La sabiduría de un directivo público

1

La sabiduría es una habilidad que se desarrolla con la aplicación de la inteligencia en la experiencia, obteniendo conclusiones que nos dan un mayor entendimiento, que a su vez nos capacitan para reflexionar, sacando conclusiones que otorgan discernimiento de la verdad, de lo bueno y lo malo. La sabiduría y la moral se interrelacionan dando como resultado un individuo que actúa con buen juicio. Algunas veces se toma sabiduría como una forma especialmente bien desarrollada de sentido común. Esta definición estándar de sabiduría saca a colación elementos que antes hemos tratado: sentido común e inteligencia institucional combinada con la moral. Aquí la pregunta clave a formular es: ¿cómo un líder político o profesional puede adquirir la sabiduría? La respuesta es obvia: con la experiencia. Si no hay experiencia previa no puede haber un líder que atesore sabiduría. Esta constatación tan evidente a simple vista no suele, en cambio, tenerse en cuenta en la mayoría de las ocasiones a la hora de nombrar a un directivo político o profesional. Una parte muy importante de políticos que ocupan puestos directivos poseen una nula experiencia en el campo de la dirección pública o privada: militantes sin oficio que pasan a ocupar de golpe un puesto directivo; diputados que sólo han ejercido estas funciones que pasan a ocupar, sin ninguna transición, el puesto de ministro, consejero, etc.; alcaldes que logran esta posición sin haber sido previamente ni tan siquiera concejales; jóvenes recién egresados de la universidad (o de la enseñanza media o primaria que de todo hay) que ocupan de repente una dirección general. Pero esta falta de experiencia previa tampoco es extraña en los directivos profesionales ya que cada vez es más habitual encumbrar a un puesto de subdirección general o similar a funcionarios que no han ocupado previamente ni una simple jefatura de negociado pero que han tendido la habilidad de coquetear con la política o la suerte de conocer al político que los nombra. Por otra parte hay algunos, de ambos ecosistemas, que creen que pueden justificar la asunción de un puesto directivo por la vía de la formación formal. Es también habitual ver en los curriculums de los directivos que poseen una maestría del tipo MBA como si con sólo este esfuerzo en el mundo de la formación formal les sirviera para acreditar competencias directivas reales. En este punto hay que afirmar que recibir formación para ser un directivo o un ejecutivo es irrelevante si no se ha ejercido previamente esta función. Mintzberg, en su libro Directivos no MBAs lo deja meridianamente claro: las escuelas de negocios que prometen con sus programas formar a directivos que previamente no han tenido una experiencia previa a este nivel mienten ya que no es posible generar de la nada, sin haber ejercido esta función, a buenos directivos sean estos privados o públicos. Los programas de formación directiva sólo tienen sentido impartirlos a profesionales con cierta experiencia práctica en el ejercicio directivo o predirectivo (jefaturas administrativas menores) ya que se trata de poner en valor la experiencia mediante el contacto con otras experiencias similares y de un profesorado que posea la capacidad de teorizar y categorizar estas prácticas con el objetivo de maximizar los aciertos y de minimizar los errores.

La sabiduría para ser un directivo público sólo se puede adquirir con la experiencia que consiste en ocupar de forma incremental responsabilidades cada vez más importantes. Cuando uno ocupa un cargo, sea el que sea, se va preparando de forma natural para ocupar un cargo superior ya que durante un tiempo convive con éste ya que está bajo su mando y va detectando las dificultades, habilidades y competencias vinculadas a este cargo superior.

Pero la sabiduría no sólo se adquiere escalando por la jerarquía sino también de forma transversal ocupando puestos de diferentes ámbitos de gestión en una misma institución pública o en varias. Se aprende a adaptarse a diferentes entornos organizativos, a socializarse con distintas reglas del juego institucionales, a desarrollar diferentes habilidades y competencias profesionales. Además, la sabiduría se adquiere también en el plano personal participando en redes de relaciones sentimentales con parejas, con familiares y amigos. Aprender a manejarse bien a nivel familiar y sentimental es un atributo muy importante con una relación más directa de lo que suele pensarse con la dimensión estrictamente profesional. Ocupar un puesto de directivo público implica tener unas grandes habilidades relacionales ya que se establecen un buen número de lazos similares a los familiares o sentimentales. Un directivo público se relaciona con su superior con lazos muy parecidos al que se establece con un progenitor o mentor, con un hermano mayor e incluso con una pareja. Se relaciona con sus iguales como hermanos o amigos y se relaciona con sus inferiores en el marco de una relación parecida a una de carácter paterno filial. Dicho de otra manera: el directivo que ha sabido manejarse bien a nivel familiar y sentimental le suele ir bien a nivel profesional e institucional. Por mi escala de valores he sido siempre un firme defensor de diferenciar en los dirigentes públicos el plano profesional del plano personal y en respetar la intimidad personal de los mismos. Rechazo de plano la tradición y práctica anglosajona en la que a un candidato para un elevado puesto público se le hace un duro escrutinio a su vida privada. Lo rechazo, por convicciones éticas personales, pero reconozco que tiene su sentido evaluar a un político también en su plano personal ya que aquel que no ha sido capaz de ser un buen padre de familia o un buen cónyuge difícilmente podrá ser un buen líder institucional. Esto se puede percibir en casos extremos: líderes como Berlusconi o Strauss-Khan con comportamientos privados muy heterodoxos es evidente que los hacían poco adecuados para ocupar las altas magistraturas que han logrado alcanzar. Todo esto lo comento, desde una gran incomodidad, no para proponer un escrutinio de la vida privada de carácter anglosajón sino para apelar a la autorregulación y autorresponsabilidad. Aquellas personas que sientan que tienen debilidades manifiestas en el plano personal deberían renunciar voluntariamente a ocupar un puesto de dirección pública ya que seguramente fracasarán, salvo excepción, por su falta de sabiduría relacional.  

Parece que apele de esta forma a la edad como requisito básico para ocupar un puesto directivo apostando por un modelo de gerontocracia. No es cierto ya que lo que intento decir es que la sabiduría se adquiere básicamente con el tiempo bien aprovechado que aporta madurez institucional. Es evidente que esta tesis implica descartar, por ejemplo, que una persona muy joven sea ministro no por su edad sino por qué no ha tenido tiempo para alcanzar un mínimo de sabiduría institucional pero no de forma distinta que una persona madura sin experiencias institucionales previas. Con independencia de su edad ambos perfiles tienen un déficit de madurez institucional que sólo la experiencia puede conceder. Dicho sea de paso: los directivos públicos que he conocido extraordinariamente jóvenes cuando han ocupado un puesto directivo (alcaldes y altos cargos) han fracasado de forma estrepitosa como líderes institucionales. Pero reitero que la clave no es tanto la edad sino el tiempo y la experiencia.

1 Comentario

  1. Comparto en su integridad el contenido del artículo ya que, afortunadamente, he tenido en mis carnes la posibilidad de constatar y verificar el razonamiento que hace el autor.
    Empecé desde cero y tras un largo, escalonado y muy variado paso por distintas responsabilidades, he llegado a ese estado de sabiduria que describe en su artículo, obtenido no porque yo sea mas o menos inteligente, sino por ese proceso natural de aprendizaje acuñado durante muchos, muchos años.
    Ha sido un crecimiento pausado y paulatino que me ha permitido afrontar y manejar con absoluta solvencia y naturalidad todos los retos profesionales que se me han ido presentando.
    Ahí está mi curriculum profesional en el que no existen opiniones personales ni juicios de valor sino hechos constatados.

    Gracias

Dejar respuesta