya se preguntaba un periódico inglés “quién pagaría la fiesta de España” con tantas Administraciones y tantísimas empresas públicas. Y es sobre este ingente sector público al que quiero dirigir en este momento el foco de atención.

A pesar de las modas liberalizadoras, de las presiones privatizadoras, del retraimiento de la actividad administrativa en muchos sectores, el sector público se ha incrementado. Basta repasar el Inventario que elabora el Ministerio de Economía y Hacienda para advertir sus considerables dimensiones, en especial, en los ámbitos autonómico y municipal. Por aquí podría empezar una buena poda de sociedades “cascarón”, ineficaces, deficitarias por los elevados sueldos que mantienen. Y es que, como en la poda de rosales, debería analizarse primero qué ramas están realmente muertas, sobran e, incluso, impiden el desarrollo armónico.

Son muchos los ejemplos que podrían darse. Me atrevo a empezar con uno y no corresponde precisamente a las Administraciones autonómicas o locales donde sería más urgente la limpieza. Eso lo dejo para otros comentarios posteriores.

Me quiero referir a la Sociedad estatal de alquiler que se creó en el año 2005. ¡No publica sus memorias anuales!, pero sucesivas noticias han dado cuenta de algunos datos espeluznantes. Han publicado los periódicos que las abultadas pérdidas, más de 23 millones de euros, obligaron al Gobierno a provisionar más de 13 millones para evitar su disolución. ¿Por qué no se disolvió? ¿Tanta actividad despliega? Su página web sólo ofrece los datos de los contratos de alquiler suscritos, eso sí, la cifra es “acumulada”. Desde enero de 2006 a diciembre de 2009 se habían gestionado poco más de 12.000 contratos.

Pero si esa actividad y esas pérdidas no resultan concluyentes para afrontar una decisión, la semana pasada conocimos otra noticia también relevante. Y es que la sociedad estatal se presentó al concurso convocado por el Ayuntamiento de Madrid para, a través de la Agencia municipal de Alquiler, gestionar su parque inmobiliario. Al menos otra empresa privada ofreció una propuesta mucho más ventajosa, quedando descartada la de la sociedad estatal. Es cierto que la noticia alude a la intención del Ayuntamiento de Madrid de declarar desierto el concurso. Intentaré estar atenta a esta trama. Pero, lo que me interesa en este momento destacar es que, tras una competencia pública, hay empresas privadas que ofrecen mejores propuestas que la sociedad estatal.

Con estos escasos datos, ya que otros se ocultan, tengo la impresión de que podemos prescindir de esta sociedad de alquiler. Ni ha conseguido una amplia gestión de alquileres, ni tampoco puede competir en esta actividad con las empresas privadas. Eso sí, muchos son los millones de euros que ha necesitado para estos resultados.

Yo estoy esperando a que cambie la luna para empezar a podar. Espero que el Gobierno, que las Administraciones autonómicas y locales, también se pongan manos a la obra.

10 Comentarios

  1. De acuerdo con tus reflexiones. Las sociedades públicas, en un número muy considerable, no son sino manifestación más de las “huidas del Derecho Administrativo” desde múltiples aspectos. La justificación usual que se da a las mismas es precisamente la eficiencia de los métodos del sector privado frente a lo público. En el caso de la sociedad estatal que mencionas, está claro que la eficiencia no es precisamente su fuerte.
    Y es que suelen ser una simple tapadera de otros intereses. Eso sí, bendecido por el manto de lo privado, aunque sus fondos son públicos, sus directivos no suelen reclutarse precisamente por la excelencia (paradigma de lo privado, y también de lo público, debiera serlo, a través de los principios constitucionales de mérito y capacidad, etc.).
    Desolador el despilfarro. Por supuesto. Y desoladora la ausencia de controles que padecemos, y hay que aludir aquí a los controles internos, amordazados, presionados o complacientes con el espectáculo. De todo ahí.

  2. @ Rodrigo.

    De acuerdo contigo, estimado Rodrigo. De todo hay, porque también conocemos sociedades públicas eficaces que cumplen un gran papel. Pero lo cierto es que se abusa de la utilización de estas fórmulas para ampliar el clientelismo político y eludir los controles y garantías al amparo de la cansina retahíla de su

