Anatomía de un instante

14

Anatomía de un instante¿A qué recuerda dónde y con quién se encontraba cuando el teniente coronel Tejero irrumpió, pistola en mano, en el Congreso de los Diputados? A buen seguro que sí. Podrá rememorar sus primeras impresiones, su desconcierto, su miedo o su alegría, que de todo hubo en la viña del Señor. Lo que no podrá es mostrar ni siquiera un pequeño acto de heroísmo para contar a sus nietos. Como todos hicimos, se quedaría pegado a la televisión o a la radio, para ver en qué terminaba aquel engendro. Llamaría a sus familiares para decirles que no salieran a la calle, y se prepararía mentalmente para pasar unos días en casa. Desde luego, ni siquiera se le pasó por la cabeza montar barricadas para defender la libertad. ¿Me equivoco? Aunque le duela reconocerlo íntimamente, se portó como un borrego sumiso más. Hubiera acatado gustosamente, o aceptado resignadamente, el resultado de aquel golpe de Armada, Milans y Tejero. No. No fue usted un héroe, precisamente. Tampoco yo, ni, para alivio y sonrojo general, prácticamente nadie. Pero de eso no hablamos. Olvidamos lo que nos conviene olvidar, y ponderamos aquello que nos retrata más guapos ante la mirada de los demás. Al día siguiente, una vez fracasado la ocupación de la libertad, todos nos convertimos en enfervorizados defensores de la democracia. Así es la vida. Nos pongamos cómo nos pongamos – y todos recordamos muy bien aquella tarde – nadie, y reitero lo de nadie, salió a la calle, inflado de heroísmo civil, para defender una democracia que en aquellos momentos se tambaleaba. La sociedad española se escondió – nos escondimos – debajo de la cama hasta ver en qué terminaba aquello. Suárez estaba más que quemado, devorado por una democracia que había creado pero que no sabía gestionar. Los muertos en atentados se contaban por centenas, la economía se desmoronaba, el incipiente Estado de las Autonomías amenazaba al tradicional España del Una, Grande y Libre. Las izquierdas y las derechas estaban hasta el gorro de aquel presidente tirititero, y deseaban un cambio de rumbo en la política española…

Finalizo la lectura fascinada del último libro de Javier Cercas, Anatomía de un Instante, que me ha hecho pensar, rememorar, gozar y sufrir. Con una maestría de escritor de los grandes, nos introduce en la psicología colectiva del momento, ahondando en las mentes y la biografía de los protagonistas del momento. Suárez, Gutiérrez Mellado y Carrillo, los únicos, por cierto, que no se tiraron al suelo. El resto de sus señorías tampoco es que nos dieran un ejemplo de heroísmo, precisamente.

Bucee en nuestra historia, adéntrese en su propia verdad. Leyendo el libro sabrá más de España, pero, sobre todo, aprenderá de usted mismo. Ni ángeles, ni demonios, simplemente la generación que supo construir una democracia imperfecta, pero, por ello posible. 

Compartir
Artículo anteriorEl amor en los tiempos de gripe
Artículo siguienteMiccionar (y no echar gota)
Manuel Pimentel Siles es Licenciado en Derecho y Diplomado en Alta Dirección de Empresas además de ingeniero agrónomo. Fue Diputado en el Parlamento Andaluz, Secretario de Estado y Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales.

