¿Exceso de Municipios en España?

4

¿Exceso de Municipios en España? Desde que por avatares del destino este que suscribe se topó con el Derecho Local, ha sido algo repetitivo leer o escuchar en cursos y jornadas esa frase tan conocida de que “en España existe un número excesivo de Municipios”. Frase que tal vez desde mi falta de profundización en el tema, o en el peor de los casos, desinterés, he dado por cierta en todas las ocasiones.

Pero como díjose respecto de la paradoja de Zenón de Elea, diré yo lo mismo: “el movimiento se demuestra andando”. El método empírico, es decir el sistema científico de plantear una hipótesis y aplicar sobre ella la experimentación para refutarla, corregirla o revocarla, no suele ser práctica habitual en el mundo jurídico. El mundo jurídico está más basado en el método “doctrinal”, es decir si la autoridad académica (casi siempre académica) afirma algo, y lo adorna de razonamientos jurídicos, lógicos o históricos, eso pasa al mundo jurídico y judicial. Si afirmamos que hay un exceso de Municipios en esta España actual, ya no se rebate la afirmación, y se trabaja con ella como si de un dogma religioso se tratara, y quien se mueve no sale en la foto, como dijo Alfonso Guerra. Nadar contracorriente en lo jurídico es chocar contra un muro que te puede hundir en lo más profundo de la doctrina o del escalafón. Sin embargo nadar contracorriente permite avanzar menos, pero fortalece el ánimo, y estimula la circulación.

 En lo jurídico no hay laboratorios como en química, pero sí que existe la aplicación práctica de la norma. Desde que fui destinado a una Agrupación Secretarial de tres pequeños Municipios en las proximidades de una de las capitales de provincia de Aragón, mi experiencia personal, me hace rechazar, por lo menos parcialmente, la afirmación rotunda de que “existe un exceso de Municipios en España”, o la derivada de ella, “el exceso de Municipios es perjudicial para la gestión publica”. Me explicaré. Por muy pequeño que sea un Municipio, siempre hay alguna persona que dedica tiempo y esfuerzo personal en la gestión local, ya sea el Alcalde, el concejal mas dispuesto, o incluso en alguna ocasión hasta el Secretario. Pero siempre hay alguien. Alguien que en un 99´9999% de los casos actúa honestamente, aunque en el 100% de los casos ha de soportar además el sambenito de “si tanto interés pone es porque algo se llevará para el bolsillo”. Falta de recursos y baja consideración social del político munícipe, hace que ese esfuerzo personal sea todavía más duro, y por lo tanto más admirable (sin que esto se entienda como un brindis al público). Pero allí donde hay un munícipe que se preocupa, el común de los vecinos se beneficia. A base de visitas a la Comarca, a la Diputación Provincial, a la Administración de la Comunidad Autónoma o del Estado, a la Confederación Hidrográfica, a base de información facilitada desde los Partidos Políticos (no olvidemos que ese canal de información es muy estimable y anticipado), desde las Federaciones de Municipios, desde Asociaciones, Mancomunidades, etc., se van levantando polideportivos, construyendo bibliotecas, consultorios médicos, residencias de mayores, parques, mejoras en las captaciones de agua, depósitos, etc. A base de tales visitas y llamadas telefónicas (en muchas ocasiones con el teléfono móvil del munícipe de turno, y a su costa) se van organizando cursillos de yoga, de taichi, de macramé, de informática, se hacen cursos de gerontogignasia, se abren escuelas infantiles, se mejora el transporte escolar,  etc. ¡¡ si si, incluso en municipios de menos de 250 habitantes!! (lo digo por si alguien desde Madrid o Barcelona lee esto y no se lo cree).