  3. Hola buenas tardes, el otro dia hablando con unos amigos mios policias municipales de la comunidad de madrid me comentaron los pluses, salarios y demas que tiene un funcionario del ayuntamineto de madrid, ¿sabian que tienen un plus anual solo para complementos tales como gafas de sol de mas de 500 euros para poder dar una imagen, dentistas gratis, servicios publicos gratis como piscinas metro bus polideportivos mientras a los demas ciudadanos de la comunidad nos suben los transportes publicos nos ponen impuestos de basura? cada dia que pasa me quedo mas perplejo de ver en el pais que vivo, trabajan en proporcion a un trabajador normal la mitad del año, uno de los mandos en concreto de una de las comisarias de policia municipal (nombre que no voy a decir) en el turno de mañana ¿ven normal que este en un bar y se tome de 4 a 5 copas?, en fin asi podria estar contando anecdotas dias y dias, luego dicen que no tiene dinero el ayuntamineto mientras veo cada dia delante de mis ojos como unos viven como reyes en tiempos de crisis mientras otras personas estan que no pueden ni dar de comer a sus hijos, esto es algo que comenta un trabajador normal medio de 1100 euros al mes de 27 años de edad, si esto es algo por encima que veo a mi alrrededor ¿por donde mas se va el dinero en tonterias de este pais? ¿donde estan las personas y medios de comunicacion que son unas de las cuales podrian sacar este tipo de temas a la luz metiendo presion para algo mas justo y un pais mas estable? cada dia que pasa yo y mucha gente que tengo a mi alrrededor piensa en la eleccion de irse a cualquier otro pais con seguramente mejor calidad de vida ya que en este pais es el pais de los listos y el cachondeo laboral, meter mas caña…que claramente se va a la mierda españa, un saludo.

  4. @ Dani.

    ¡Buenos días, Dani! Es cierto que desalienta oír comentarios sobre las prestaciones que algunos colectivos disfrutan. Pero creo que debemos tratar de conocer las informaciones certeras, sin dejarnos llevar por los rumores. Además, deberíamos exigir que funcionen bien las técnicas de control ya existentes (la mejor sería el Tribunal de Cuentas), para exigir responsabilidad. En fin, también los ciudadanos deberíamos ser responsables a la hora de seleccionar y elegir las opciones políticas.

    Hay mucho de que hablar, y habrá ocasiones, pero en nuestro ámbito debemos trabajar bien para tratar de contribuir a la mejora del conjunto de la sociedad.

    Un saludo, mf.

  5. Para empezar, el Tribunal de Cuentas, no es un Tribunal, y encima ya deja sin “fiscalizar” a la mayor parte de las CCAA que se llevan la “parte del León” en el Gasto Público.

    Por otra parte, no solo es que haya en España una larga tradición histórica de Picaresca, sino que la mayor parte de los Regímenes Políticos padecidos (algunos de muy larga duración), se han dedicado a realizar un profundo trabajo de desmoralización del Pueblo, para beneficio de sus dirigentes y de sus grupos de sostén.

    Seamos responsables, como dice Mercedes, y si votamos y no votamos en blanco, votemos PACMA y UPD.

  6. Estoy totalmente de acuerdo con la reflexión de Mercedes

    Tenemos que ser eficaces en el trabajo, y no dejar las cosas que pasen sin más

    Además Mercedes eres muy guapa

  7. @ Francisco González Benito:

    ¡Claro que hay cosas complicadas! Pero habrá que poner los instrumentos para que funcionen las instituciones y, en su caso, exigir responsabilidad. No deberíamos admitir que tras los informes de los Tribunales de Cuentas (estatal y autonómicos) no se exijan responsabilidades. Habrá que insistir. En todo caso, sí creo que hay que animar a votar con conocimiento, a cualquier opción porque hay muchas, pero con conocimiento. Un saludo, MF.

  8. Muchas gracias por el piropo, pero quiero advertir que la foto es de hace chiquicientos mil años. Prometo hacerme una en cuanto vea a alquien con una cámara. ¡Creo que es muy importante el paso del tiempo y la experiencia que aporta!. Un saludo, MF.

  9. @ Mercedes:

    Yo no pediría que se vote a cualquier opción, aunque sea con conocimiento, sino que si se quiere votar a alguien, se vote a quien menos mienta, menos robe y menos mate; porque después no servirá de nada exigir responsabilidades, por mucho que insistas, a fingidores y tramposos tan eficaces y profesionales que ni llaman a las cosas por su nombre, y que definen como: justo, constitucional, legal, normal y bueno, cualquier cosa que digan ellos. Poniendo a cada uno en su lugar, todo es menos complicado.

    Ojalá fueramos como el niño aquel del cuento que en medio del papanatismo general de la multitud, elogiando el boato y la maravillosa vestimenta del Rey, destapó el trampantojo con su inocencia, cuando se atrevió a decir la verdad y exclamó: ¡Pero si el Rey va desnudo!

  10. Algunos representantes de la izquierda (dicen ellos..) manifiestan su descontento con establecer un control del déficit público del estado y tratan de correlacionarlo con una caida en la inversión de carácter social. Lo que no dicen es cuanto de ese déficit se gasta símplemente en pagarles a ellos y a su círculo más cercano unas rentas que tratan de escapar al control de la justicia.

    No es ceptable aumentar la carga de la déuda pública para financiar la “corrupción”, la malversación y el amiguismo. Éste es nuestro verdadero problema y tiene pinta de que lo seguirá siendo tras el cambio de gobierno.

    Monetarismo más especulación igual a pobreza.

Dejar respuesta