14 Comentarios

  1. En aquel episodio que nos cubrió de vergúenza y que nos colocó más alejados de Europa que Portugal o Turquía; en aquel espectáculo que nos devolvía una vez más a los escenarios de postración tan habituales en nuestra Historia de país ingobernable, saturado de pronunciamientos militares e intentonas golpistas, con unas 8 Guerras Civiles a nuestras espaldas; tratando de olvidar por unos segundos, el comportamiento bochornoso de la población «civil» española que justa y objetivamente señala Pimentel, de una sociedad que casi no lo es, sino más bien una plebe teológica de «yos» anárquicos, conformistas y paternales; a pesar de semejante demostración de una nación que no funciona, porque no es ni nación, sino un agregado de tribus, fulanismos y dogmas; quiero recordar aquí en medio del drama, lo único rescatable que un niño como yo vio por TV: el genio y la figura, el sentido del honor de un HOMBRE que respeta el juramento constitucional que ha hecho, las imagenes épicas que dieron la vuelta al Mundo de un HOMBRE superior a si mismo, a su País y a su Tiempo, la valentía y la dignidad del General Gutiérrez Mellado frente a unos monigotes tragicómicos con tricornio y metralleta, que convierten la conducta de aquella persona en modelo y lección para la humanidad, en una época y país sin Educación para la Ciudadanía; el ademán de un señor enclenque de mucha edad, plantando cara él solo a un grupo de militares armados, como un íbero irreductible vestido de paisano, en una imagen que valía más que mil palabras: la imagen de una Democracia embrionaria que no podía ser derribada una vez más, con la zancadilla cobarde y por la espalda del golpismo reaccionario, gracias a hombres artistas y estéticos como Suarez, que aún siendo elementos del Régimen Franquista y sin ser Demócratas, hicieron Democracia con mayúsculas, al actuar con generosidad extrema, por encima de sus posibilidades humanas, cargándose de deberes como auténticos aristócratas que no eran, permitiendo el posible nacimiento de futuros hombres libres que hagan Democracia de verdad y que la hagan durar. Hoy podríamos ver en aquellos dos HOMBRES, a los héroes griegos de una nación nada heroica y nada nación.

  2. España nunca ha sido Una. Tras la conquista a sangre y fuego de Granada (1492) y navarra (1512) subsistieron los fueros y viejas leyes de forma que Castilla, Aragón, Cataluña, Valencia, País Vasco y Navarra estaban bajo un mismo Rey pero con distintas leyes, Aduanas interiores…
    Los fueros tambien se eliminaban a sangre y fuego. Tras la guerra de sucesión en Aragón y Cataluña y tras la guerras Carlistas en el Pais Vasco y Navarra. Tras la Guerra civil en Guipuzcoa y Vizcaya.
    Hoy en día tenemos las disposiciones adicionales en la constitución que preservan residuos de los fueros en Navarra y Pais Vasco.
    Residuos que hubieran sido eliminados militarmente por Milans y Tejero sin duda alguna.
    Coincido con Manuel en la descripción de la inactividad de la sociedad en el golpe. Pero no solo en el golpe. ¡Que Franco murió en la cama!

    Es hora de romper las con las desigualdades en España y de paso lograr el fin del terrorismo. Es hora de que Cada comunidad decida su futuro con/en/sin España. Es hora de la madurez politica. Que se decida libremente que España se quiere, que los Asturianos elijan que desean para asturias, los Navarros para Navarra y los Extremeños para extremadura. En libertad, en igualdad, en paz, en democracia.

    No se si la sociedad está madura, se que lo intereses políticos van por otros derroteros y que el arzobispo de toledo me excomulgará por creer en la democracia por encima del mandato divino de la unidad de España que nunca ha existido.

  3. a)Los españoles son unos teólogos ensimismados con su yo y su Dios, incapaces de sintonizar con la normalidad y la objetividad occidentales, porque viven de espaldas a lo Universal y no sobrepasan lo parental, lo particular y lo trivial difrazado de profundidad mística.

    b) Los españoles son unos anarquicos no gobernables por la razón, porque están dominados por creencias y no por ideas.

    c) Los españoles son de una arbitrariedad y de una subjetividad fenomenales y el «yo hago lo que me da la gana», se transforma rápidamente en el «hacemos lo que nos da la gana» y viceversa.

