Sedes electrónicas y deslegalización de la creación y modificación de Ministerios.

0

Sabido es, por un lado, que el artículo 38 de la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público, define la sede electrónica como aquella dirección electrónica, disponible para los ciudadanos a través de redes de telecomunicaciones, cuya titularidad corresponde a una Administración Pública, o bien a una o varios organismos públicos o entidades de Derecho Público en el ejercicio de sus competencias. El establecimiento de una sede electrónica conlleva la responsabilidad del titular respecto de la integridad, veracidad y actualización de la información y los servicios a los que pueda accederse a través de la misma.

Cada Administración determinará las condiciones e instrumentos de creación de las sedes electrónicas, con sujeción a los principios de transparencia, publicidad, responsabilidad, calidad, seguridad, disponibilidad, accesibilidad, neutralidad e interoperabilidad. En todo caso debe garantizarse la identificación del órgano titular de la sede, así como los medios disponibles para la formulación de sugerencias y quejas. Estas sedes, utilizarán, para identificarse y garantizar una comunicación segura con las mismas, certificados reconocidos o cualificados de autenticación de sitio web o medio equivalente.

Complementariamente, el Real Decreto 1671/2009, de 6 de noviembre, por el que se desarrolla parcialmente la Ley 11/2007, de 22 de junio, de acceso electrónico de los ciudadanos a los servicios públicos, además de regular la sede electrónica en sus artículos 3 al 9, señala específicamente en su artículo 3.2 que las sedes electrónicas se crearán mediante orden del Ministro correspondiente.

Por otro lado, como todos sabemos, el artículo 100 de la Constitución y el artículo 2. j) de la Ley 50/1997, de 27 de noviembre, del Gobierno, atribuyen al Presidente del Ejecutivo la facultad de crear, modificar y suprimir, por Real Decreto (lo que supone, realmente, una propuesta al Rey), los Departamentos Ministeriales. El cambio de número, nombre y atribuciones de cada Ministerio es competencia, en suma, del Presidente del Gobierno, habiéndose superado ya hace tiempo la polémica normativa sobre rigidez o deslegalización de esta suprema potestad organizativa.

Ello, uniendo ambas cuestiones, como tantas, lleva a la situación, cuando menos discutible, de que un Gobierno en funciones, esperemos que en vísperas de dar paso a un Ejecutivo con respaldo parlamentario y plenitud de ejercicio, apruebe una disposición como la Orden CNU/1168/2019, de 26 de noviembre, por la que se crea la Sede Electrónica del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades (BOE de 3 de diciembre de 2019), cuando ya se anuncia que, de formarse Gobierno de coalición,  el Ministerio se fraccionará y tendrán sus segregaciones y reasignaciones otros nombres y apellidos. Es más: a esta sede electrónica, como es la moda normativa, se le asigna un acrónimo (“SEMCIU, en lo sucesivo”), que creo que va a durar menos que un caramelo a la puerta de un colegio. La disposición prevé que se realizarán a través de la SEMCIU todas las actuaciones, procedimientos y servicios que requieran la autenticación de los ciudadanos o de la Administración Pública en sus relaciones con éstos por medios electrónicos, así como aquellos otros respecto a los que se decida su inclusión en la sede por razones de eficacia y calidad en la prestación de servicios a los ciudadanos. Incluso se ofrece una dirección electrónica de referencia de la sede, que será https://ciencia.sede.gob.es. Si Universidades o Innovación se segregan de Ciencia, ¿adónde nos dirigimos los universitarios y los innovadores? Lo mismo ocurre con el acceso directo a través del portal de internet  http://www.ciencia.gob.es. Por no hablar de la actual titularidad de la sede electrónica que corresponde a la Subsecretaría de Ciencia, Innovación y Universidades.

Ciudadanos y empleados públicos estamos habituados y hasta cansados de los cambios de adscripción de cometidos y referencias con los cambios ministeriales producidos con cada nuevo Gobierno, lo que debiera hacernos pensar si, en aras de la seguridad jurídica y hasta de la confianza de usuarios y operadores jurídicos, la barra libre del Presidente del Gobierno no debería atemperarse un poco. A quienes somos beneficiarios de proyectos estatales de investigación, nos es muy familiar el solicitar la subvención a un Ministerio, recibirla de otro y dar cuenta del desarrollo a un tercero. Es poco presentable.

Y aún más –la Ley 40 es de 2015- que, a una Administración a punto de renovarse, le entren las prisas por aprobar, a las puertas de 2020 y con un Gobierno en funciones en vísperas de extinguirse, la prolija regulación de una sede electrónica, en un Ministerio que, como tal, no parece tener mucho recorrido.

No hay comentarios

Dejar respuesta