¿Burbuja de Deuda Municipal?

1

¿Burbuja de Deuda Municipal?	La burbuja financiera se sumó a la inmobiliaria para arrasar en forma de tormenta perfecta. El temporal se ceba ahora sobre la deuda de los estados. ¿Cuál será la siguiente? ¿Acaso es la burbuja de la descontrolada deuda municipal la que espera turno para explotar? Desde el inicio de la crisis, los bancos han prestado al sector público lo que le han negado a las empresas privadas que han pagado sus excesos de euforia. Éstas, al verse sin liquidez, han tenido que acometer severos recortes, cuando no cerrar definitivamente. Mientras que el volumen total prestado a empresas y familias disminuía a los largo del pasado año, la deuda pública crecía sin cesar. Los ayuntamientos no han sido ajenos a este festín de endeudamiento público, acuciados por unas finanzas en práctica bancarrota.

Y no toda la culpa de la ruina municipal la tiene el sistema financiero. Todos los actores implicados han puesto su granito de arena en el desaguisado que sufrimos. Muchos ayuntamientos han sido gobernados desde la irresponsabilidad económica, al tiempo que sus trabajadores exigían más y más en convenios imposibles. Hará un mes, el presidente de la Federación de Municipios, Pedro Castro, lanzó una consigna que será recordada en la historia del municipalismo español: "Haz todo lo que debas aunque debas todo lo que hagas". Es decir, sigamos gastando mientras los bancos nos lo permitan. Un verdadero canto al suicidio final. Porqué: ¿nos lo seguirán permitiendo las entidades financieras? Un escalofrío se extiende entre los interventores y responsables de las finanzas municipales. Saben que viven de prestado. El capítulo I sigue creciendo, mientras que la recaudación continúa escarbando. Las cuentas no se sostienen, y los presupuestos son papel mojado en la mayoría de los casos: aguantarán hasta el verano, como mucho. Precisan del dinero de los bancos para seguir tapando esos agujeros que no hacen sino multiplicarse. Y los bancos comienzan a ponerse nerviosos. ¿Cómo van a devolver los ayuntamientos y sus empresas las deudas contraídas? Ese es uno de los grandes misterios que nos queda aún por desentrañar. Muchos confían en que, como siempre, Papa-Estado, pagará la fiesta. Se equivocan. Ni está, ni se le espera.

Veamos de qué dimensiones estamos hablando. De acuerdo con los datos que publica el Banco de España, la deuda total de las corporaciones local ha pasado de 28.428 millones de euros en 2000 a 54.504 millones en junio de 2009, un incremento del 90%, casi el doble que el aumento de la deuda del conjunto de las Administraciones Públicas (46%). Dentro de esta deuda, el importe de lo que se denomina "cuentas pendientes de pago", es decir, endeudamiento no formalizado ni en préstamos bancarios ni en valores, se ha incrementado de 8.447 millones de euros en 2000 a 21.745 millones en junio de 2009. Desde junio de 2009 hasta la fecha, estas deudas se han acelerado, y puede que nos llevemos un susto cuando se cierre el ejercicio. También existen dudas de cómo se repercuten las trampas y los déficits de las sociedades municipales, auténticos agujeros sin fondo.
¿Qué ocurriría si los bancos no aumentaran las cantidades prestadas a los ayuntamientos? Sin duda alguna, muchos de ellos se verían abocados a una situación extremadamente delicada. Tendrían que aplicar severos presupuestarios y, en muchos de ellos, iniciar EREs tal y como ya ocurrió en Jerez de la Frontera. Los responsables municipales han sido pródigos a la hora de aumentar gasto y plantilla, pero incapaces de reducir costos. Si continuamos así, iremos a la ruina cierta.

La siguiente partida del sudoku se centrará en las cuentas de autonomías y ayuntamientos. Y estamos preocupados. Nos tememos que el agujero será mayor del que hasta ahora reconocido. Que Dios nos coja confesados porque el cielo anuncia ciclón tropical.

Compartir
Artículo anteriorAuditoría pública que Mata (II)
Artículo siguienteLa Polémica de los Toros
Manuel Pimentel Siles es Licenciado en Derecho y Diplomado en Alta Dirección de Empresas además de ingeniero agrónomo. Fue Diputado en el Parlamento Andaluz, Secretario de Estado y Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales.

1 Comentario

  1. Menos tontería, digo, y más teneduría … contable, más manguitos … La política ha pervertido la contabiidad pública. Todo es mentira y se acepta como el parte meteorológico …

    Se deben mil o diez mil millones de euros más de lo que figura en libros y nadie se sonroja …

    Pero bueno, siempre te queda analizar el reparo suspensivo a una factura de 40 euros que, en vez de cargarse a la aplicación presupuestaria 227.3, debería cargarse a la aplicación 227.1 … y empatizar así con la ‘soledad’ del ‘habilitado nacional’ …

Dejar respuesta