esPublico deja huella

1

Aniversario de esPublicoTomo prestado el lema que esPublico ha utilizado para celebrar su décimo aniversario de vida porque me ha parecido muy acertado. Para empezar, felicito a los responsables de la empresa por el éxito que han alcanzado, el acierto de la celebración de tan señalada fecha, y sobre todo, por haber sobrevivido: la esperanza media de las empresas en España, en tiempos normales, no supera los 3 o 4 años; si son del ámbito tecnológico, menos aún, y en plena crisis, mejor no medirlo; por eso, comprobar cómo una compañía que se basa en el conocimiento soportado sobre internet supera esas difíciles etapas de evolución y alcanza una relativa “madurez” en plena forma, llena de orgullo y satisfacción a cuantos creemos en la iniciativa privada como motor de la economía. Felicidades, y enhorabuena.

Tuve la oportunidad de asistir a un debate muy interesante sobre el futuro de la administración local en España, en el que participaron tres destacados “blogueros” de este portal,  una importante responsable política aragonesa, y un secretario de ayuntamiento de la zona. He de decir que, aunque inicialmente albergaba algunas dudas sobre el resultado, pues no en vano conozco bastante más la realidad empresarial que la del mundo de la administración local, me resultó muy interesante.

Los diferentes argumentos que se manejaron en la exposición y debate me han sugerido algunas reflexiones que me propongo exponer en este y algún artículo más. Pero sobre todo, han modificado mi percepción previa de la realidad de los ayuntamientos (y figuras jurídicas próximas) que, he de confesar humildemente, no era del todo positiva. Sin duda, todos los contribuyentes (me gusta más este término que el neutro ciudadano, porque lo que esencialmente somos a los efectos de esta reflexión es pagadores de tasas, impuestos, contribuciones, etc.) damos por descontado que los organismos de la administración local están a nuestra disposición siempre que lo necesitamos; que las personas que trabajan allí, son unos privilegiados respecto al resto de empleados; que no les afecta la crisis; etc. No quiero que nadie se ofenda por estas palabras, pero me parece que reflejan parte de la opinión del “resto del mundo”, los no próximos a la administración local, y simplemente la expongo como hipótesis de partida.

Como he dicho, por debajo de los planteamientos generalistas y bien intencionados de alguna parte de las exposiciones, se adivinaba una realidad diferente y bastante dura, tanto como la que puede afectar al resto de los agentes económicos, caracterizada por rasgos bien definidos, como por ejemplo:

−    Preocupación evidente entre los profesionales del sector por la situación económica de la administración local, asfixiada por la presión de los elevados gastos en que se ha incurrido después de varios años de euforia económica y el parón drástico de los ingresos.

− Desorientación que supone para quienes aman de verdad su profesión el cambiante e incierto entorno legislativo y normativo en el que se desenvuelve su actividad.

Exceso de niveles administrativos actuando sobre un mismo territorio, colisionando en ocasiones; a esto, yo añadiría, de mi cosecha particular, la especial circunstancia que se presenta a veces cuando en esos niveles no coinciden las mayorías gobernantes, pues a la colisión de funciones y responsabilidades se añaden entonces los difíciles equilibrios e intereses políticos.

Situación laboral y perspectivas de quienes trabajan en los diferentes niveles de la administración local.

− Problemas de convivencia entre funcionarios, políticos y asesores, todo ello en un contexto de crisis aguda y duradera.

− Necesidad de satisfacer las demandas de los usuarios de la administración local con calidad, rapidez y simplicidad de trámites, en un entorno de recursos insuficientes.

Como se ve, hay mucha materia sobre la que reflexionar para ver cómo mejora el servicio a los contribuyentes, reduciendo el coste, en una situación claramente adversa. Sin duda, estos temas son sobradamente conocidos para quienes desarrollan su actividad cotidiana en torno a la administración local, y parecerá pueril que un novato, como yo, lo exponga ahora como si hubiera descubierto las indias; pero es así, para los no especialistas, entre los que me encuentro, el debate resultó esclarecedor, y me reta a profundizar en el conocimiento de la realidad económica agregada del sector, hasta donde las cifras públicamente disponibles lo permitan.

No me cabe ninguna duda que a mí, los 10 años de Espublico me han dejado huella.

1 Comentario

  1. Desde hace tres años, Espublico ha permitido un espacio de una perspectiva diferente sobre la auditoría y la fiscalización. Y al apoyar la diferencia, en un pensamiento que se muestra uniforme, demuestra que lo público se caracteriza por la diversidad. Y ante un mundo que, literalmente, se resquebraja; el desafío en la administración, y sobre todo, en la gestión pública se impone pensar en nuevas categorías, en una nueva concepción de la auditoría que permita responder a los desafíos de la economía y lo social, ante el embate de las fuerzas de la naturaleza, pero también del hombre que carece del interés común. Y reciba Espublico mis disculpas por mi impaciencia de construir una nueva visión del Puerto de Palos.

Dejar respuesta