    Sr. Norteño: Si los asturianos deciden libremente su futuro con/en/sin España, prescindiendo de Constituciones, Democracias, Filosofías y demás gaitas ¿Porque no lo van a hacer también, los de Gijón o los de una Comunidad de Vecinos de Llanes o el asturiano aquel de la esquina.
    Supongo que ahora comprenderás que una gente así, con anhelos como esos, es muy dificil que pueda llegar a hacer algo en libertad, en igualdad, en paz y en Democracia, porque así no se puede hacer ni siquiera una nación que sustente los valores anteriores, ni emprender ningún proyecto de convivencia y progreso de cierta envergadura, más allá de salir una noche de copas todos juntos, sin acabar a garrotazos.

  4. Yo que voy de casa al trabajo y del trabajo a casa, vivo igual en dictadura que en democracia los que no viven igual son los políticos.
    El 63,3 % de los españoles, 18.000.000 millones de españoles viven con un sueldo bruto inferior a 1.100 euros y en el ayuntamiento de Oviedo por ejemplo. El primer teniente de Alcalde, responsable de Economía, Personal, Presupuestos, Control y Coordinación y Modernización, Agustín Iglesias Caunedo, es el concejal que más ingresos declaró en 2008 y que ascendieron a 120.919 euros, de los cuales 77.304 proceden del Ayuntamiento, 25.585 de Cajastur como miembro de sus órganos de representación y 18.030 de la sociedad Norteña patrimonial. Véase el enlace de la página web:
    http://www.lne.es/oviedo/2009/08/05/oviedo-gabino-lorenzo-ingreso-74547-euros-durante-2008/791632.html

  5. Si hacemos hoy en este instante, una autocrítica, sin personalismos ni subjetividades, no como una anatomía de un instante sino como una Radiografía, no sea que el enfermo se nos muera, hemos de RECONOCER, que nos EQUIVOCAMOS, hicimos

  6. Vaya por delante que la ciudad de Oviedo esta muy bien (según me han contado recientemente) y que puede tener algo que ver en ello, la gestión del sujeto que arriba se menciona y que acumula tantas competencias en el Ayuntamiento y tan alto sueldo.

    En cualquier caso, yo veo aquí un efecto indeseable (uno más) de la Autonomía Local mal entendida, como por ejemplo sucede, cuando aparece desconectada y no subordinada a los Principios Democráticos, en este supuesto a la División de Poderes en el nivel local. Considero muy discutible democráticamente que un poder sea regulador y a la vez ejecutor de lo que regula, pero mucho más cuando las personas físicas en cuestión son los mismas, regulando algo primero como miembros del Pleno y aplicándolo luego como órganos ejecutivos locales. Más aún, si lo que regulan unos (con su mayoría en el Pleno), después se lo aplican a si mismos y en su beneficio, como en el supuesto que plantea David. Otro tanto cabe decir, cuando Alcalde y Concejales regulan el sueldo que luego aplican en concreto al Habilitado Estatal que llega por Concurso, para desarrollar funciones legales de control sobre la gestión de aquellos. Pero es que a veces se dan casos en que es el propio Habilitado Estatal el que se fija su propio sueldo público, con el consentimiento y/o desconocimiento de los electos locales.

    Orientalismo siniestro, sobreabundancia arábiga, barroquismo tenebroso, extravagancias surrealistas, disparidad exuberante, caprichos excéntricos, antojos sinuosos, enmarañamientos judeocristianos, enredos jesuíticos, excepcionalidad convertida en regla general, manipulaciones normativas y ejecutivas, personalismos delirantes, sectarismos, clientelismos, desvaríos, Ayatolás y Sultanes municipales sin guillotinar, etc; todo eso y mucho más, definiría la situación de las entidades locales españolas, por contraste con la normalidad, regularidad, objetividad, imparcialidad, naturalidad, simplicidad, transparencia, limpieza y claridad que predominan en las occidentales, sobre todo en las germánicas, escandinavas y anglosajonas, llegando estas últimas incluso, en el caso del Reino Unido, a estar presididas y dirigidas, por Autoridades que son funcionarios técnicos y no políticos (Chief Executive Officer), sometidos a controles veraces para velar por la buena administración del dinero público.

