¿A cuánto tocamos?

3

¿A cuánto tocamos?

La semana pasada el Presidente del Gobierno compareció en el Congreso para anunciar una serie de medidas de carácter económico para reactivar la economía. Bueno, no entiendo demasiado de economía pero en el duermevela del sofá de mi casa y cuando creía que no estaba escuchando, oí algo de ayuntamientos y espontáneamente, en un movimiento reflejo cuando oí que se iba a inyectar la cantidad de 8.000 millones de euros a los Ayuntamientos, un escalofrío me corrió desde las lumbares subiendo hasta el cerebro, ¿habría oído bien?. Sí, en la frase posterior quedó corroborado. Dios mío, ¡qué dineral!. Mentalmente sigo calculando en pesetas y barrunté que eso es más de un billón de pesetas, aunque tanto cero me marea. Y lo mejor,  de eso no estoy seguro, pero parece que el reparto va a ser por habitante, sin más índices correctores, esfuerzos fiscales ni pamplinas. Así que cálculo rápido: 8.000 millones de euros dividido entre 45 millones de habitantes, tocamos a 177,77 €/habitante. Parece ser que en esta ocasión, por una vez y sin que sirva de precedente, pese a que no me lo acabo de creer del todo, la cosa va a ser lineal. Un pueblo de 1000 habitantes, va a recibir 177.770 €. Bueno, Madrid en este plan recibiría 711.000.000 millones. Una pasta, vamos. Por cierto, cuando comenté el asunto con un político local, éste se echó a reír burlándose de mi ingenuidad.

Realmente es cierto que la crisis económica se ha instalado en nuestra sociedad, lo estamos notando,  el dinero no se mueve, no hay confianza. Y la política económica que se propone es de tipo keynesiano: reforcemos el gasto público para reactivar la economía. Dotar a las instituciones de dinero para posibilitar gasto y con ello tomar el control de la economía en una época de recesión. Quizás es la única política posible ahora, aunque me reconozco lego en la materia; lo que no me impide pensar qué efectos sobre la economía general va a tener el déficit que se va a generar sobre la economía global del país y me lleva a la duda de si realmente esa política va a servir de algo a medio plazo si los problemas se alargan.

Me pregunto cuándo se va a ingresar, en qué condiciones y para qué tipo de gasto. Me pareció entender que el Presidente indicaba que ese gasto habría que aplicarlo a inversión, o sea a obras, al ladrillo y cemento públicos. Sin embargo, al día siguiente el Presidente de la FEMP manifestó que lo que se necesitaba era poder pagar las facturas que están guardadas en el cajón. Dos caras de la crisis. Porque la posición del Gobierno implica más inversión, pero eso es la pescadilla, el bucle melancólico; esa inversión (por cierto, ¿a qué porcentaje?) generará necesariamente más gasto de mantenimiento posterior, así que el cajón de las facturas pendientes no sólo no disminuirá sino que, posteriormente, se engordará. Efecto inmediato, eso sí, más empleo, sobre todo del sector de la construcción. A medio plazo, se va a incrementar el problema de las haciendas locales salvo que cambie radicalmente el ciclo y además el sistema de financiación local. No sé de dónde se va a financiar ese gasto corriente que se va a generar.

La posición sin embargo de la FEMP es la tradicional, pedir más dinero para solventar las deudas pendientes, pagar esas facturas que hay en el cajón. Efecto inmediato: sanear las arcas municipales. Y lo que hay que tener en cuenta es que por mucho que diga la Ley de Contratos, hay muchos Ayuntamientos que tienen un retraso de sus pagos de muchos meses. Teniendo en cuenta que muchos servicios son prestados por pequeños y medianos empresarios, no pagarles a tiempo, en una época en que además tiene todo el mundo vedado el crédito, puede llevar a la ruina caracolera a muchos pequeños empresarios y autónomos con lo que, si no se soluciona el tema de la financiación corriente se puede generar el efecto perverso de ahogar financieramente a muchas pequeñas empresas con escasez de tesorería con problemas de acceso al crédito.

Tanto tiempo clamando en el desierto y tiene que haber una crisis para que nos venga el semigordo de Navidad. Dineros que nos van a venir de perlas siempre que sea a fondo perdido y sin tener que aportar porcentajes adicionales, aunque a medio plazo me da la impresión que es hambre para mañana.

Por cierto, cuando se ha planteado qué institución debía o podía gastar, no da la impresión que es que se hayan acordado de los Ayuntamientos. Más bien parece que por una vez se ha reconocido que la capacidad de reacción y gestión municipal es bastante más notable que la que tienen el Estado o las Comunidades Autónomas. Podía tenerse en cuenta más a menudo.

