administración electrónica, diputación, municipios No hace mucho, cayó en mis manos la obra “Administración electrónica: Estudios, buenas prácticas y experiencias en el ámbito local“, en el que se plasman una serie de ponencias, tanto jurídicas, como de vivencias en la implantación de la Administración Electrónica; y me llamó poderosamente la atención un artículo D. Isabelo Fernández Solano, Director del Área de Nuevas Tecnologías de la Diputación de Badajoz. En dicho artículo, se plasmaban una serie de reflexiones prácticas cosechadas en el ejercicio de su labor, que podríamos resumir en las siguientes líneas:

– Veía las dificultades de municipios “medianos” (20.000 a 50.000 habitantes) para subirse al carro de la Administración Electrónica, ante los altos costes de implantación, puesto que suelen estar fuera del cobijo habitual de las Diputaciones.

– Ha observado que en los municipios pequeños no hay una verdadera demanda de Administración Electrónica.

– Considera que las soluciones informáticas empleadas son excesivamente compleja para ser usadas por un “ciudadano medio”, requiriendo amplios conocimientos informáticos; al menos en el sistema implantado por la Diputación.

– Y, prevé la insostenibilidad futura de los grandes proyectos, puesto que nacieron al albur de las grandes subvenciones que algún día se acabarán, haciendo inviable la actualización de las herramientas implantadas.

Por mi experiencia práctica en la implantación de la solución informática de Administración ElectrónicaesPublico Gestiona”, discrepo en varias de las reflexiones que realiza el autor:

El sistema “Software as a Service” de nuestra herramienta reduce altamente los costes, facilitando la pervivencia futura del proyecto, permitiendo a municipios de escasos recursos, sea cual sea su tamaño, seguir tramitando electrónicamente cumpliendo en todo momento con la legislación vigente. Se desmonta, de esta manera las aseveraciones primera y cuarta. Es la percepción obtenida en mi trabajo de campo en municipios desde 5000 habitantes hasta 80.000.

El éxito de una Administración Electrónica se basa en tres elementos: Una herramienta adecuada, actualización jurídica de sus contenidos, y liderazgo interno en el cambio del que hacer diario. Las dos primeras cuestiones las traemos ya solucionadas desde el principio por esPublico, así que todo depende de una única variable: que se desee realmente implantar por la propia organización. El volumen de empleados y expedientes de ese municipio, en función de su envergadura, sólo cambia el aspecto temporal de cuántas semanas hacen falta para implicar y formar a todos.

En estos años, hemos visto que el éxito sólo depende de querer cambiar y adaptarse a los tiempos. Nada más. Y a fe, que las sorpresas son bien agradables, bien frustrantes, en función de esa predisposición: desde Alcaldes de sesenta años firmando electrónicamente a diario, a Técnicos jóvenes que no quieren usar el ordenador.

Donde sí estoy de acuerdo con el autor, es respecto a la complejidad de la tramitación telemática. Quizá haya sido un error apostar por tecnología como la del DNI electrónico, para la identificación del ciudadano, debido a dos poderosas razones:

– Por un lado, la dificultad real de obtenerlo, con listas de espera de meses en algunas capitales de provincia.

– Por otro lado, la complejidad en su instalación; necesitando los drivers del lector, los drivers de la tarjeta chip, el plug-in de java, etc.

Probablemente se esté pecando de excesivo garantismo en la identificación del ciudadano a la hora de tramitar electrónicamente. Un celo, que por regla general no se aplica en la misma intensidad a la tramitación tradicional en papel. Un tradicional sistema de usuario y contraseña, facilitado por la propia Administración, quizá no sea el método más “puro” tecnológicamente, pero facilitaría esa interacción. Yo recuerdo que ese era el sistema ofrecido ya hace años por la Universidad de Zaragoza, y todos los estudiantes lo manejábamos sin problemas para la matriculación, o la consulta de las notas de los exámenes.

En teoría, este sistema de tarjetas chip o de certificados instalados en el navegador, evitaría lo farragoso de ir pidiendo a cada Administración una clave de manera previa a la relación telemática. Pero más farragoso es tramitar con el DNI electrónico (al menos, la primera vez). ¿Quién no ha intentado ver los puntos de carnet de conducir, y lo primero que uno se encuentra, si lo tiene todo bien instalado, es que “esta página no es segura”?

El mejor método de Administración Electrónica, es el llevado por la AEAT para la Campaña de Renta, en la que se interactúa demostrando que se conoce algún dato, como el de la casilla 698 de la Renta anterior. Y que con un SMS, se pueda aceptar el borrador.

Estamos en años de experimentación en esto que se ha venido en llamar la Administración Electrónica. Ahora que estamos en pleno trabajo de campo, será cuando se detecte qué elementos funcionan y cuáles fracasan; y como hizo Gutemberg con la imprenta hace varios siglos, diseñar cómo será nuestro futuro.

