Porqué escribir en el blog de esPublico o la teoría del microondas

5

Porqué escribir en el blog de esPublico o la teoría del microondasEn estos días estamos pendientes de conocer el resultado de los Premios “Favoritos de Expansión” en los que participa nuestro Blog en la categoría de “Mejor Blog de Negocios”, desde una posición inicial inmejorable. Muchos de nosotros hemos vivido con especial intensidad este lanzamiento, y han sido también muchas las ilusiones que en él se han puesto. Este esfuerzo ha recibido ya su primer reconocimiento y seguro que será el primero de muchos más. La fórmula de trabajo e ilusión está funcionando bien. El Blog es Espublico se está convirtiendo en un lugar de encuentro: algunos nos quejamos más que otros, pero en cualquier caso, somos escuchados ¡y respondidos!. La interactividad del Blog hace que aquellos que lo leen y lo comentan, bien porque se molestan con lo que en él se dice, porque se siente identificados (para bien o para mal), o simplemente porque en él encuentran de temas de interés y de actualidad… todos ellos ayudan a mantener vivo el Blog y a reactivarlo con cada uno de sus comentarios: gracias a los que alaban y a los que critican, porque todos ellos visitan el Blog, todos ellos nos leen, y por ellos continuamos escribiendo.

Muchos son los sacrificios y grande es el esfuerzo que requiere aprobar una oposición que pone la primera base para desarrollar un trabajo intelectual, en este caso en la Administración local. Son años completando los conocimientos básicos que adquirimos en la licenciatura para llegar a una puesto de trabajo, en el que hay que seguir aprendiendo día a día: con la dificultad añadida que ya se ha comentado en este Blog de tener que estar constantemente actualizado. Sin ir demasiado lejos, durante las últimas semanas nos hemos tenido que meter en el cuerpo el Estatuto básico del Empleado público y la ley de Igualdad Efectiva con sus correspondientes reformas, derogaciones y mantenimiento temporal en vigor de varias normas fundamentales en el ámbito local, al que dichas leyes han afectado… ahora estamos con la nueva Ley estatal del Suelo… Todo ello mientras nos amenazan con un nuevo texto de contratos y sin olvidar, por supuesto, la misma actividad legislativa en cada una de las Comunidades Autónomas. Pero es que además y por si fuera poco, hay que estar haciendo constantes visitas a la Junta Consultiva de Contratación Administrativa (y sus homólogas autonómicas), la Junta electoral Central durante los últimos meses, el MAP por si aprueba alguna Instrucción…

En fin, desde estas líneas propongo que nos implanten en el cerebro un receptor de reformas y que vaya almacenado directamente todo esto: estaría bien que desde Espublico no remitiesen los Boletines informativos diarios que recibimos puntualmente en nuestro correo, directamente en nuestro cerebro. Pero bueno, quejarse de esto supongo que es como que un pastelero se queje de salir manchado de harina: es inevitable.

Lo que no es inevitable es la frustración que me produce la falta de reconocimiento del esfuerzo. Y mi queja tiene un fundamento bastante definido: se publica una nueva norma, en ese momento (y en ocasiones antes) te la llevas a casa en ese terrible formato de los Boletines para estudiártela el fin de semana, vas al curso correspondiente para que te explique lo inexplicable, te adaptas el expediente y los modelos y … ¿y? ¿quién se entera de todo esto? ¿alguna vez os han comentado: vaya que rapidez en aplicar la nueva norma y preparar el expediente?. Es como vivir una realidad alternativa: tienes la impresión de que si continuaras aplicando la norma vieja durante los próximos veinte años no va a pasar nada. Claro que si pasa, ya sabemos quién tiene la culpa… ()

Llegados a este punto, el amable lector que todavía continúe ahí se preguntará ¿y que tiene que ver todo esto con el microondas?: pues es muy sencillo. Cuando compras un microondas te adjuntan un libro de recetas, algunas incluso sofisticadas, y te cuentan todas las maravillas culinarias que puedes hacer con él. Al cabo de un tiempo terminas utilizando el microondas para calentar la leche. Y esto es lo que está pasando desde … digamos desde siempre para no molestar a nadie, con la profesión que yo conozco y en la que ejerzo: para aprobar la oposición tienes que estar al corriente de la última jurisprudencia y conocer hasta la más mínima conexión legislativa de un sistema de fuentes que nos protege del alceimer; llegas a dominar la legislación, la doctrina y la jurisprudencia. Todavía recuerdo la locura que produjo la STC 61/97 a propósito de la TR de la ley del suelo de 1992, y la inseguridad de tener que añadir a los preceptos que la misma quedaron vigentes ¡los del TR de 1976! y la legislación urbanística de la Comunidad Autónoma. Cantabas el TR´76 sabiendo que estaba vigente, pero desplazado en todo el territorio. En fin… toda esta ingeniería jurídica para terminar calentando la leche o lo que es lo mismo, terminar por ser valorado por el número de compulsas (o mejor, cotejos) y certificados de empadronamiento eres capaz de firmar en un día. Da lo mismo que durante la semana hayas estado estudiando las novedades legislativas, da lo mismo que hayas estado varias tardes preparando un nuevo expediente… da lo mismo: si no estás justo el día que el vecino te trae un documento para que (en contra de lo que establece la Ley 30/92) se lo “compulses”, todo tu mérito termina (por ser finos) con el papel reciclado. No se… tal vez habría que crear un servicio comarcal 112 de compulsas y certificados urgentes para que a cualquier hora del día, los 365 días del año, hubiera un Secretario firmando este tipo de documentos.

