En el año 2000, los países miembros de las Naciones Unidas acordaron conseguir los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) para el año 2015. Al terminar el periodo de cumplimiento de esos ODM, el 25 de septiembre de 2015, la Asamblea General de la ONU estableció un nuevo acuerdo mundial sobre cambio climático. Tal día se produjo un acontecimiento histórico, los 193 Estados miembros de todo el mundo se comprometieron a adoptar la Agenda 2030, un programa impulsado por la ONU que forma parte del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, y que aborda 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que a su vez se disgregan en 169 metas a alcanzar.

La Agenda 2030 es un llamamiento a la acción global durante los siguientes 15 años. Los países que forman las Naciones Unidas se comprometen a movilizar los medios necesarios para la implementación de los Objetivos, mediante alianzas centradas especialmente en las necesidades de los más pobres y vulnerables.

La Agenda 2030 contiene elementos importantes de los Objetivos al Desarrollo del Milenio para el año 2015, pero se diferencia de las ODM por lo siguiente:

– Antes de que se aprobara se efectuó una encuesta a nivel mundial por Internet en donde intervinieron con sus opiniones y propuestas más de un millón de personas.

– Que se determinó desde el principio que para la implantación exitosa de los ODS eran necesarias la participación activa de los gobiernos locales.

– Que se deberá de incorporar al proceso no solo todas las Administraciones Públicas, sino, asimismo, la Academia y la Sociedad Civil.

– Existe una voluntad clara y definida de llevar los objetivos de la ODS  su debido término dado el carácter multidimensional del Desarrollo Sostenible. y

– Sin la implicación de los Entes Locales y de sus funcionarios es totalmente imposible la implementación de la Agenda 2030 y los Objetivos del ODS.

Efectivamente, esta última afirmación es totalmente acertada y es porque si analizamos los 17 objetivos de las ODS y las 169 metas que persigue, se puede comprobar, que el 80% de las mismas, coinciden, con las competencias locales reguladas en las Leyes locales de aplicación. De ahí lo transcendental de lo local en la Agenda 2030 ya que sin la intervención activa y comprometida de los Ayuntamientos en el cumplimiento de los objetivos de la Agenda, su aplicación sería un fracaso.

Los 17 objetivos son los siguientes y están íntimamente ligados a las competencias locales, de tal forma que, cumpliendo éstas, se consiguen los objetivos de lasa ODS.

Objetivo 1.- Fin de la pobreza.

Objetivo 2.- Hambre Cero.

Objetivo 3.- Salud y Bienestar.

Objetivo 4.- Educación de calidad.

Objetivo 5.- Igualdad de Género.

Objetivo 6.- Agua limpia y saneamiento.

Objetivo 7.- Energía asequible y no contaminante.

Objetivo 8.- Trabajo decente y crecimiento económico.

Objetivo 9.- Industria innovadora e infraestructuras.

Objetivo 10.- Reducir la desigualdad entre las personas.

Objetivo 11.- Ciudades y Comunidades sostenibles.

Objetivo 12.- Producción y consumo responsables.

Objetivo 13.- Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.

Objetivo 14.- Conservar y utilizar en forma sostenible los Océanos, los mares y recursos marinos.

Objetivo 15.- La vida de ecosistemas terrestres.

Objetivo 16.- Promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas.

Objetivo 17.- Alianzas para lograr los objetivos.

Lograr y alcanzar dichas metas supone la intervención de tres órdenes de Gobierno: La Administración Pública en donde cobra preponderancia la Administración Local y la vieja máxima: “Pensar en lo global y actuar en lo local”; el sector privado y la sociedad civil en su conjunto.

Los 17 ODS no son un tratado jurídico de obligado cumplimiento sino que se trata de un compromiso político y ético que debe de abordar todo Programa Municipal de Acción para los próximos años y hasta 2030, tratándose de una prioridad estratégica de todo orden, y abordando y alcanzando las metas locales estamos abordando y alcanzando las metas de los ODS, en materia de prestación de servicios básico y la promoción de un desarrollo territorial endógeno, inclusivo y sostenible.

Fortaleciendo las capacidades municipales estamos fortaleciendo la consecución de las ODS y este sentido la formación y sensibilización del personal municipal y funcionarios municipales es clave para el éxito de las ODS y además teniendo en cuenta que según el barómetro del CIS en febrero de 2019 sólo el 13,10% de la población tiene conocimiento de la Agenda, y el 37% tiene un conocimiento superficial, el fortalecimiento institucional de los Municipios y la capacitación y sensibilización de los funcionarios locales son clave para replicar la ejecución y el conocimiento de los ODS en la sociedad civil, siendo imprescindible que el manejo y el conocimiento de la Agenda por parte de las unidades administrativas municipales cuya acción tenga un impacto directo o indirecto con los ODS.

Corresponde a los Ayuntamientos elaborar un Plan Estratégico para conectar su programa de acción política de futuro a los ODS, en este sentido, hemos de poner de manifiesto la experiencia desarrollada por el Ayuntamiento de Madrid que ha elaborado una estrategia con el título “Una ciudad para todas las personas y las generaciones.

Este documento estratégico del Ayuntamiento de Madrid prevé y define medios de implementación, con 20 actuaciones específicas y 30 metas.

El documento se elaboró en el Foro Madrid Solidario con amplia participación y parte de principios-guías como son:

– La sostenibilidad ambiental.

– El enfoque de derechos humanos.

– La participación y profundización de la democracia. Y

– La construcción de una sociedad que resuelva pacíficamente sus conflictos.

Por lo tanto, una nueva asignatura pendiente le corresponde a los nuevos Ayuntamientos democráticos que salga de las próximas elecciones del 26 de mayo del año en curso y es avanzar en la implementación de la Agenda, pues si bien, el 80% de los ODS son competencia municipal, en otros, se necesita establecer una nueva articulación multinivel, que vaya más allá, de la lógica de la descentralización, que contempla solo el reparto de competencias.

No hay comentarios

Dejar respuesta