4 Comentarios

  1. Estimado Raúl.
    Yo también me he sorprendido por el análisis de Fernández Solano, a quien no tengo el gusto de conocer. Estoy en casi total desacuerdo con él, y en casi total acuerdo contigo. Si me lo permites repaso igualmente sus cuatro argumentos:
    – “Dificultades de municipios “medianos” (20.000 a 50.000 habitantes) para subirse al carro de la Administración Electrónica, ante los altos costes de implantación…”. Dato: servidor trabaja en un Ayuntamiento que, pese a tener menos de 20.000 habitantes, podríamos calificar como mediano, y puedo afirmar y confirmar que la implantación de la Administración electrónica no nos ha costado ni un euro. Coste= cero.
    – “En los municipios pequeños no hay una verdadera demanda de Administración Electrónica”. Error. La Administración electrónica no es una demanda de los municipios pequeños o grandes, sino de la sociedad, los ciudadanos, y por mucho que se quiera defender el tópico de la “España profunda”, lo cierto es que en los pueblos pequeños y de carácter rural las personas también utilizan los medios electrónicos, y si la Administración lo permite, los utilizarían para relacionarse con ella. Quizá hoy por hoy dichos usuarios representen el 5% de la población, pero ¿y dentro de 15 años?
    – “Las soluciones informáticas empleadas son excesivamente compleja para ser usadas por un “ciudadano medio”, requiriendo amplios conocimientos informáticos; al menos en el sistema implantado por la Diputación”. Desconozco el sistema implantado por su Diputación Provincial, pero si allí hace falta tener amplios conocimientos informáticos para sacar el DNI o certificado electrónico, acoplar un lector de tarjetas al PC, rellenar una instancia on line, apretar a un botón y revisar de vez en cuando la bandeja de entrada, es que no se ha implantado la Administración electrónica, sino otra cosa bien distinta.
    – “La insostenibilidad futura de los grandes proyectos, puesto que nacieron al albur de las grandes subvenciones que algún día se acabarán, haciendo inviable la actualización de las herramientas implantadas”. Si el proyecto implantado es insostenible, es que no se ha implantado bien, ya que si hay una cosa que encaja perfectamente con los manidos principios de sostenibilidad (económica o ambiental, tanto da), ahorro público y eficiencia es precisamente la Administración electrónica. Lo que es insostenible es el despilfarro público en obras faraónicas innecesarias y en asesores paniaguados, pero precisamente la Administración electrónica ahorra dinero, y ningún experto en el tema que yo haya escuchado o leído opina lo contrario.
    Respecto a lo comentado por ti, en efecto puede resultar algo farragoso instalar el certificado o firma electrónica en el PC por primera vez. Por eso sugiero a los ciudadanos que se manejen en un discreto “nivel de usuario medio” (o sea, la mayoría de las personas) que para ese trámite concreto, el cual afortunadamente sólo hay que realizar una vez, pidan ayuda. En relación a la necesidad de “una herramienta adecuada, actualización jurídica de sus contenidos, y liderazgo interno en el cambio del que hacer diario”, totalmente de acuerdo, si bien con el obvio matiz de que la herramienta de espublico es una más de las que funcionan en el mercado. Como toda obra humana es mejorable, pero no es este el momento ni el lugar de buscarle los fallos. También estoy de acuerdo en que las Administraciones pecan de desconfiadas a la hora de identificar el “usuario electrónico”, exigiendo insistentemente la cumplimentación de datos que ya deberían importarse directamente del certificado. Finalmente, en efecto, la AEAT funciona muy bien. El motivo es que llevan muchos años en esto (fueron la Administración pionera), y por eso han tenido mucho tiempo para perfeccionarse.
    Un saludo.
    Víctor.

  2. Estimados Raúl y Víctor,

    Discrepo levemente con vuestros argumentos, por otro lado, tengo la suerte de conocer en persona a Isabelo Fernández, al que tengo como una Autoridad (con mayúscula) en la materia que nos concierne, y por tanto entiendo de primera mano, sus argumentaciones.

    En primer lugar, Raúl, la experiencia en municipios de entre 5000 y 80000 habitantes, no considero, que sea del todo extrapolable al resto de municipios, estamos hablando, sin lugar a dudas, de diferentes ligas, diferente idiosincrasia y problemática, ya que el grueso, es decir el 83,8% de los municipios, se encuentran precisamente por debajo de esos 5000 habitantes, y es allí donde confluyen precisamente, la escasez de demanda y de recursos, humanos, técnicos y de financiación. Es una suerte que las Diputaciones, puedan ofrecerles sistemas que les permitan cumplir con la legislación ya que por ellos mismos, serían totalmente incapaces de hacerlo. Hablamos de municipios en los que con suerte, se comparte el secretario entre varios de ellos…

    Esta escasez de demanda en los pequeños municipios, actualmente, es real, manque nos pese, la he pulsado de primera mano, la única demanda hoy en día en pequeños municipios es la de aquellos ciudadanos con intereses en el municipio que residen fuera de el, a los habitantes, les sigue siendo más cómodo el hablar directamente con el ayuntamiento, (en palabras de un importante número de secretarios y técnicos de esta franja de municipios) quizá esto cambie en los próximos 15 años, pero hoy en día es así.

