Queremos opinar. Y se puede. (y II)

6

Queremos opinar. Y se puede. (y II)¿Por qué no se establece por lo tanto un sistema adecuado que permita que nos pregunten cosas que nos importan -y mucho- a la opinión pública? A esto deberán contestar sesudamente sociólogos y politólogos, pero a mí me parece que lo que ocurre que los propios políticos tienen mucho miedo a esa posibilidad. Les cuestionaría su representatividad y la mitad no sería necesario que fueran políticos. Está claro que una democracia tan directa tendría sus peligros, pero también es cierto que la gente, generalmente, somos personas normales y no vamos a adoptar decisiones que sean barbaridades. Por lo tanto, sugiero: estúdiese el tema para que se permita opinar; eso sí estableciendo todo tipo de garantías, controles etc. Así podremos opinar con capacidad de decisión y no sólo dejaremos opiniones en cualquier periódico de la red.

Hacer extrapolaciones es peligroso y muchas veces inviable, pero ¿no tenemos todos una sana envidia de un país como Suiza? Lo digo no sólo por su dinero sino porque han ido desarrollando un sistema en el que se le pregunta a la gente por casi cualquier cosa. Es este país, ordenado, culto, civilizado y probablemente bastante egoísta, pero también es un país en el que se ejerce la responsabilidad pública de una forma general. Hace poco preguntaron a los ciudadanos si debería permitir la construcción de minaretes o no. Sin entrar en polémica, la gente dijo abrumadoramente que no. Muchos se llevaron las manos a la cabeza, pero realmente tampoco pasó nada. También dijeron que no cuando se les preguntó la posibilidad de bajar a 36 horas la jornada. Muy curioso. Según “diariojuridico.com”
(http://www.diariojuridico.com/noticias/suiza-rechaza-en-referendum-la-jornada-laboral-de-36-horas-semanales.html) “en tres anteriores ocasiones (1958, 1976 y 1988), los ciudadanos suizos ya se habían pronunciado en contra de la reforma de la duración de su jornada laboral semanal, una de las más largas de Europa Occidental con una media de 48 horas de trabajo. La propuesta, que ya había sido rechazada en el Consejo Nacional (Parlamento) fue rechazada por un 74,79% de los votos emitidos”. Toma ya responsabilidad. O al menos se podría pedir que se nos dejase elegir a más gente. En EEUU se elige no sólo al presidente, al diputado y al senador; también al fiscal, al sheriff del condado, al gobernador, al juez y quién sabe a cuántos más. Y disponen de prensa independiente que no recibe subvenciones y es libre. Porque si no interesa lo que dice y/o no tiene ingresos cierra, sin más.
 
Es preciso para llevar a cabo lo que propongo, lo sé, tener una sociedad madura, con algo de formación o al menos con una mínima preocupación por los asuntos públicos y sobre todo, responsable. ¿Y es que no lo somos y nuestros políticos se creen investidos de una especial iluminación para la decisión de los asuntos públicos y nos consideran a los electores como unos pobrecillos a quienes embaucar para que les voten para otros cuatro años?
 
Tendremos que estudiar el inmenso cambio social que la era de las comunicaciones está representando en el mundo de hoy, porque ese cambio va a ir cada vez más allá y los ciudadanos no nos vamos a conformar ya sólo con ‘echar’ una papeleta en una urna un domingo de primavera. Queremos más, porque es posible ya, que se tenga en cuenta nuestra opinión de una forma ágil, rápida y segura. No hay más que ver el inmenso auge de las nuevas formas de opinar y comunicarse a través de las redes sociales, facebook, tuenti, diarios digitales, foros, etc. La gente estamos deseando participar, opinar, hablar y si nos dejan, decidir algo. En una noticia que se puede leer en la prensa (Heraldo de Aragón de 20/2/2010, pág. 3) se dice que “el 97,6 % de los adolescentes  y el 96,2 % de los niños tienen un ordenador en su hogar. En cuanto a conexión a internet, la poseen un 91 % de los mayores y el 74,1 % de los pequeños”. No es necesario decir mucho más. El movimiento social que se ha organizado en facebook en menos de un mes a propósito del globo-sonda de alargar la edad de jubilación es increíble. Ha salido en la prensa por eso me permito reproducirlo, el grupo se llama –con perdón- “Va a trabajar tu puta madre hasta los 67 años”. Posiblemente alguien lo colgó en un día de furia. En el día en que escribo esto hay 495.766 miembros. Independientemente de todas las consideraciones que pueden descalificar ese grupo o esa propuesta, es realmente significativo.
 
Pues eso, que nos dejen opinar. 

