Viabilidad municipal

2

Viabilidad municipal

El Boletín de esPublico nos notifica un anuncio que aparece en el Boletín Oficial de la Provincia de Soria del mes de abril. En el mismo se inserta la convocatoria pública para la provisión con carácter interino del puesto de Secretaría-Intervención de una Agrupación de cuatro  Municipios cuyos nombres no citaré, de 66, 123,  87 y 20 habitantes (Soria).  En total 296 habitantes. Situados en una zona montañosa pero seguramente bellísima (he visto algunas fotos por internet). Es el arquetipo de pueblos bellísimos que no tienen otro futuro que poner en valor sus recursos turísticos, futuro prometedor por otra parte debido a que la opulenta sociedad actual dispone de abundantes excedentes económicos que se pueden dedicar al ocio.

Es difícil hacerse a la idea de las dificultades que pueblos tan pequeños tienen para sobrevivir como tales, es decir como una comunidad de individuos a los que le une la tierra y la historia y que disponen de una organización en forma de ayuntamiento con todas sus implicaciones. Pueblos envejecidos, sin escuela hace años y sin prácticamente actividad económica ya, perdidos en el corazón de la montaña, con regulares por no decir malas comunicaciones. Y sin embargo sus habitantes se siguen aferrando a ellos porque en ellos están sus raíces y su propia vida.

 

Un amigo me decía hace tiempo que en algunos pueblos hay menos habitantes que en muchas comunidades de propietarios de fincas urbanas de cualquier ciudad y cuestionaba su viabilidad y aunque le reprochábamos la comparación porque podía interpretarse como casi un desprecio, no le faltaba algo de razón. Yo siempre había pensado de forma parecida hasta que un día me fijé en el rostro curtido y quemado por el sol de un viejo agricultor de un minúsculo pueblo de la montaña de Huesca. Y aunque no hablé con él, mentalmente imaginé el guión de lo que habría sido su vida: un duro trabajo de sol a sol con unos ingresos de mera subsistencia, con un acceso muy limitado a recursos sanitarios y una educación algo menos que básica. Con el añadido de no salir prácticamente nunca del pueblo por no tener recursos y tener además que atender un escaso ganado diariamente que procuraba unos ingresos adicionales no demasiado altos pero imprescindibles. Todo hasta que un importante  desarrollo económico trajo el desarrollo social e hizo llegar, a pesar de las siempre inevitables carencias y defectos, un nada desdeñable estado de bienestar. A pesar de que la vida allí seguirá siendo dura, al menos ahora se tienen los servicios básicos y se tiene asegurada una pensión que permite pasar las horas en el bar del pueblo (seguramente municipal y concebido como servicio público, el ágora local), recordando viejas historias con un cigarrillo en la boca y un vaso de vino en la mano.

 

Todo eso me llevó a pensar que probablemente  no tenía yo derecho a criticar la viabilidad municipal de esos pueblos. Ellos siguen arraigados a su tierra porque tienen raíces profundas en ella. El sistema público de solidaridad con que contamos, debe atender sin duda a todas estas personas simplemente porque son personas, porque han trabajado como titanes por muy poco y porque tienen derecho, sin otras matizaciones, a ser felices como el que más. Y tienen derecho a descansar charlando en el carasol en las  frías mañanas con los amigos.

2 Comentarios

  1. Estimado Ignacio:
    Me ha gustado mucho tu entrada. Tono poético y riguroso, en un blog extraordinario. Sueño con irme a vivir a Las Arribes zamorano-salmantinas, con el ADSL y un [i]power-book[/i]. Creo que cada vez más prfesionales podrán hacerlo, gracias al teletrabajo. Hay que aguantar.
    Un abrazo desde Asturias
    [b]Antonio Arias Rodríguez[/b]
    [b]http://www.fiscalizacion.es[/b]

  2. Creo que el teletrabajo está muy bien pero habría que meditar con cuidado y en profundidad cómo y de qué manera aplciarlo en los ayuntamientos pequeños. No se sustituirá nunca sin embargo la necesaria y conveniente interacción personal entre el funcionario y el vecino. El Alcalde deberá tratar de concoer cuál es eso de la «aspiración vecinal» que dice el art. 25 de la LBRL Este artículo hay que ver qué juego da…) pero el Secretario probablemente deberá interpretarla también. A lo de Las Arribes, me apunto yo también, pero me apunto a contemplar el paisaje, ver las estrellas y meditar.
    Saludos.

Dejar respuesta