Mañana, nuevo Ayuntamiento

0

Mañana, nuevo Ayuntamiento

Nervios. Mañana, nuevo Ayuntamiento, elección de nuevo Alcalde. El Secretario Municipal, sin solución de continuidad, dejó por unos momentos el Departamento de Asesoría Jurídica (ya se había terminado de estudiar –recordar-, aunque someramente, los preceptos básicos de la LOREG, de la LBRL y del ROF), para pasarse al Departamento de Protocolo; tenía que valorar cómo desarrollar los actos de la constitución del Ayuntamiento. Se le planteaban preguntas posiblemente tontas, como si era mejor que los electos se situasen en la mesa directamente al llegar, o era preferible que estuvieran sentados entre el público a esperar ser llamados. En cualquier caso, la decisión que tomase no es que tuviese mucha importancia, pero debía además consultarla primero con los cabezas de lista…ante todo neutralidad.

Bien, ¿tenía ya toda la documentación y podía desarrollarse todo normalmente?… Siempre la da la impresión de que le falta algo. No. A ver, credenciales, declaraciones de intereses, modelillo de juramento o promesa para dar a cada uno de los proclamados, papeletas con los candidatos, sobres…. Ah, sí, tenía que acordarse de advertir a los que iban a tomar posesión que o jurasen o prometiesen pero que no hiciesen las dos cosas a la vez, a veces con los nervios había ocurrido… Bueno, la Constitución grande de tapas rojas la pondrá en su atril estará bien a la izquierda de la mesa, a noventa grados de la mesa y del público, así no da la espalda a nadie; estará bien que juren o prometan el cargo sobre la Constitución, parece más solemne. La abriría por el artículo 140, ése que habla de la autonomía municipal. Qué risa, pensó, eso de la autonomía. Ojo, hay una ventana detrás, si se hacen fotos las máquinas pueden tomar mal la luz a no ser que se disparen con flash; mejor cerrar la persiana.

A medida que han ido pasando los proclamados, les ha ido diciendo uno a uno que es conveniente que estén al menos quince minutos antes para comentar los últimos detalles. Para recordar la solemnidad e importancia del acto y no indicar directamente la conveniencia de venir algo arreglados, les ha dicho, “bueno, yo allí os esperaré con mi chaqueta y mi corbata…”

Subió al Salón de Plenos con el Alguacil y pasó así al Departamento Técnico. A ver, micros funcionan, uno-dos, uno-dos, sí-sí-sí, se-oye, se-oye, no hay que acercarse demasiado, lo mejor a un palmo más o menos; las sillas en su sitio. Sólo hay que darle al interruptor de la derecha y no tocar el volumen.

Baja a la Oficina de nuevo y pasa al Departamento de Secretaría. Quedan un par de notificaciones. Asuntos ordinarios. Luego al de Urbanismo, hay que firmar las licencias pendientes.

Pasa al Departamento económico por unos minutos. En Intervención tiene que recopilar y diligenciar los últimos pagos realizados, los derivados del último decreto de la Alcaldía, todos esos que no era conveniente demorar; tiene en la mesa  una pila de justificantes de transferencias junto con sus facturas. Si le da tiempo tratará de preparar un par de justificaciones de subvenciones. Viene un ciudadano protestando porque solicitó una licencia para retejar y aun no se le ha dado, cuando hace ya más de dos meses.

Ah!, ahora se acuerda, otra cosa, el bastón de mando de la Alcaldía; hay que cogerlo para entregárselo al  presidente de la Mesa de Edad para que a su vez se lo dé al Alclade electo. Mejor el grande. Mientras tanto vienen sucesivamente tres concejales salientes a despedirse y a devolver alguna llave. Ha sido un placer, igualmente; quedo aquí, a tu disposición.

Se presenta el Alcalde que termina su mandato y que ya no se ha presentado de nuevo, abandonando por tanto el Consistorio. Se le ve tranquilo, algo triste aunque no lo dice por una parte, pero por otra parte como quitándose un peso de encima, como diciendo uf, ya era hora…Entre bromas, comentan los últimos detalles de los expedientes, algunos pormenores de los posibles pactos de gobierno, hipótesis absurdas de cambios de pareceres políticos de última hora, risas,  y firma los últimos documentos… Le avisa el Secretario que no obstante tendrá que volver a firmar los papeles que quedan pendientes. Sobre todo la contabilidad, ya que aun no ha podido ser puesta al día debido a lo tarde que se aprobó el presupuesto y a los problemas informáticos que se han tenido. Se marcha el Alcalde y retoma en el pensamiento el asunto de mañana. Otra cosa, el documento con el resumen del inventario y los documentos con, al menos, los saldos bancarios, hay que tenerlos a mano y ofrecerlos al final del acto de mañana. Tendrá que encargar a alguien a ver si pueden hacer fotos con una cámara digital.

En fin, parece que todo está controlado… bueno, hasta dentro de cuatro años al menos.

No hay comentarios

Dejar respuesta