    Soluciones: Ya las han inventado en otros sitios, las tenemos sin ir más lejos, en nuestro país vecino de arriba. El Estado Francés hace mucho tiempo que garantiza unas condiciones mínimas de igualdad y de uniformidad en todas las entidades locales francesas, lo cual incluye por supuesto a su funcionariado. Un Estado serio, eficaz, firme y adulto que no solo asegura la defensa de los valores democráticos que dan sentido a su existencia (libertad, igualdad, etc.), sino que igualmente milita en los genuinos valores republicanos que le caracterizan, y allí lo que importa es la

  7. Primera vez que escribo en este foro, pero el comentario de Fco. Gzelz. Benito es sublime, y quería manifestar mi total acuerdo con lo por el expuesto.

    Efectivamente, dejemonos de historias, cuentos chinos y brindis al viento….el mundo local del Estado español es un foco de corruptelas, vicios de todo tipo, amiguismo,ineficacia, enchufismos, picarescas,y un largo etcétera….
    Las soluciones existen, y como dice Francisco, no hay que ir muy lejos….

    Pero el interés de la partitocracia vigente no permite la sanación de toda esa corrupción local, porque hay muchos estómagos que viven muy bien a costa de eso…

  8. No dudo de que usted sea un borrego, ni de que lo sean muchos otros españoles, pero muchos no lo somos ni lo fuimos entonces. ¿Qué quiere Vd. que hiciéramos para no ser borregos? ¿Salir a la calle con un paraguas y un cuchillo de cocina, únicas «armas» que teníamos en casa las personas normales? Muchos universitarios como yo fuimos a la Universidad, hicimos que los bedeles nos abrieran el aula magna y esperamos en asamblea el desenlace. Las noticias y finalmente la tele, retransmitiendo la salidad por las ventanas de «las frentes charolás», evitaron una manifestación por la Diagonal para la cual se estuvieron preparando las pancartas. No es una heroicidad como a Vd. le gustaría, como buen «converso», pero tampoco un sometimiento. Usted nos juzga a todos como a sus ex-compañeros de partido.

  9. Esperar el desenlace y preparar pancartas, no es una conducta para poner como ejemplo de no-borreguismo, frente a un Golpe de Estado. Me quedo con el comportamiento de tu paisano, el anarquista Ramón Vila «Cara cremada», que después de perdida la Guerra Civil y una vez rendidos sus compañeros al Franquismo, decidió continuarla él solo por su cuenta.

  10. No le basto a Ramón Vila (también conocido como «Pasos Largos»,) luchar contra el Franquismo en España, igualmente lo hizo contra el Nazismo en Francia (donde se le llegó a conocer como «Capitán Raymond»). Ello no le impidió tampoco, seguir entrando en territorio español, por Cataluña, para continuar su propia Guerra Civil contra Franco, hasta el año ¡1963!, cuando fue matado a tiros por la Guardia Civil en la montaña. Yo no estuve allí, pero he leído que 200 agentes de la «Benemérita», no se atrevieron a acercarse a él y lo dejaron agonizando durante 7 horas, hasta el último suspiro, sin que llegara a soltar la metralleta de las manos. Vivió como murió, sin dejar de luchar.

  11. Hola Pimentel, te vi en Albacete en una conferencia con Felipe Gonzalez, eres el mejor pepero, aunque eso no es dificil porque el resto son malísimos 😉

    Yo aun no había nacido cuando ocurrió el golpe, ni estaba ni se me esperaba. Este libro me ha enseñado a comprender algo más la historia de este pais. Me encantan los matices de todos los personajes historicos. Un 10 para Cercás.
    http://planetamancha.blogs
    pot.com/2010/09/anatomia-de-un-instante-heroes-de-la.html

Dejar respuesta