    En la liga intermedia, de la que habla Isabelo,(entre 20000 y 50000) nos encontramos al 3,10% de los municipios y que obviamente, otra cosa sería incierta, no disponen de financiación suficiente como para abordar el coste de implantación de un sistema “completo” y en el que actualmente el ROI, solo se puede justificar a muy largo plazo, teniendo en cuenta las prioridades que deben afrontar en el servicio al ciudadano, si, se encuentran en un aprieto.

    Por supuesto en la premier, nos encontramos al 1,78% de los municipios españoles con mas de 50000, que aunque tengan estrecheces con los tiempos que corren, no encuentran mayor problema en la implantación y demanda de Administración Electrónica.

    Por último la insostenibilidad de los sistemas, es un problema real, pues todo sistema requiere de un mantenimiento, actualización y adecuación al estado del arte en cada momento, y a lo que se refiere Isabelo, es que, o los municipios empiezan a destinar una partida presupuestaria para este menester (aquellos que puedan claro), o en el futuro se encontrarán con un sistema que no podrá hacer frente a la tecnología vigente en el lado del usuario, ni a los posibles cambios legislativos (es un sistema vivo), ya que las subvenciones, no duran para siempre.

    En resumen, el problema de la administración electrónica en España, es una población muy disgregada, acumulando un pequeño sector de la misma en el grueso de municipios, es decir, si mis cálculos no fallan, se acumula el 30,32% de la población en el 95,10% (7717 menores de 20000 hab.) de los municipios, de los cuales cerca de un 12,14% de la población vive en el 83,8% de los municipios (<5000 hab.) como vemos esto presenta un problema de recursos a todos los niveles, aunque estos municipios tienen la suerte de contar con las Diputaciones. Por encima se encuentran de cara con el problema y no siempre es fácil encontrarle solución ni "sostenibilidad".

    En lo demás, sobre el tema de la autenticación del ciudadano, os remito a mi artículo sobre el tema
    El DNI electrónico es un gran acierto, el problema es la integración con la tecnología en el lado del usuario y la evolución en paralelo, solo un mecanismo como el DNIe puede garantizar la máxima confianza en los sistemas de Administración Electrónica, sin criptografía, no hay valía. El problema no es tan solo la autenticación, sino la firma.

    Concluyo por tanto diciendo que estoy de acuerdo con los argumentos de Isabelo Fernández y siento discrepar con los vuestros, pero a la realidad me remito, una vez salvados esos escollos, confío plenamente en las ventajas de la Administración Electrónica y en su supremacía en el servicio al ciudadano.

    Un saludo,
    Juan Martín

    (Calculos en base a las cifras del Censo Municipal proporcionadas por el INE a 1 de enero de 2010)

  3. Estimado Juan Martín,

    Respecto a la insostenibilidad de los proyectos, en efecto, depende de la solución informática escogida. Está claro el fracaso de los grandes proyectos financiados con cuantiosas subvenciones, basados en complejos work-flows. En muchos casos, esos macro-proyectos, ni tan siquiera han llegado a implantarse, porque todo el esfuerzo económico ha sido dedicado a la herramienta, sin pensar en la posterior implantación y gestión del cambio.

    La solución informática que ofrece esPublico, sin embargo, facilita al Ayuntamiento una opción de bajo coste que le permite tramitar en todo momento con la legislación actualizada, sin que suponga un coste añadido a tener en cuenta en los presupuestos.

    Aunque mi experiencia profesional radique en ayuntamientos “medianos”, nuestra solución informática está implantada también en Ayuntamientos menores de 1.000 habitantes. Y, en efecto, aunque el backoffice es acogido con agrado por los empleados de los Ayuntamientos, resulta evidente la escasa la interacción telemática por los ciudadanos de dichos municipio. En su mayor parte, por la avanzada edad de sus habitantes.

    Un saludo,

  4. la verdad es que me sorprende que las administraciones se mantengan a la cola de las innovaciones electrónicas… ahora que las pymes nos esforzamos en volver a subir a todo esto…!! yo hace poco que contrate un programa de gestión, en concreto con la empresa que os enlazo, que ya que estoy, os la pongo a ver que opináis, pues eso, requirió un esfuerzo renovarse, pero estamos en un mundo en movimiento, si te quedas quieto, vas hacia atrás!

Dejar respuesta