La democracia ha ido adaptándose a los diferentes cambios históricos y con ellos han ido naciendo las diferentes clases de democracia, así en la antigua Grecia todos los ciudadanos de la ciudad-estado tenía el derecho a participar en la toma de decisiones que afectaban al pueblo.

Hoy en día es imposible que se pueda dar una democracia participativa porque las circunstancias no son las mismas que se daban en la antigua Grecia, en donde todos los ciudadanos de la ciudad-estado tenía el derecho a participar en la toma de decisiones.

Actualmente más que una democracia participativa lo que parece que se pretende es ir hacia algo parecido a una democracia deliberativa y a nivel local tendríamos como ejemplo las asambleas de participación ciudadana. Sin embargo, es imposible que esta democracia participativa se pueda dar a un nivel estatal.

Como he dicho la democracia ha ido adaptándose a los diferentes cambios históricos y actualmente tenemos una democracia elitista competitiva, la cual es calificada por el filósofo Josep Ignasi Viel Roselló como “una mercadotécnica electoral”, donde la política se rige por las reglas de marketing de los mercados, y los discursos políticos van más encaminados a persuadir al ciudadano que a convencer.

En el estudio sobre “La Democracia Elitista Competitiva” del filósofo Josep Ignasi nos dice textualmente “los partidos políticos con tal de influenciar a la población, para que estos voten a los candidatos que los partidos ofrecen, se convierten en medios para competir y ganar elecciones. Para mi entender, esta nueva forma de sistema político basada en la competencia, no es más que la interiorización del sistema capitalista en el sistema político. En la economía capitalista, las empresas compiten para tener una mejor posición en el mercado y así crecer y absorber a otras pequeñas empresas. En un sistema así la libertad del consumidor se reduce a elegir entre un objeto de consumo de tal empresa, o de otra empresa diferente, sin embargo no hay libertad de elección sobre qué sistema de mercado prefiere. En la política encontramos el mismo sistema. La elección del ciudadano se reduce de la misma manera que a la del consumidor, debe elegir entre una opción u otra, pero no tiene la opción de poder elegir entre una democracia liberal o una más participativa.”

A ello sumaremos otros problemas como la globalización, el sistema capitalista sin límites alguno, los estados que dejan de ser intervencionistas, las organizaciones internacionales y las macro empresas que influyen en la soberanía de los estados, el filósofo Josep Ignasi expone cómo será la democracia en un futuro haciéndose una pregunta al final muy interesante .

“El desarrollo en la actualidad invita, a que se forme un Mundo-Estado, con una nueva forma de democracia que podríamos llamar democracia cosmopolita.”

“Podemos entender la situación política actual, con una analogía con la Edad Media. En la Edad Media la política se encontraba influenciada por la autoridad de la iglesia y por el poder papal. El poder soberano de las monarquías era cuestionado, ya que se encontraba menguado por las instituciones eclesiásticas. De la misma manera podemos argumentar que en el mundo actual, las organizaciones internacionales sobre todo las económicas hacen la función que anteriormente hacia la iglesia, y la soberanía de los estados se encuentra muy influenciada por estas organizaciones”.

“Si quien tiene el poder no es el Estado sino las macro empresas y las organizaciones internacionales ¿Qué sentido tiene la democracia si los gobernantes que elige el pueblo no son los verdaderamente gobernantes?”

Compartir
Artículo anteriorRebañando, que es gerundio
Artículo siguiente¡Insensatos!

3 Comentarios

  1. Muy interesantes reflexiones. No consigo encontrar ninguna referencia en Internet al estudio de Viel Roselló… ¿Podría enviarme algún enlace en Internet? Muchas gracias.

Dejar respuesta