Compartir
Artículo anteriorLo que hay que hacer para salir de la crisis… (II)
Artículo siguienteSuperiores criterios (I)
Ignacio Pérez Sarrión es Licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia en el año 1980 y Funcionario con Habilitación de carácter Estatal, perteneciente a las subescales de Secretaría-Intervención y Secretaría de Categoría Superior. Actualmente ejerce en el Ayuntamiento de Torres de Berrellén (Zaragoza).

6 Comentarios

  1. Quiero apostillar lo siguiente: opinar, siempre se ha opinado, y eso no es algo como para tirar cohetes, salvo cuando existen opiniones realmente valiosas y se pueden expresar libremente en un Medio masivo, como seria el supuesto del Periódico francés «Le Canard enchainé», conocido por su independencia, por no tener ningún tipo de publicidad, porque sus dueños no pertenencen a ningún grupo político ni económico, porque reparte leña, por igual, a cualquier partido, sin ninguna preferencia, ni consideración, y por ser un ejemplo de Libertad de Prensa, donde la haya.

    Lo que pasa es que ahora, la difusión de las opiniones se ha multiplicado, por las nuevas formas tecnológicas de comunicación social. Pero lo importante, más que opinar, es que podamos decidir en Política y no solo opinar de Política, porque en aquello consiste principalmente la Democracia; y aquí lo que sucede es que tenemos un maremágnum de opiniones, que son como las narices (cada cual tiene la suya), pero acabamos saturados, sin llegar a ninguna parte, pues cualquiera dice cualquier chorrada y se le suman «no sé cuantos mil» y acaban enterándose de ella «no sé cuantos mil» más; pero a la hora de decidir, siempre deciden unos cuantos que casi siempre son los mismos o muy parecidos, y casi nunca se cambia nada y todo queda igual; entre otras cosas, porque esos cuantos se han confeccionado un sistema electoral a su medida, como si fuera un traje.

    ¿Se os ha ocurrido pensar alguna vez, por ejemplo, que todas las personas que se abstienen y también las que votan en blanco, deberían estar representadas en todas las instituciones públicas?

    ¿Sabéis que hay países como Austria, donde no valen consultas electorales en las que participa menos del 50% del Censo?

    ¿Conocéis el porcentaje de participación electoral que hubo en España cuando se sometió a referendum la Constitución (48,85%)?

    ¿Que legitimidad tiene un Estatuto de Autonomía, cuando se aprueba con una participación electoral inferior al 40% del Censo?

    En resumen: aunque no se reconozca, los españoles vivimos en una oligarquía, pero no precisamente aristocrática, ni meritocrática, sino en una oligarquía de patanes y garrulos.

  2. Naturalmente que me refiero a que debemos avanzar hacia formas de participación democrática, con decisión incluida, y no sólo para opinar por divertimento. Y el sentido de la afirmación es que el estado de avance de las tecnologías ya lo permiten…. otra cosa es que en absoluto interese a nuestros políticos permitirlo. Cierto que se debería pedir un mínimo de participación para que una consulta fuese válida. No obstante, no olvidemos que nuestros referéndum son consultivos.

    Por cierto, la participación en referéndum constitucional de 1978 se acercó al 70 % (más del 67 % con 58,97 % afirmativos sobre el total de censados y el 87,87 % afirmativos de los que sí votaron) y no a la cifra que comentas.

  3. El porcentaje tomado de Google que aparece dentro del paréntesis está equivocado y pido disculpas, pues ni siquiera puedo decir a que dato se refiere. Por lo demás, entiendo que en Democracia un referéndum tiene que ser decisorio y no meramente consultivo, al margen de como sea la regulación actual en España.

  4. Si sumamos los porcentajes de los que se abstuvieron, de los que votaron en contra, de los que votaron en blanco, de los que votaron nulo y de los que votaron a favor, pero porque prefirieron tener Constitución a no tenerla; nos encontraríamos no con el 48,85%, sino con más del 50% de los preguntados; y eso también debe ser motivo de reflexión cuando se aprueba una Norma tan importante, que además no ha salido del propio Pueblo, y que por el contrario, incluso ha tenido como a uno de sus «Padres», por ejemplo, al Ministro de una Dictadura; cosa que no recuerdo haber visto en ningún lugar del Mundo y que no cabe dentro de mi pequeña cabeza. Por lo visto a Fraga le cabía en la cabeza no ya el Estado (como dijo Felipe González creo), sino 2 Estados: uno fascista y otro constitucional. Quizá por eso ahora tengamos una mezcla de ambos.

  5. aqui en españa eso de un voto vale por una persona es mentira pues a izquierda unida le cuesta un diputado 3 veces mas que al pp o que al pesoeeso es porque la derecha lo dejo impuesto y asi estaria siempre en el poder o cerca de el si lo hace mal el pesoe gana el pp y si lo hace mal el pp gana el psoe y los chicos nunca le podremos ganar asi que un voto no vale para todos igual y mientras esto no cambie asi nos va tenemos lo que nos merecemos

Dejar respuesta