 He mencionado el método científico, y lo he de aplicar. Lo aplico todos los días, pues para desplazarme a mi trabajo paso por núcleos de población, similares a los de mi Agrupación Secretarial, que un día fueron municipios y por causas diversas dejaron de serlo para pasar a ser lo que normalmente denominamos como “Municipios Incorporados” o “Barrios Rurales”. En ellos lo más que encontramos es un Alcalde Pedaneo o una Asociación de Vecinos, que para ser recibidos por el Alcalde del municipio al que se han incorporado, casi tienen que rezar al Santo Cristo y siempre echar instancia con póliza incluida. Y aquel Alcalde Pedaneo que insiste en exceso dura en el cargo lo que un caramelo en la puerta de un colegio. Y respecto de las Asociaciones de Vecinos, por su representatividad limitada, o por no estar integradas en el modelo de adscripción a los Partidos Políticos, suelen tener poca influencia real. Y solo hay que comparar. La mayoría de los Municipios Incorporados o Barrios Rurales, suelen carecer del mínimo equipamiento publico social, deportivo, o cultural. Así no no suelen tener polideportivo, piscinas de verano, bibliotecas, ludotecas, telecentros, etc. Y además las infraestructuras generales como parques, vías públicas, depósitos de agua, etc., son de peor calidad. ¡¡ Ojos que no ven corazón que no siente!!, y los políticos de los medianos o grandes municipios consideran un despilfarro crear por ejemplo bibliotecas o piscinas en tales núcleos, cuando perfectamente pueden acudir a las de la capital.

 Pero si respecto de las dotaciones e infraestructuras la comparación es manifiesta, muchísimo mas lo es en el tema urbanístico. El proceso urbanístico, es decir el desarrollo urbanístico ha sido algo común en las últimas décadas, especialmente en la última y en los núcleos de población con carácter de Municipio. Pero en los Barrios Rurales o Municipios Incorporados, tal desarrollo ha sido menor, o incluso inexistente. Y a pesar de que el desarrollo urbanístico también soporta el sambenito de la corruptela o del atentado medioambiental, ha permitido sin embargo luchar contra la despoblación de los pueblos, y ha mejorado notablemente la calidad de vida de los vecinos (salvo en algunos casos, que no los menos). En el caso de Aragón, el carácter de Barrio Rural o Municipio incorporado ha conllevado recientemente un mayor perjuicio para el impulso del desarrollo urbanístico, pues con el Decreto-Ley 2/2007 del Gobierno de Aragón, la reserva de suelo para vivienda de protección oficial ha sido elevada al 40%, mientras que en los Municipios próximos está en el 10% o incluso en el 0%. Elevación que no ha tenido en cuenta dicho sea de paso que en los pequeños núcleos de población no se construye en vertical sino en horizontal, por lo que la repercusión de la urbanización en la edificación es mayor.

 Los Barrios Rurales o Municipios Incorporados, sufren lo malo de ser parte de un gran municipio, y no se ven beneficiados de lo bueno. Un ejemplo: los vehículos de los vecinos de tales núcleos pagan el mismo Impuesto de Circulación (IVTM) que los de la capital, que además habitualmente suelen ser más caros que los de los pequeños Municipios próximos. Otro, las fiestas locales (algo tan esencial en la cultura mediterránea), son las fiestas locales de la capital, y para acallar protestas en ocasiones se les organiza algún baile en el Municipio Incorporado, normalmente de menor calidad que los que se organizan en los barrios de la propia capital.

