Desafíos y Oportunidades para los Entes Locales en un Escenario de Crisis Económica (II)

0

Desafíos y Oportunidades para los Entes Locales en un Escenario de Crisis Económica (II) A continuación se repasa de modo general y sin pretender que esto sea un estudio sistemático de las posibles soluciones y medidas para superar este periodo de crisis económica:

1) En primer lugar existe aún un amplio margen para la mejora de la gestión controlando los gastos del Capitulo II, en muchos Ayuntamientos se sigue derrochando papel, por ejemplo fotocopiando a una sola cara o dejando duplicados de papel en todos los expedientes. También es de destacar los excesivos gastos en comunicaciones o en consumo energético.

Hay que modificar y mejorar también la gestión de los suministros, desarrollando y mejorando las plataformas de suministros a nivel estatal y autonómico para poder conseguir una mejora en los precios y condiciones de suministros ( se trata de evitar que cada administración haga la guerra por su cuenta.)

2) También debe racionalizarse el Capitulo I de gastos ya que en los últimos años se ha producido un incremento de personal, en muchos casos irracional y no justificado en necesidades objetivas o en mejoras de prestación de servicios.

Se debe conseguir mejorar la productividad de las entidades locales, esta actuación se inicia a partir de clarificar y determinar la Relaciones de Puestos de Trabajo, estructurar y pulir la nomina de cada Ayuntamiento, legalizar los niveles y los complementos específicos y de productividad que se cobran.

3) Aumento de los ingresos fiscales por tributación. Esta medida no es una medida muy popular y además hay que tener en cuenta que con este tipo de medidas lo que se consigue es que al final las consecuencias de la crisis acaben en el mismo pagano de siempre, el ciudadano de a pie.

Previo al aumento de la tributación o a la innovación en la tributación habría que depurar y ordenar los Padrones de muchos de los tributos existentes en los municipios españoles y mejorar en la gestión del cobro de la tributación local que en muchos casos es tremendamente deficiente.

4) Las inversiones que realicen las Entidades Locales deben concentrar sus esfuerzos, en la medida en que sea posible, en el desarrollo de la innovación, apoyando de manera selectiva a las entidades que efectúen altas inversiones en I+D.

5) La existencia de una asociación de los municipios españoles con mayores competencias y funciones para la negociación con el Estado Central y la CC.AA. en los temas que afectan a las Entidades Locales y se aprueban en los Parlamentos Autonómicos o en el Congreso.

Simplemente habría que mejorar y fortalecer las funciones de la FEMP, haciendo que sea un órgano que represente de verdad a los municipios españoles.

6) Aunque se trate de una competencia del Estado o de las CC.AA., se relaciona con el punto 5, y se trata de la determinación de un sistema de financiación de la Entidades Locales que responda al tan manido concepto de la Segunda Descentralización y al principio constitucional de suficiencia financiera y autonomía de las entidades locales.

Mención a parte merecen dos cuestione como son las competencias impropias y la especial problemática de los municipios de menos de mil habitantes.

Competencias Impropias.

Los gobiernos locales han venido haciendo frente a nuevas necesidades por los profundos cambios sociales y económicos experimentados por el país en las últimas décadas, como, de forma destacada, la inmigración, ahora agravada por el creciente aumento de personas en situación de desempleo.

La Financiación de servicios impropios municipales que sobre todo a partir de los años noventa ofrecieron a sus ciudadanos la Entidades Locales mediante la prestación de una serie de servicios que no eran competencia obligatoria de estas Corporaciones, pues la mayor parte de estos servicios eran competencias a asumir por las Comunidades Autónomas, en virtud del artículo 148 de la Constitución Española, trae causa en la generación de un importante déficit en las cuentas de la Entidades Locales. Si embargo, los Ayuntamientos, ante una demanda ciudadana insatisfecha, incrementaron progresivamente sus presupuestos, mediante la oferta de estos servicios. Son los se ha venido en llamar servicios impropios. Recientemente, la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) ha resaltado estos extremos. La FEMP constata que los datos agregados de los presupuestos liquidados muestran que el gasto ha crecido, en los últimos diez años, sobre todo en las subfunciones asociadas a las competencias autonómicas. Los de la encuesta del estudio muestran que los gastos no obligatorios se centran esencialmente en esas mismas áreas y suponen el 38% del gasto corriente directo.

Un reciente estudio de la Federación Española de Municipios, ha fijado estos gastos impropios de las entidades locales, en 9.706 millones de euros, que serian imputables competencialmente a las Comunidades Autónomas en un 72%, siendo el resto atribuible al propio Estado. Resulta evidente, por tanto, que el nuevo sistema de financiación, deberá contemplar un Fondo de financiación local de origen autonómico y una revisión del sistema de participación de los municipios en los Ingresos del Estado.

Por lo tanto este es un tema de capital importancia que debe ser solventado en futuras reformas que del sistema se hagan.

Municipios con menos de mil habitantes.

Toda la problemática que se ha recogido hasta este momento sirve esencialmente para todos los municipios españoles, pero hay que destacar las peculiaridades de los municipios de menos de 1000 habitantes, en la que la maniobrabilidad de los Ayuntamientos es muy escasa por falta de recursos y también por falta de medios humanos y técnicos.

En estos municipios lo primero que hay que cubrir son necesidades, que el que no se encuentra a pie de obra no conoce, como son los servicios de alcantarillado, suministro de agua potable, pavimentación de calles… Estos servicios se realizan mediante las aportaciones de subvenciones de otras administraciones ya que estos ayuntamientos no cuentan con recursos debido a la falta de actividad económica en sus territorios.

Y en este ámbito es donde aparece la figura del Secretario-Interventor (permítanme que nos colguemos alguna medalla) que junto con Alcaldes y Concejales que no cobran, en muchos casos, ni una mísera dedicación parcial, intentan ver como se puede hacer funcionar a estos pequeños municipios y hacer que sus ciudadanos cuenten con un nivel de servicios suficiente.

El Secretario de estos Ayuntamientos recuerda a Cristo (perdónenme la comparación) cuando hacia el milagro de los panes y los peces (con pocos recursos se prestan muchos servicios) y al final en muchos casos acabamos crucificados.

No hay comentarios

Dejar respuesta