Los ámbitos más susceptibles de ser robotizados en las administraciones públicas de España son los siguientes (las cifras que se analizan son aproximadas al ser pronósticos, pero se sustentan en datos reales):

  • Transportes: conductores de transportes públicos, chóferes de cargos públicos, mensajeros, etc. Se trata de un colectivo bastante numeroso (sólo en Madrid hay 1.900 conductores de metro y 5.500 conductores de autobuses públicos) y, además, es un sector que está muy bien retribuido (entre 40 y 45 mil euros anuales). Renfe posee una plantilla de unos 5.000 maquinistas que tienen unas retribuciones que oscilan entre los 30 y 60 euros. El total de empleados públicos en este sector es de unos 50.000 en toda España. Todos estos puestos van a desaparecer en el futuro.
  • Empleados de correos: carteros y manipuladores. Es un colectivo de más de 50.000 efectivos que pueden reducirse en el futuro en un 90 por ciento.
  • Trabajos de carácter administrativo y auxiliar. Estos perfiles profesionales pueden desaparecer en más de un 80 por ciento. Hay en España aproximadamente 550.000 efectivos con estas características (grupos C1 y C2). Este sector va representar la mayor pérdida de puestos de trabajo en el sector público: los burócratas de carácter más operativo.
  • Trabajos de carácter burocrático de elevado nivel (A1 y A2) encargados de tareas de tramitación de expedientes, gestión económica y de personal, etc. que pueden ser objeto de robotización en un 70 por ciento. En España hay unos 150.000 efectivos con este perfil.
  • Cuerpos de seguridad: la combinación de la robótica (drones de vigilancia, etc.) y de la inteligencia artificial puede implicar la reducción del 30 por ciento de estos efectivos. Hay que tener en cuenta que una parte de estos empleados realizan también tareas administrativas de carácter rutinario. Este colectivo alcanza 235.000 efectivos (cuerpos de seguridad del Estado, policías autonómicos en Cataluña y Euskadi, y policías de la Administración local).
  • Personal penitenciario: los sistemas robotizados en seguridad de los centros penitenciaros podría implicar una reducción del 30 por ciento del personal penitenciario. En España hay unos 27.000 efectivos en este ámbito (Administración General del Estado y Generalidad de Cataluña).
  • Fuerzas armadas: reducción del 30 por ciento de un colectivo de 142.000 efectivos
  • Trabajadores sanitarios: El desarrollo de la eHealth puede implicar la reducción del 20 por ciento de 610.000 efectivos en toda la sanidad pública española.
  • Trabajadores en los servicios sociales: reducción del 20 por ciento por la implantación de la robótica en la asistencia social (Carebots). Se estima que en España este sector agrupa a unos 60.000 empleados públicos.
  • Administración de justicia: reducción del 30 por ciento de un colectivo 65.000 empleados públicos.

Estos colectivos que pueden ser objeto de robotización representan a 800 mil empleados públicos sobre un total de 3 millones de empleados públicos que hay en la actualidad. Es obvio que el resto del empleo público fuera de estos colectivos de alto riesgo también se verá afectado por la robotización y por la inteligencia artificial. Una estimación muy conservadora sería la de plantear la potencial desaparición de un 10 por ciento de estos otros colectivos de empleados públicos lo que daría como resultado la posible desaparición de 200.000 empleados públicos adicionales. Por ejemplo, el sector que se estima que recibirá el impacto más discreto por el proceso de la robotización es el de la educación con solo un 8 por ciento (Moreno, 2018). Por tanto, hacer una estimación general del 10 por ciento no parece un pronóstico descabellado.

Solo con estas estimaciones desparecerían en los próximos años un millón de empleados públicos (800.000 en los colectivos analizados uno 200.000 en los restantes) que representan el 33 por ciento de los empleados públicos que hay en la actualidad. Esta cifra coincide con las estimaciones más conservadoras de disminución del empleo y, por tanto, puede ser un porcentaje bastante orientativo del impacto de la robótica y de la inteligencia artificial en el empleo de las administraciones públicas del país. El ahorro para las finanzas públicas por esta drástica reducción del empleo público sería de aproximadamente de un 25 por ciento de los gastos en materia de recursos humanos (capítulo I de los presupuestos). Curiosamente desaparecerían puestos de trabajo de los tramos retributivos más bajos de la Administración pero que poseen unas retribuciones públicas inflacionarias ya que están por encima de sus homólogas en el sector privado.

2 Comentarios

  1. Fantástico artículo Carles, como siempre. Me encanta leer sus publicaciones, pero cuando trata el asunto de la robotización, sus escritos me producen cierto desasosiego por mis circunstancias personales.

    Soy una persona joven que, tras años de esfuerzo, recientemente he conseguido una plaza de auxiliar administrativo como funcionario de carrera en un ayuntamiento. A la vista de sus textos, resulta previsible que las administraciones públicas próximamente prescindan de la mayor parte de los auxiliares administrativos por la automatización nuestras tareas, siendo el mío el sector que más efectivos va a perder debido a la robotización. ¿Considera que existen razones fundadas para que esté preocupado?

    En caso de que su respuesta sea afirmativa por opinar que peligra mi puesto de trabajo, partiendo de que tengo carrera universitaria y teniendo en cuenta que los años de oposiciones no han minado mi disposición por seguir estudiando y preparándome, ¿a qué puesto me recomendaría aspirar?

    Gracias por su respuesta.

Dejar respuesta