 Por lo tanto me ratifico en mi actual convicción “No existe un numero excesivo de Municipios en España, sino un déficit”. ¡¡ Pero cada cosa en su justa medida!!. En lo que sí que estoy personalmente de acuerdo con la corriente doctrinal es que el tan pregonado principio de Autonomía Local, no ha de tener el mismo alcance competencial ni funcional, en todos los municipios. La proximidad al vecino dificulta el ejercicio del principio de autoridad. La disciplina urbanística, la disciplina en la circulación vial local, el control del ruido, de la sanidad de los establecimientos publico, etc., es algo muy difícil de ejercer cuando el que tiene que instruir el procedimiento sancionador, o el que impone la sanción, es primo, vecino, hermano, cuñado, amigo, enemigo, etc. Y algún suceso desgraciado por el Pirineo oscense nos recuerda esa dificultad, pues lo que es orden se aprecia por el destinatario como venganza, lo que es prestar un servicio se aprecia como favoritismo, si se hace se dice que es por fastidiar, y si no se hace tambien. Los Municipios pequeños han de tener autonomía de gestión, capacidad de influencia, decisión entre alternativas diversas, organización de lo más íntimo, pero carecen de distancia suficiente, de infraestructura, de medios, para ejercer el poder publico. Cuando cada doce años me toca ser presidente de mi comunidad de vecinos, me siento de alguna forma Alcalde de un pequeño pueblo, pues tengo las llaves del ascensor, llamo para reparar goteras, controlo los pagos y cobros, etc., pero salvo muy contadas ocasiones no ejerzo poder real, no soporto el peso de la imposición de la disciplina del poder publico. Los Municipios, los Ayuntamientos pequeños, no deberían ser destinatarios de toda la fuerza y de todo el peso del poder publico. Cuando he defendido esto en algún foro me he tenido que escuchar la manida contestación de “¿no quieren ser Municipios, pues que aguanten el chaparrón?. Pero si se hubiera tenido en cuenta por el legislador lo difícil que resulta en los pequeños municipios ejercer la disciplina urbanística, no se nos hubiera ido tanto de la mano el desarrollismo urbanístico. Las potestades públicas no deben concederse, sino ganarse.

 A los doctrinarios del municipalismo actual se les hace la boca agua hablando del principio participativo como corrector de la democracia de partidos, pero olvidan que el principio representativo territorial local, es decir el principio de la autonomía local, es algo más democrático, más secular, y más eficiente, que la representatividad y participación de las Asociaciones de Vecinos.

 ¡¡ Mas Municipios, Menos Uniformidad Municipal!!, ¡¡ Menos poder publico concedido, y Mas poder publico ganado!!.

4 Comentarios

  1. ¿Pero qué pasa cuando en casos como la segregación de Villamayor de Gállego del municipio de Zaragoza recorta servicios a los vecinos? Máxime cuando no se han pronunciado ni a favor ni en contra.

  2. COMO HE DICHO ANTERIORMENTE LA AUTOGESTION DE UN NUCLEO DE POBLACION CON CARACTER DE MUNICIPIO TIENE UNOS EFECTOS POSITIVOS Y OTROS NEGATIVOS. PERO LO QUE SI QUE ES SEGURO, COMO EN EL CASO DE VILLAMAYOR ES QUE LOS EFECTOS INMEDIATOS DE LA SEGREGACI

  3. Muchas gracias por tan pronta respuesta!

    Ojalá la problemática que sucede en este nuevo municipio se disuelva cual azucarillo con el tiempo. El nerviosismo entre partidarios de la opción barrio y la opción pueblo cada vez es mayor. Es cierto que la posición de este municipio es envidiable (Próximo a Zaragoza, con un nuevo acceso a la A2 en ciernes, y con inmejorables posibilidades de expansión).

    Aun así, me consta que el pleno del Ayuntamiento va a solicitar la reincorporación al municipio de Zaragoza por las alarmantes deudas. ¿Es esta una buena opción? ¿Tienen derecho a desandar lo andado? ¿Existen posibilidades jurídicas? Supongo que todo esto sólo sirve para avivar aun más si cabe los ánimos en ambos bandos.

  4. Mi experiencia como habilitado de carácter estatal me dice exactamente lo mismo que has expuesto de manera tan acertada. Es muy gratificante que otras personas perciban exactamente lo mismo uno mismo ve cada día.

    Imagino que los «santones» del derecho administrativo deben tener poca experiencia personal en estas lides y por eso defienden a capa y espada que en España sobran municipios.

    En España sobrar sobrar, lo que se dice sobrar, sobra autonomía municipal y falta control, recursos y medios para ejecutar competencias. Hace falta una reorganización administrativa que reste atribuciones a los Municipios y les dote de más medios para que les permita ejecutar verdaderas políticas municipales que estén realmente capacitadas para planificar y ejecutar.

    Saludos y enhorabuena por el foro.

Dejar respuesta