España en marcha

7

Encabeza Gabriel Celaya su poema «España en marcha» (De «Cantos iberos», 1955) con estos terribles versos:

Nosotros somos quien somos. dibujo

¡Basta de Historia y de cuentos!

¡Allá los muertos! Que entierren como Dios manda a sus muertos.

Ni vivimos del pasado,

ni damos cuerda al recuerdo.

Somos, turbia y fresca, un agua que atropella sus comienzos.

Si hoy en día viviera tendría que cambiarlos, pues ni es cierto que dejemos a los muertos a su albur, ni lo es que no vivamos del pasado y no paramos de darle cuerda al recuerdo.

Con motivo de la aplicación de la Ley de Memoria Histórica, aprobada a final de 2007, miles y miles de españoles se vieron cambiados de domicilio. No por el hecho de mudarse, sino por motivo del cambio de nombre de la calle en la que vivían.

Pero los cambios en el callejero parece ser que no han sido suficientes y ahora se propone una nueva revisión para hacer que desaparezcan de los callejeros otra interminable lista de nombres.

Aparte de lo recomendable que es dejar descansar los muertos en paz, especialmente los que fueron víctimas de una terrible guerra civil, de la que todos debemos sacar la misma consecuencia: esto nunca se debe repetir. Es absurdo después de 76 años pretender cambiar el resultado de la contienda, pero más que absurdo es criminal  pretender reproducir los enfrentamientos que desembocaron en la guerra.

Y es una ofensa al honor de aquellos a quienes se les dedicó una calle retirársela por motivos deshonrosos, cuando en las listas de “franquistas” se incluyen a personas que su única proximidad con las balas fue recibirlas en su pecho en un fusilamiento ignominioso, sin la mínima garantía jurídica, por el procedimiento de “sacas” de presos.

Tan fascista es quien pretende quitar una calle al portuense Pedro Muñoz Seca, como quien prohibía dedicársela a su pariente Rafael Alberti. Ignorante es quien desconozca el mérito artístico de Salvador Dalí, como quien en el pasado trataba de ignorar el de Pablo Picasso.

Por otra parte, las acusaciones de haber tomado partido por un bando en una guerra civil alcanzan prácticamente al cien por cien de la población, pues en esa situación bélica el desafecto es considerado enemigo…

Sinceramente parece lógico evitar que se perpetúen homenajes a personas que distaron de actuar bajo las reglas del honor, como es deleznable pretender rendir honores a quienes su mayor mérito fue la barbarie en el otro bando. Pero que después de la “limpieza” hecha desde el 2008 hasta la fecha el callejero siga poblado de “franquistas” es el delirio de historiadores sin historia y sin conocimientos mínimos de su disciplina.

Negar la genialidad de Jardiel Poncela o la relevancia de Santiago Bernabéu para llevar por todo el mundo el nombre de la ciudad de Madrid es tan ruin como discutir la maestría poética de Antonio Machado y Federico García Lorca.

Claro que no podemos pedir que valore méritos poéticos, teatrales, artísticos o deportivos a quien nada sabe de eso y es únicamente especialista en afilar rencores y revisar cuentas de hace 80 años con ánimo de despertar odios los próximos 80.

Como escribía Alberti en «Nocturno» (“De un momento a otro”, 1937):

Manifiestos, artículos, comentarios, discursos,

humaredas perdidas, neblinas estampadas.

¡qué dolor de papeles que ha de barrer el viento,

qué tristeza de tinta que ha de borrar el agua!

Ya va siendo hora de que dejemos a los muertos en paz, que descansen todos juntos, olvidando viejas cuentas que ya deberían estar solamente en los libros de historia y no en la actualidad de los noticiarios. Y dedicarnos, todos los vivos, a que España esté de verdad en marcha.

7 Comentarios

  1. Solo puedo decir, gracias por poner negro sobre blanco lo que muchos pensamos y no sabemos o podemos expresar de manera tan acertada y elegante. Saludos desde la tierra de Alberti y Muñoz Seca.

  2. Lo que usted viene a plantear, dejemos a los muertos donde están, es decir aquellos que tuvieron la suerte de ser enterrados en una tumba y también aquellos que el franquismo los dejo tirados en las cunetas y el neo franquismo los ha olvidado ya en la democracia. Tenga un poco mas de respeto por estos muertos y por los familiares que sufren aun por ellos y no los pueden encontrar.

  3. Alverti ¿ seria el mismo de la checa de fomento? Si es el mismo tendrán que quitarle las calles y plazas pues si no mató directamente lo consintió. Que falta de respeto y que ganas de tocar los cojones ¿ no pesarán que algún día pueden tener que dar explicaciones de estas farsas? Porque el que urge en la mierda de la historia olvidándose de la suya (que no es poca) corre el riesgo que algún día le pidan explicaciones y ¿ese día que dirá? …

    • Juan Carlos, de lo que se trata es de no seguir «depurando responsabilidades» por lo que hicieron hace casi 80 años nuestros antepasados. Rafael Alberti Merello se distinguió en la defensa activa de la República como intelectual, pero no he leído ninguna fuente histórica que le responsabilice de las sacas en la checa de Fomento.
      Otros miembros de su familia se alistaron en las filas nacionales.
      En cualquier caso, fue un gran poeta y es por lo que merece la pena recordarle.
      Fernando VII no fue un buen Rey, pero tiene su calle en diversas ciudades, como Madrid. Hasta en el parque del Buen Retiro de Madrid el demonio tiene una estatua (el ángel caído).
      ¿No es hora de dejar de quitar calles y plazas a los muertos?

      • Sí claro que si pero todos por el mismo rasero hasta Franco respeto los escudos de la república del banco de España y las estatuas de Largo caballero y negrin en N.ministerios ¿ porque no se le respeto su estatua? ¿De quien fue la idea de borrar la historia? O jugamos todos o se rompe la baraja ¿me explico?

        • Francamente da pena y produce sonrojo leer opiniones tan extremistas como la suya. No olvide que todas las barbaridades que se produjeron durante la guerra y sobretodo las que se produjeron después tuvieron origen en la sublevación de unos militares felones y poco honrosos contra el gobierno legítimo de la República. No venga usted con pamplinas fachas.

Dejar respuesta