Pues bien, es en este punto donde creo que entra el Blog de Espublico: no sólo porque te permite hablar con total libertad de los temas que consideres interesantes, sino porque es leído, entre otros muchos (me consta), por aquellos que hablan tu idioma. En estos días estamos pendientes de conocer el resultado de los Premios “Favoritos de Expansión” en los que participa nuestro Blog en la categoría de “Mejor Blog de Negocios”, desde una posición inicial inmejorable. Muchos de nosotros hemos vivido con especial intensidad este lanzamiento, y han sido también muchas las ilusiones que en él se han puesto. Este esfuerzo ha recibido ya su primer reconocimiento y seguro que será el primero de muchos más. La fórmula de trabajo e ilusión está funcionando bien.El Blog es Espublico se está convirtiendo en un lugar de encuentro: algunos nos quejamos más que otros, pero en cualquier caso, somos escuchados ¡y respondidos!. La interactividad del Blog hace que aquellos que lo leen y lo comentan, bien porque se molestan con lo que en él se dice, porque se siente identificados (para bien o para mal), o simplemente porque en él encuentran temas de interés y de actualidad… todos ellos ayudan a mantener vivo el Blog y a reactivarlo con cada uno de sus comentarios: gracias a los que alaban y a los que critican, porque todos ellos visitan el Blog, todos ellos nos leen, y por ellos continuamos escribiendo.

Compartir
Artículo anteriorPerros, normas y medios
Artículo siguienteSe aprueba la Ley para el Acceso Electrónico de los Ciudadanos a los Servicios Públicos
Mª Esperanza Serrano Ferrer es Licenciada en Derecho por la Universidad de Zaragoza en el año 1995 y Secretaria-Interventora de Administración Local desde 2002. Ha prestado servicios en el Ayuntamiento de Torrente de Cinca (Huesca) y en la actualidad desarrolla sus funciones en el Ayuntamiento de Villanueva de Gállego (Zaragoza). Está especializada en Derecho Local de Aragón.

5 Comentarios

  1. Esperanza:
    Excelente comentario, me ha gustado mucho el símil del microondas. Soy uno de los lectores que «aun continúa ahí». Alguna cosa habrá que decir a nuestros patrios padres sobre la maraña normativa, el caos legislativo, la empanada jurisprudencial y la última tendencia doctrinal. Hacen todo ello que sea necesaria una continua y cada vez más difícil readaptación cerebral previa la correspondiente ingesta de Nervocalm grageas.
    No sé si lo mejor es silbar y mirar para otro lado

  2. Considerando que en este lindo pais , convivimos en sintonia forzada un monton de Comunidades Autonomas, que el legislador ha cambiado considerablemente en estos treinta años de democracia, que a nosotros no solo nos han hecho cambiar , sino que ademas nos mortifican día a dia, tengo que felicitar a nuestra compañera Esperanza por el articulo escrito , pues considero que es ilustrativo de nuestra realidad cotidiana y la felicito por el esfuerzo realizado , en la creencia de que de esta manera se ha avadido del quehacer diario y le ha servido como relajo y distración, como me ha servido a mi , ademas de haberme alterado el animo positivamente

    Un saludo y animo [b][/b]

  3. Con el disimulo del microondas, has puesto el dedo en la llaga de unos cuantos problemas importantes de la Administración pública: la maraña legislativa (en especial, en vuestro ámbito de la administración local), la ausencia de unos mecanismos sistemáticos de actualización formativa y de gestión del conocimiento y, sobre todo, la falta de reconocimiento.

    Creo que la clave para hacer las cosas bien es poner ilusión en ellas, como hacéis en este blog. Y se nota.

    Suerte con «los favoritos de Expansión».

Dejar respuesta