Una última matización. Por favor, ¿cuándo se va a confiar en la gestión local? Lo digo porque el sistema de justificación que se va a organizar es del tipo de la que se hace por el Instituto de Empleo, lo mejor es que se gestione y se contrate directamente por el Estado a través de su propio personal. Que se lo pregunten a quienes se ven en la obligación de tener que rendir cuentas de los talentos concedidos ante el Hacedor.

Compartir
Artículo anteriorEl Ruido
Artículo siguienteEl Fondo Estatal de Inversión Local. Pan para hoy…
Ignacio Pérez Sarrión es Licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia en el año 1980 y Funcionario con Habilitación de carácter Estatal, perteneciente a las subescales de Secretaría-Intervención y Secretaría de Categoría Superior. Actualmente ejerce en el Ayuntamiento de Torres de Berrellén (Zaragoza).

3 Comentarios

  1. En efecto Ignacio,

    hoy acaba de salir publicado el REAL DECRETO-LEY 9/2008, de 28 de noviembre, por el que se crean un Fondo Estatal de Inversión Local y un Fondo Especial del Estado para la Dinamizacion de la Economía y el
    Empleo y se aprueban créditos extraordinarios para atender a su financiación, mediante el cual se crean estos dos Fondos. En primer lugar, por un importe de 8.000.000.000 de euros, un Fondo adscrito al Ministerio de Administraciones Públicas, destinado a financiar la realización de actuaciones urgentes en el ámbito municipal en materia de inversiones «especialmente generadoras de empleo». Luego se regula el otro Fondo, en este caso de 3 millones (arts. 11 a 13) El dinero, en definitiva, se destinará a obras (vid art. 3), no a pagar «facturas del cajón», y está sujeto a numerosos controles (vid art. 8), por lo que comparto tu desconfianza. Muchos se estarán frotando las manos, pero mucho me temo que se trate de uno de esos paquetes de regalo con broma dentro. Estoy preparando un comentario titulado «El Fondo Estatal de Inversión Local. Pan para hoy

  2. Pues yo casi me quedaría más tranquilo si los 177 euracos, por los 4 miembros de la unidad familiar, me los ingresasen en la cuenta corriente, que ya los aplicaría a aquella partida presupuestaria que considerase más conveniente.

    Y es que me da que así corremos el riesgo de que en un amplio porcentaje vayan a parar a la adquisición de mesas y sillas supermegaguais, a cópulas Sixtinas de gotelé extremo o a desayunos de trabajo con el Vega Sicilia presidiendo la mesa (Desayunos con Diamantes).

    Hace un cerro de años en Zaragoza había una coplilla cuyo estribillo era algo así: Sainz de Baranda, chun tan chun, Sainz de Baranda, chun tan chun. Creo que aun lloran por Casa Montal y por los estancos de la zona tan valiosa pérdida.

    Se me ocurren también otras fórmulas menos antisistema, así por ejemplo los presupuestos se podrían conocer previamente, discutir y someter a votación ante aquellos ciudadanos afectados por el pulso tembloroso o firme de sus ediles.

    ¿ Complicado ?, no, todos los días lo vemos: Llame al 902 123 321 si prefiere que abandone la Casa de Gran Hermano Pili y al mismo número , pero acabado en 2, si prefiere que sea Mili la que la abandone.

  3. La medida a que se refiere el artículo, lleno de sentido común, es acertada, pero en realidad es cortoplacista. l recurso a resolver las crisis económicas con obras públicas es muy viejo: el Canal Imperialo de Aragón se hizo a golpes de crisis inyectando dinero para que los campesinos no pasaran hambre en las crisis de 1766, 1784, 1803. Y en el siglo XIX, igual. Y se pagó también con deuda públiuca, como ahora. Pero hay que ver otro factores más improtantes: en esos años la mayoría de los ingleses, suecos, daneses, sabían leer y escribir, mientras que en España casi todo el mundo era todavía analfabeto. Saber leer, saber escribir. El secreto del crecimiento a largo plazo estuvo ahí, sobre todo. Pero no: aquí montar un bar, comprar un camión, dar una subvención. Ese es el modelo de crecimiento, paleolítico y gárrulo al que seguimos aferrados en un país que sigue necesitado de una profunda transformación educativa: formar mejores maestros en la universidad, poner la formación en la agenda política. Pero como los votantes no saben leer textos un poco complejos, si les complicas el mensaje se hacen un lío y no te votan. Ya está bien así.

Dejar respuesta