Manías Ordenancistas

1

Manías OrdenancistasLas autoridades municipales propenden al ordenancismo. Son cientos las ordenanzas que prohíben escupir en la calle, hacer ruido, cantar, maltratar a los animales, dañar los árboles de los parques… Hay quien se siente molesto por estos sermones y se recuerda la libertad individual, incluso los más leídos invocan a Stuart Mill, pero a mí me parece que, mientras los alcaldes se dediquen a estas ingenuidades, no harán cosas peores, que a fe que son capaces de hacerlas. Evidentemente, nadie les va a hacer caso y ellos lo saben, pero en esto consiste la farsa social que a todos nos entretiene. ¿Cuántas veces habré leído en las Ordenanzas de ruido que está prohibido el “escape libre” de las motos? Cientos, y cada día hay más escapes libres con sus alegres zumbidos.  Acabo de hacer una pregunta a la Comisión europea sobre este asunto y el cumplimiento de la normativa europea. ¿Cuántas ordenanzas prohíben tocar el claxon? Sin número y hay que ver al conductor del autobús municipal pegando una gran pitada con su vehículo potente para saludar a Purita que está cruzando el semáforo.Se trata de pasar el rato y ¿qué modo más incruento de hacerlo que aprobando normas en los plenos municipales? Yo he vivido hasta hace poco en un ambiente, el universitario, donde el rector y los órganos de gobierno aprueban en cada sesión una porción de reglamentos que, una vez santificados, nadie se ocupa de aplicar. O, lo que es peor, que yacen dormidos, aparentemente inertes, y sin embargo, de pronto, abren un ojo, se desperezan, se despabilan, se yerguen como un aparecido y se disponen a ser aplicados … a un caso particular. Que esta diligencia repentina encubre el otorgamiento de un privilegio al compañero que ha votado correctamente o la perpetración de una venganza contra el otro compañero que no ha sabido lo que había que votar, es cosa de todos conocida pero nadie se atreverá a denunciarlo.

Y así seguimos. También se suele prohibir que se hagan “pintadas, escritos, inscripciones …” y hay quien pone el grito en el cielo de la libertad de expresión. Tranquilizo al alarmado: que pinte cada cual lo que le venga en gana pues el Ayuntamiento, una vez cumplido el rito aprobatorio, una vez ultimada esa liturgia purificadora, lo normal es que se olvide del asunto.

Lo mismo ocurre con “los juegos en espacios públicos que puedan causar molestias”.  Pero si los mozalbetes van en patines por las aceras a toda velocidad y se llevan por delante a viandantes pacíficos, de todas las edades, que acaban escayolados, y nadie dice nada a esos mequetrefes. He sido testigo de ello en las ciudades que visito y, además, ante las barbas, rasuradas o pobladas, de los agentes municipales. Así que, a quien se inquiete, hay que aconsejar tranquilidad: mozalbetes, a seguir dándole al patín y a seguir sembrando el pavor entre quienes confían en los espacios peatonalizados.
Lo que sí me parece mal es que la lista de prohibiciones afecte al canto.  ¿Por qué se va a prohibir que un joven o una jovena, distinguidos por la musa Eutherpe, se anime con una balada o un aire de moda? A mí me encantaría oír un “Figaro” del Barbero de Sevilla bien entonados. Y no digamos un tango, una milonga, una zamba o una ranchera.

Porque me pregunto si esta prohibición ¿afecta también al violinista? Los hay que a duras penas tratan de hacer sonar la pequeña música nocturna de Mozart o el otoño de Vivaldi pero estas gentes ¡son tan entrañables, dan tanta hermosura a las calles en las que se esfuerzan rememorando a los clásicos y a los barrocos! ¿Qué hay contra ellos? Si se les multa, que se multe también al concejal con barriga y papada, porque pone en riesgo el canon estético y desafía la armonía de la creación.

1 Comentario

  1. Interesante tema.
    Ideas que apunto acerca de las mínimas normas de convivencia:

    1.En España (generalizando) no se tiene interiorizada la obligación del cumplimiento de la norma a toda costa como ocurre en los países anglosajones.
    2.En España si te saltas a la torera la norma, los colegas te felicitan por lo listo que eres en vez de reprenderte socialmente (si uno no paga a Hacienda o no paga una multa, se le aplaude socialmente)
    3.Se suele colaborar en tapar la infracción: recordemos los frecuentes destellos en la carretera para advertir que hay vigilancia de la Guardia Civil. Ahora menos porque ahora es infracción también advertir.
    4.Tenemos un sistema tan garantista que tramitar un expediente de infracción es verdaderamente complicado y muchas veces el infractor sale de rositas porque no siquiera se llega a iniciar el expediente o bien se impugna por defectos formales.

    Conclusión: el problema es que no tenemos interiorizadas las normas de convivencia y además el sistema es ordenancista hasta la extenuación y muy complicado en el procedimiento de imposición de sanciones. Aquí eso de fiat iustitia et pereat mundi da risa. Aquí se sanciona según el estado de ánimo del agente. Por mi calle, siempre hay vehículos en doble fila, además hay zona azul, y es paso obligado para las patrullas de la policía, por lo que pasan muchas. Suelen multar una vez al mes. Al infractor le sale a cuenta casi siempre. Mientras tanto el que ha pagado la zona azul, no puede salir por el que está en doble fila se lo impide. Hay que dar 10

Dejar respuesta