Llama la atención la proliferación de anuncios publicados en el Diario Oficial de Galicia en materia de gestión de biomasa, es decir, cuando en no pocas ocasiones, el interesado titular de la parcela objeto de las obligaciones en materia de prevención de incendios, es desconocido.

La raíz de la cuestión es el Punto Octavo.1.c) y el Punto Noveno.º.b) de la Instrucción 1/2018, de 26 de abril, relativa a las actuaciones administrativas en materia de cumplimiento de las obligaciones de gestión de la biomasa vegetal y retirada de especies arbóreas impuestas por la Ley 3/2007, de 9 de abril, de prevención y defensa contra los incendios forestales de Galicia, la Ley 6/2011, do 13 de octubre, de mobilidad de tierras, y la Ley 7/2012, do 28 de junio, de montes de Galicia. (DOG n.º 87 de fecha 07.05.2018).

De este modo, deberá publicarse el anuncio en el BOE y DOG, lo que contradice abiertamente lo dispuesto en el art. 44 de la LPACAP,  que señala:

«Artículo 44. Notificación infructuosa.

Cuando los interesados en un procedimiento sean desconocidos, se ignore el lugar de la notificación o bien, intentada ésta, no se hubiese podido practicar, la notificación se hará por medio de un anuncio publicado en el «Boletín Oficial del Estado».

Asimismo, previamente y con carácter facultativo, las Administraciones podrán publicar un anuncio en el boletín oficial de la Comunidad Autónoma o de la Provincia, en el tablón de edictos del Ayuntamiento del último domicilio del interesado o del Consulado o Sección Consular de la Embajada correspondiente.

Las Administraciones Públicas podrán establecer otras formas de notificación complementarias a través de los restantes medios de difusión, que no excluirán la obligación de publicar el correspondiente anuncio en el «Boletín Oficial del Estado»”.

Por lo tanto, la obligación legal de publicación es en el BOE, siendo potestativas las demás formas de publicación/difusión.

Es decir, una Instrucción no puede imponer la publicación de un anuncio en el DOG, a pesar de que son muchos los Ayuntamientos que están procediendo a hacerlo.

De este modo, la no publicación del citado anuncio en el DOG no supondrá traba en la tramitación del expediente administrativo (nulidad/anulabilidad), ya que se da cumplimiento a la normativa legal al efecto. Recordemos que las Instrucciones son disposiciones interpretativas que no tienen efectos jurídicos obligacionales “directos”, y no pueden suponer un desarrollo reglamentario contradictorio a los postulados de en este caso, una Ley Básica Estatal.

Muestra de ello es el inicio de la Instrucción que realiza una fundamentación de la misma señalando «(…) y por otra banda ofrecerles unos criterios interpretativos de las nuevas normas que, con pleno respcto a la autonomía local, les faciliten su ejecución en la misma medida que a los órganos y unidades administrativas de la Consejería de Medio Rural».

Criterios interpretativos (mediante una Instrucción) de una norma autonómica, no pueden en modo alguno, soslayar obligaciones legales en materia de procedimiento administrativo común dispuestas, como indicamos, en una Ley (LPACAP), que como dispone su DF 1ª, se aprueba al amparo de lo dispuesto en el artículo 149.1.18.ª de la Constitución Española, que atribuye al Estado la competencia para dictar las bases del régimen jurídico de las Administraciones Públicas y competencia en materia de procedimiento administrativo común y sistema de responsabilidad de todas las Administraciones Públicas.

No hay comentarios

Dejar respuesta